Opinion
De política y cosas peores

No todo está podrido en este país

.

Catón

viernes, 23 abril 2021 | 05:00

Ciudad de México.- Don Frustracio le hizo el amor a su mujer, doña Frigidia. Empleó para ello la tradicional posición del misionero, única que admitía la señora en las rarísimas ocasiones en que se prestaba a cumplir el débito conyugal. Al terminar el inusitado connubio ella exclamó: "¡Increíble!". El esposo se ilusionó al oír esa declaración. Le preguntó a su esposa, ansioso: "¿Te gustó?". "Increíble -repitió doña Frigidia-. Hay 145 pequeñas manchas de humedad en el techo". El reverendo Rocko Fages, pastor de la Iglesia de la Quinta Venida -no confundir con la Iglesia de la Quinta Avenida, que permite el adulterio a sus feligreses a condición de que ya estén vacunados-, quiso comprar un nuevo piano para el templo. El consejo de ministros de la iglesia, sin embargo, no veía con buenos ojos esa adquisición. Insistió el reverendo, y dijo el presidente del consejo: "Nuestra iglesia es democrática. Hagamos una votación". Los 10 integrantes del consejo votaron en contra de la propuesta; sólo el pastor Fages sufragó a favor. "Somos 10 votos contra uno -declaró el presidente-. No se compra el piano". Clamó el pastor alzando los brazos al cielo. "¡Señor! ¡Si en tu voluntad está que el piano se compre manda una señal!". En ese mismo instante cayó un rayo que sacudió al templo. "¿Lo ven? -les dijo el reverendo a los consejeros-. ¡El Señor está conmigo!". "No importa -dictaminó el presidente-. Todavía somos 10 votos contra dos". Josefina se llamaba. Doña Josefina, pues era ya mujer de edad. Tenía una pequeña fonda por la calle de Aldama en mi ciudad, Saltillo. (Acá no decimos "calle Aldama"; "calle Juárez"; "calle Hidalgo". Decimos "calle de Aldama"; "calle de Juárez"; calle de Hidalgo"). Cuando un cierto alcalde pretendió ampliar la dicha calle, que ciertamente ya resultaba estrecha para el paso de vehículos, doña Josefina se amparó, pues la ampliación reduciría sensiblemente el espacio de su establecimiento. Los demás propietarios se allanaron, y cuando la obra fue concluida la fonda de doña Josefina quedó como un chipote que llegaba a la mitad del nuevo pavimento. Meses después una tromba cayó sobre la ciudad. Llovió tanto que las paredes y los techos de las casas se reblandecieron, y las dos fincas que estaban junto a la propiedad de doña Josefina se vinieron abajo. La fonda, en cambio, permaneció íntegra, incólume, impertérrita e impávida. El licenciado Antonio Guerra y Castellanos, maestro mío en la Escuela de Leyes, nos dijo con acento de triunfo a sus alumnos: "¿Lo ven ustedes? ¡Hasta la naturaleza respeta el amparo!". Parecen no respetarlo, en cambio, AMLO y algunos de sus paniaguados, pues hacen objeto de hostigamiento, y aun de injuria, a un juez íntegro, Juan Pablo Gómez Fierro, quien en cumplimiento de su deber, y con estricto apego a derecho, ha otorgado suspensiones a ciudadanos que se amparan contra leyes de dudosa constitucionalidad promovidas por López Obrador. La conducta de ese juzgador es esperanzadora. Nos da a ver que no todo está podrido en este país que va al abismo llevado por los dogmas y caprichos de un gobernante a quien acompañan en el desgobierno la sumisión lacayuna de unos y las claudicaciones vergonzosas de otros. Sólo la recta aplicación de la ley podrá librar a México de los peligros que traen consigo la anulación de las instituciones, el desprecio del orden jurídico y la entronización de una voluntad dictatorial. Don Poseidón le puso el cañón de su escopeta en salva sea la parte al novio de su hija Glafira, y luego le dijo con terminante acento a la muchacha: "No me importa que no te hay gustado cómo te folló. Él se tiene que casar contigo y tú con él". FIN.

         MIRADOR.

                   Por Armando FUENTES AGUIRRE.

         -¡Que viene el pastor!

         Así gritaba el lobo mentiroso.

         Los demás lobos le creían y escapaban para librarse del garrote y la honda del pastor.

         Aquello era mentira, sin embargo. El pastor no venía. Era un engaño del lobo mentiroso, que así se burlaba de sus compañeros.

         Éstos acabaron por no creerle ya al lobo mentiroso. 

         Un día éste gritó otra vez:

         -¡Que viene el pastor!

         Los demás lobos no se movieron. 

         Pero esta vez el lobo mentiroso no mentía. Era verdad que venía el pastor. Llegó el hombre, pescó desprevenidos a los lobos y los apaleó hasta dejarlos lacerados y tundidos.

         Esta fábula tiene una moraleja. El hecho de que alguien sea mentiroso no impide que alguna vez diga la verdad.

         ¡Hasta mañana!...

MANGANITAS.

Por AFA.

". Rechaza Estados Unidos una propuesta de AMLO.".

         Esto se presenta mal,

         según el asunto veo.

         Tan fuerte rechazo, creo,

         es una mala señal.