Opinion
Hablando y escribiendo

Odebrecht: de lo legal a lo mediático

.

Ernesto Avilés Mercado

domingo, 26 julio 2020 | 05:00

El caso de Odebrecht es cosa juzgada para Emilio Lozoya Austin, Enrique Peña Nieto y Luis Videgaray, porque son delitos prescritos; los videos y declaraciones del chihuahuense ex director de PEMEX, sólo servirán para enlodar a quienes participaron en la aprobación de las reformas estructurales del sexenio pasado.

Derivado de la extradición desde España, se dio a conocer la sentencia de un amparo promovido por Emilio Lozoya Austin, en contra de una acusación que presentó Santiago Nieto cuando estaba en la FEPADE en el 2018, por el caso por corrupción de Odebrecht, acusado de financiar la campaña de Peña Nieto; era un delito electoral, por lo cual se promovió un juicio y finalmente ganó el amparo por la prescripción de los delitos,

Nos mintieron al afirmar que en el tratado de extradición de España, era por el caso de Odebrecht, cuando es mentira, lo están trayendo por la venta de una planta de fertilizantes donde hubo un sobre precio y por la compra de un astillero, esos son los dos delitos por los que lo trajeron.

El caso de Odebrecht, para el gobierno de Andrés Manuel, representó una bocanada de aire fresco, porque le permitió fijar en medios de comunicación y en redes sociales, al expresidente Peña Nieto y a Luis Videgaray como quienes recibieron sobornos para financiar su campaña electoral, pero lo hicieron mal porque estos delitos ya prescribieron.

Hoy se sabe que durante los últimos 5 años, la PGR jamás se querelló y cuando lo pretendió hacer, lo hizo mal, lo que se ha manejado ahora, es que el ex director de PEMEX, trae 15 videos, 12 de ellos con pruebas donde se advierte que se entregó dinero por parte de la paraestatal a legisladores del PAN y del PRI, que en esos momentos eran diputados o senadores y que ahora varios son gobernadores y se menciona casos como Miguel Barbosa, entonces legislador federal de la República hoy gobernador de Puebla, José Rosas Aispuro gobernador de Durango, también el de Baja California Jaime Bonilla Valdez, de Aguascalientes Martín Orozco Sandoval, el de Tamaulipas Francisco García Cabeza de Vaca, y eso es oro molido para el presidente López Obrador, porque le va a permitir inundar las redes sociales, donde se diga que recibieron sobornos para aprobar la reforma energética, cuando de todas las reformas aprobadas, ya no queda ninguna.

Estos videos, que fueron grabados hace más de 8 años, y para que cumplan el propósito de servir de prueba legal, deben estar adminiculados con algún otro medio probatorio, para constituir prueba plena, recordemos que se han presentado antecedentes por parte de la SCJN, en el caso de René Bejarano, de Rosario Robles y de Gustavo Ponce, el operador financiero de López Obrador que fue grabado jugando en las Vegas, presuntamente con dinero del gobierno del Distrito Federal, donde gobernaba López Obrador, estos generaron importantes jurisprudencias donde se establece que los videos deben ser de procedencia lícita, y que deben estar adminiculados con alguna prueba.

En este caso, las pruebas son de hace 8 años, habría que ver cómo va a sustentar la Fiscalía los cargos donde están involucrados los gobernadores, pero además Rocío Nahle actual secretaria de Energía, Zoe Robledo director del IMSS, que ya no ve lo duro sino lo tupido, cuando fue víctima del coronavirus y recientemente sufrió un accidente en Chiapas, por supuesto Manuel Bartlett, y mucha gente del actual gobierno de la IV T. 

Mediáticamente sí les generará dividendos, porque van a decir que son corruptos todos, menos ellos, pero jurídicamente no se ve por dónde pretenden hacer creer a la opinión pública que con estas pruebas van a lograr que Peña Nieto y Luis Videgaray van a ser procesados penalmente, porque eso es mentira, eso no se va a dar, porque esos delitos están prescritos.

La escenografía que se montó con la supuesta extradición de Lozoya desde España, donde debería de haber llegado esposado y después ser recluido en un centro carcelario es ficción, porque la realidad es que lo trasladaron en un avión privado y lo metieron a un hospital igualmente privado, y después ni la Fiscalía, ni el propio presidente Andrés Manuel, han sabido explicar lo que era en su momento algo muy sencillo, que Lozoya es un testigo protegido y por esa razón no iba a estar detenido en un CEFERESO.

No estamos igual que antes, estamos peor, porque muchos votamos por el cambio, pero no hay cambio, hay un crecimiento del narcotráfico y de las organizaciones criminales en todo el país, una pandemia descontrolada, donde sale un vocero todos los días a decir mentiras y que ningún gobierno estatal le hace caso y que se carece de una estrategia de Estado para combatir la pandemia y se deja a cada municipio para que haga lo que pueda con lo que tenga, sin ningún tipo de apoyo, tenemos un presidente que durante 18 años nos dijo que tenía solución para todos los problemas y hoy ya en el cargo, tiene todas las excusas para todos los problemas.

El caso de Lozoya no les va a dar para mucho, hay que ver cómo acaba la pandemia y cómo acaba la economía, se nos va a acabar el pan y nos queda solamente el circo.

Si verdaderamente Lozoya fuera un problema para la mafia del poder, estaríamos hablando de personas fallecidas, porque desde siempre en México cuando eres un sujeto incómodo para el poder, lo mas sencillo es fabricarles accidentes y ejemplos de esos tenemos muchos, como el caso de los helicópteros que se caen, aviones que se estrellan en plena ciudad, donde han fallecido funcionarios de Estado, gobernadores y hasta un secretario de Gobernación. 

Lo que se espera que Lozoya hable, es para que enlode a los gobernadores, pero no hay que olvidar que ellos también se van a defender y que sobre todo, los delitos por los que eventualmente puedan ser acusados, no son delitos graves, aunque la Constitución se haya modificado recientemente, la acusación se basa en la ley vigente en aquel entonces, de tal forma que solamente le puede servir para montar escenografías mediáticas, que si bien no son determinantes para definir un voto mayoritario en el país, innegablemente tendrán repercusiones.

La Fiscalía federal tiene hasta el 27 de este mes; es decir hasta el proximo lunes para presentar acusacion contra Emilio Losoya Austin o presentarlo como testigo protegido de la Fiscalía.

Ojalá y las acciones que se emprendan en contra de quienes aprovechando el cargo desviaron recursos en su propio beneficio, puedan llegar a un buen término y no servir únicamente para intereses mediáticos y de proyección eminentemente política.

netoaviles@gmail.com