Opinion

Ómicron

.

Teporaca Romero del Hierro

domingo, 09 enero 2022 | 05:00

"El primer cambio geopolítico es mental e individual, es saber y aceptar que los milagros no nos devolverán un mundo que ya no existe y que el que hay que construir uno sobre valores como son sociedades libres y fuertes".

Antonio Navalón

Ómicron, variante del Covid-19 sacude nuevamente al mundo, su alta capacidad de contagio, aunada a la relajación social y la incredulidad de muchos por aplicarse la vacuna, está provocando un repunte sin precedente, en alerta máxima los sistemas de salud. Al corte de edición, se registraron más de 303 millones de casos en el mundo, Francia y Reino Unido rompieron récord de casos en un día, Estados Unidos superó la marca mundial desde el inicio de la pandemia, un millón 82 mil 549 nuevos casos, Australia registró un récord de casi 50,000 casos diarios. México, el país con más contagios de América Latina, supera los 4 millones de casos y 300 mil defunciones; por desgracia, la cuenta sigue.

El riesgo de contagio cambió abruptamente el semáforo, entidades como Tamaulipas y Baja California Sur ‘brincaron’ del verde al naranja, Chihuahua pasó de amarillo a naranaja, con fase de riesgo alto. Coahuila, Colima, Quintana Roo, Yucatán, Sinaloa, Durango y Zacatecas, del verde pasarán a partir del 10 de enero a la fase de riesgo medio. 

La Organización Mundial de la Salud (OMS) considera que el aumento de ómicron podría favorecer la aparición de nuevas variantes más peligrosas. Ciertamente, los síntomas, en principio son más leves, más no deja de ser peligrosa, ¿por qué se extiende tan rápidamente? La Agencia Estatal Española de Meteorología (Aemet) explica en un estudio realizado por investigador@s, que el frío y los niveles bajos de humedad agudizan la tasa de transmisión del Covid, de no adoptarse medidas de prevención como el uso de mascarilla obligatoria de nuevo en exterirores, lavado de manos y distancia social, la cuenta no tendrá fin. 

Estudios señalan que después de dos años del descubrimiento del coronavirus en Wuhan, China, el mundo parece estar más cerca del fin que del comienzo de la pandemia. Para que este final se convierta en realidad en 2022, es necesario reducir la desigualdad en la distribución de vacunas y asegurar que al menos el 70% de la población mundial reciba dosis de este inmunizante durante los próximos meses, así lo proyectó el el director general de la OMS, el biólogo etíope Tedros Adhanom Ghebreyesus, "2022 tiene todo lo necesario para ser el año en que termine la pandemia de Covid-19…el mundo ya conoce muy bien el virus y tiene las herramientas para combatirlo".

Después de 24 meses de semi-encierro, la mayoría de la población se encuentra en lapso de ‘agobio social’, a pesar del miedo, del vivir en carne propia algún padecimiento y/o fallecimiento de algun ser querido, esquiva la información en medios masivos de comunicación y redes sociales, cuestionando de algún modo las directrices que marcan los gobiernos. 

La responsabilidad de disminuir la propagación del virus es de tod@s, sin exepción. Todavía no salimos del bache financiero de hace dos años, cuando el mundo colapso, en México agudizado por las malas desiciones gubernamentales, como sociedad no estamos preparados ni dispuestos a revivir el calvario económico y sanitario. No bajemos la guardia, cuidemos nuestra salud y la de nuestros seres queridos, y por ende la de la comunidad entera. Como dijo Antonio Navalón, periodista, empresario y promotor cultural español: "El primer cambio geopolítico es mental e individual, es saber y aceptar que los milagros no nos devolverán un mundo que ya no existe y que el que hay que construir uno sobre valores como son sociedades libres y fuertes", estamos de nueva cuenta a prueba, apostemos por el bien común, no más sueños rotos. Sumemos voces de conciencia.