Opinion

No se puede vencer a quien no sabe rendirse

.

Bertha Caraveo

miércoles, 09 junio 2021 | 05:00

Ha terminado la jornada electoral más grande en la historia de México. El Pueblo ya despertó y, con madurez democrática, abrazó la participación en las urnas como parte del proceso de transformación nacional que vivimos. 

En Chihuahua, los resultados nos invitan a una profunda reflexión del camino que debemos tomar a futuro. Reconozco la valentía y entereza de Juan Carlos Loera al recorrer cada uno de los 67 municipios de nuestro estado. Acompañado de militantes, brigadistas, mujeres y hombres valientes, nuestro candidato a gobernador llevó el mensaje de esperanza con miras a la construcción de un estado de bienestar y un auténtico gobierno popular. Fue una campaña austera y ejemplar. De corazón, mi reconocimiento a Juan Carlos Loera y su equipo por el excelente trabajo realizado.

Particularmente, mi reconocimiento a quienes dejaron la piel como representantes de casilla de nuestro movimiento. Aunque esta vez no nos alcanzaron los votos para ganar la gubernatura, ha sido sembrada una semilla muy poderosa, que más pronto que tarde, cosechará el fruto de la justicia social y la Cuarta Transformación. 

Cuando fundamos Morena en Chihuahua, éramos algunos obradoristas convencidos, dispuestos a ser protagonistas del cambio verdadero. Invitamos a más ciudadanos, hicimos asambleas y organizamos a más hombres y mujeres interesados en una nueva forma de hacer política. Hoy, somos más de 330 mil chihuahuenses conscientes de la necesidad de que llegue la Cuarta Transformación a nuestro estado. Ganamos ocho distritos de mayoría relativa, más los que proporcionalmente le correspondan a nuestro partido. La bancada local de Morena representará con honradez al obradorismo chihuahuense, ese que no se rinde porque se ha hecho en la lucha social y en contra de cualquier adversidad. 

En Ciudad Juárez, Morena arrasó y confirma que aquí, donde comienza la patria, se respalda al proyecto que encabeza el presidente López Obrador. Por su victoria en la Presidencia Municipal, felicito también al compañero Cruz Pérez Cuéllar, que será el encargado de que la Cuarta Transformación tome las riendas de nuestra querida Ciudad Juárez.

A futuro, nos toca hacer autocrítica a todos. Un diálogo circular entre simpatizantes, militantes y dirigentes de este amplio movimiento. De entrada, nos falta más organización popular. Una que logre contrarrestar a los grandes poderes fácticos y sobre todo, escuchar las señales que con su voto nos da el pueblo. 

Estoy convencida de que al electorado nunca hay que regañarlo. El adversario entendió algo del ánimo social que como partido nos hizo falta incorporar al movimiento social. Es por eso que debemos escuchar aún con mayor atención a aquellos sectores de la sociedad que nos negaron su voto de confianza. 

Por otro lado, a las y los ciudadanos hay que entenderlos. En estos pequeños actos está lo que nos hace diferentes: Queremos y amamos al pueblo, al que buscamos gobernar no lo podemos ignorar. Cuando existe una derrota electoral, es importante reconocer que el adversario ha logrado entender de mejor manera los sentimientos populares. Estoy segura que a partir de esta noción lograremos construir una nueva mayoría social, que nos otorgue pronto la victoria. Es nuestra responsabilidad, porque como dice el presidente López Obrador “No se puede vencer a quien no sabe rendirse”.