Opinion

Otro rollo del rayo

.

Jaime Rodríguez Chacón

jueves, 03 septiembre 2020 | 05:00

Cuando andaba en campaña, el actual presidente Andrés Manuel, se auto nombró  con el mote de: “el rayito de esperanza” No mentir, no robar y no traicionar al pueblo, era su eslogan. No obstante, hemos sido testigos de muchas inconsistencias y, más bien pareciera ser un profesional de la mentira. Son las mañaneras  el medio para el adoctrinamiento de la sociedad, estilo socialista, como lo hacía Hugo Chávez

Ahora, el rayito, se aventó otro rollo. Qué tendría que informar el presidente, si a diario lo hace en las mañaneras, además que, no hay nada que festinar  con la pandemia, el desempleo e inseguridad a todo vapor.

Todos  los días los mexicanos adictos a este show   mañanero, son bombardeados con una ensarta de embustes,  otros datos, imprecisiones, y verdades a medias que, el presidente dice como un verdadero bluffero. Este segundo, séptimo, o enésimo  informe no fue la excepción.

Forbes, analiza algunas frases del presidente López, Obrador, en este informe, y las contrasta con la terca realidad.

A casi dos años de un gobierno  fallido, y sin estrategias serias en materia de economía, el escenario es ¡catastrófico! En palabras del propio secretario de Hacienda Arturo Herrera,  “entre este año y el próximo, México vivirá la crisis más fuerte desde 1932; es casi el peor momento económico para el país en el último siglo”. Fuente: La Jornada.  Pues no hay dinero, y el 2021 traerá un escenario desesperanzador en lo económico.

En el manejo de salud, ¡espantoso! con más de 65,000 muertos, los cuales, según expertos deberían contar un aproximado de 180,000, si se comparan los fallecidos del año anterior; cifras que el INEGI se ha negado a hacer una comparativa para situarnos en perspectiva.

En seguridad, engañoso: “Ahora hay justicia para el pobre y en materia de seguridad ya no manda la delincuencia organizada, como era antes. Ya no hay torturas, desapariciones, ni masacres; se respetan los derechos humanos y se castiga al culpable sea quien sea”: El presidente dijo que ahora hay menos robo en transporte público, menos robo a negocios y menos robo a casa habitación.

Pues, ¿En qué mundo vive Señor presidente?  ¿Tan pronto olvidó la masacre de los LeBaron a quienes no quiso recibir y, el culiacanazo, con la orden de liberar a Ovidio Guzmán? La gente está harta de los asaltos a transporte como las combis, sobre todo en la Ciudad de México, en uno de los últimos casos hasta muertito hubo. Su estrategia, abrazos no balazos no funcionó.

En 2018 hubo 12,965 secuestros; en 2019, 14,654; y este 2020, 13,413.

En feminicidios 2018 padeció, 516; en 2019 fueron 537; y este 2020 padecemos 566.

En homicidio doloso en 2018 hubo 12,337; en 2019 murieron 20,176; y hoy 2020 son 20,494.

En los primeros 20 meses del  gobierno de López Obrador, se han suscitado 60,000 asesinatos, según Marcos Pérez Esquer, especialista de La Universidad de La Salle. Fuente: Forbes.

En corrupción, otra engañifa más: “Este gobierno no será recordado por corrupto” dijo el presidente. Una de las puertas hoy abiertas  para la corrupción y opacidad en el sector público son las adjudicaciones directas. Según Eduardo Bohórquez, director de Transparencia Mexicana, el   70% de los contratos públicos se da por adjudicación directa.

Allí está el hijo del director de CFE, Manuel Bartlett, quien vendió al IMSS ventiladores a sobreprecio en medio de la pandemia y la crisis económica.

También está el escándalo del hermano del presidente, Pío López Obrador, quien fue captado en video recibiendo unos paquetes de supuesto dinero. A lo cual Pío, no ha dicho ni pío. No lo pueden  negar.

El país está siendo militarizado, con la participación del ejército en casi todo, desde limpieza, inundaciones, sismos, construcción de aeropuertos, los bancos del bienestar, y la operación de puertos y aduanas. Muy necesaria La Guardia Nacional, para reprimir agricultores y perseguir migrantes, mientras los delincuentes andan libres y quitados de la pena.

Las fuerzas armadas no son tan impolutas como el presidente cree: Según un reportaje de El País, la Secretaria de la Defensa Nacional, no es tan prístina como el presidente la pinta, ya que, “Entre 2013 y 2019 la Sedena pagó 2 mil 371 millones de pesos a 250 compañías que la Auditoría Superior de la Federación declaró como “fantasma”. Así queda registrado en 11 mil 175 comprobantes digitales que demuestran caso tras caso de desvíos, caso tras caso de daños al erario. https://www.proceso.com.mx/646097/la-corrupcion-de-los-incorruptibles-columna-denise-dresser