Opinion

Padre otra vez

.

Gabriela Borunda

domingo, 03 enero 2021 | 05:00

Empieza el 2021 y sería genial que algo bueno pasará en tu vida, por ejemplo recuperar la relación con tus hijos, en Chihuahua cerca del 80% de los varones no da pensión y un poco más no ha visto a sus hijos en varios años, esto entra en conflicto con la figura de la madrastra, sobre todo si la segunda relación proviene de un adulterio o si la segunda mujer desea todos los bienes para sus propios hijos, pero vives en Chihuahua los que sobran son nalgas y caguamas, hijos nada más los que Dios te dio.

Ciertamente para mí ha sido esclarecedor y alentador encontrar hombres que no subordinan la relación y la valoración de sus hijos a los caprichos de la brujastra en turno, pero son los menos, porque la familia y las relaciones económicas dentro de sus muros es el ámbito donde la mujer ejerce la violencia a través de la persuasión coercitiva. 

Un buen amigo me dijo – …y cuando empezó con que ya no viera a mi hija le dije, mira ahí está la puerta muy ancha, por ahí cabes perfectamente. 

Otra cosa es escuchar a un hombre que casi llora porque desea ver a sus hijos y no encuentra una oportunidad clandestina para hacerlo, los celos se desatan de manera particular cuando se trata de una hija, y sabe que, si su esposa descubre que se citó con sus hijos, lo exhibirá ante sus nuevos hijos como un mal hombre, exigirá más dinero y quizá lo amenace con un nuevo divorcio en el que tampoco podrá ver a sus hijos.

No basta con explicar que la presencia de testosterona en el cerebro masculino los hace más proclives a la violencia, porque de hecho en las escuelas la presencia de abusadores y abusadoras es la misma, lo único que ocurre es que el estrógeno en el cerebro femenino y el contexto, dan a las mujeres más tiempo de planear sus estrategias de violencia.

Si le estás haciendo caso a tu esposa emancipada y no convives con tus hijos y aún más, no pagas pensión porque debes la tarjeta de crédito de tu nueva esposa y el colegio privado de tus nuevos hijos, estás incurriendo en un delito que te podría costar 5 años de cárcel, ¿crees que tu pichoncita aceptará esto? ¿Qué representan tus hijos en tu vida? ¿Qué representa el deseo sexual y el status en tu vida?

¿Las mujeres dejan de ser violentas por condicionamientos bioquímicos, culturales o una mezcla de ambos?

La respuesta no es sencilla. Como señala Natalie Angier, periodista científica, en su libro Mujer, una geografía íntima: Entre las niñas la ira se manifiesta de otras formas específicas. Una niña enfadada frecuentemente responde marchándose, dándose la vuelta, mostrando desprecio hacia quien la ofende, aparentando que no existe. Se retira, ostentosa y agresivamente. Entonces su silencio airado casi se puede oír. Entre los niños y niñas de once años, las niñas expresan su ira tres veces más frecuentemente que los niños con un desprecio jactancioso. Además, a esta edad, las niñas utilizan más que los niños un tipo de agresión denominado agresión indirecta.

Pero ¿qué es la agresión indirecta? Por un lado, el hombre está profundamente enojado con su exesposa y grita voz en cuello que no le va a dar un peso a esa vieja, pero esta primera etapa puede pasar, el varón puede depositar su pensión en fideicomiso sin problemas. Lo realmente difícil será vencer la resistencia de la madrastra que percibe la pensión de esos hijos, que ya existían antes de que ella conociera al hombre, como un robo a sus propios hijos. 

La madrastra generalmente utiliza la persuasión coercitiva, ya que puede decirles a los nuevos hijos que es un mal hombre y exhibirlo de varias maneras. Lo fundamental en esas situaciones es deshumanizar al otro, reducirlo a la mera necesidad. En segundo lugar, quitarle todo aquello que lo identifique con sus hijos, adiós fotografías. Así el padre divorciado se convierte en un maltratador por déficit. Hay también otros tipos de maltrato: cuando se fuerza a un niño a quebrar sus soportes identificatorios o se desconocen sus posibilidades y su historia con el padre, se niega sistemáticamente su existencia.

Aquí no hay sororidad que valga, la madrastra se volverá tanto más violenta en cuanto esos hijos sean hijas.

Una de las razones que impulsan a la madrastra es el interés económico, un tema comprometido porque la existencia previa de hijos y de una pensión alimenticia compromete los recursos económicos del padre, esto contribuye a la aparición de los celos porque los hijos del hombre se convierten en una amenaza para los intereses económicos de la madrastra. Cuando percibimos que nuestro valor relacional baja o podría bajar en favor de otro, la señal de peligro queda vinculada a esa persona, que inevitablemente vemos como una amenaza. Es lo que llamamos tener celos.

¿Cómo saber, cómo admitir con cierta pena, que la mujer que elegiste para reconstruir tu vida en realidad la está desmantelando? Un primer indicador son los celos como constantes cuestionamientos sobre tu paradero, las personas con las que estás o lo que haces y es más simple que le mientas que estabas en la cantina a que le digas que fuiste a ves a tus hijos.

Cuando hablas con ella del tema, absolutamente siempre tiene la razón ¿Te has dado cuenta que tu pareja siempre parece tener la razón? Esto es un síntoma de abuso verbal y tú eres la víctima. Si lo piensas bien tiene razón, por darle dinero a los hijos de tu primer matrimonio no va a alcanzar para las vacaciones, eres un desconsiderado. Además, el control también puede abarcar tus finanzas, acceso al auto, actividades recreativas y, en general, cualquier situación que limite tu independencia y fortaleza personal. Si te das cuenta que estás en esta situación, es importante que retomes el control pronto.

Eres manipulado porque constantemente te ves obligado a negar a tus hijos, escondes sus mensajes cuando quisieras compartirlos y saltar de alegría. ¿Alguna vez has sentido que has hecho algo que realmente no deseabas? ¿Esto se debió a que tu pareja te llevó a ello de manera indirecta? En este caso estamos hablando de la manipulación, un arte que las parejas violentas manejan muy bien.

Y el indicador final son las muchas promesas y los pocos cambios, si discutes y discutes y discutes con tu pareja y llegan a un acuerdo que ella no cumple lo único que tienes que entender es que ella no quiere acordar nada.

Poco a poco te verás reducido emocionalmente y tus hijos serán amputados de tu vida y tú de la suya y en eso de no dar pensión alimenticia te pueden mandar a la cárcel por cinco años.

La familia reconstituida es la forma de familia que empieza a prevalecer en México, pero es una familia que se construye en un país donde hay poca reflexión sobre las relaciones familiares y donde los hijos sólo son “consecuencias” y no personas, entre el 61% y el 80% de los hombres rompen para siempre los vínculos con sus hijos establecer nuevas relaciones, este año nuevo llama a tus hijos, compartan tiempo y si tu nueva media naranja hace una escena manda hacer una puerta por donde quepa perfectamente, porque sexo y diversión vas a encontrar a mares, hijos sólo los que Dios te dio.