Opinion

Pandemia de la ideología a la gestoría

.

Teporaca Romero del Hierro

domingo, 14 febrero 2021 | 05:00

“Fiando en el instinto que me empuja, desprecio los peligros que señalas, el ave canta aunque la rama cruja, como que sabe lo que son sus alas”.

México inmerso en el caos, la crisis COVID-19, la llegada de la nueva cepa y la ligereza del manejo oficial han recrudecido los efectos colaterales, pobreza, marginación, desempleo, déficit sanitario, deserción escolar, violencia de género, maltrato infantil, vulnerabilidad de los adultos mayores, adicciones, inseguridad, violencia, corrupción, abuso e intolerancia gubernamental; hasta el cierre de edición, se contabilizaban más de 170 mil muertes y casi 2 millones de casos, solo en este mes se registran más de 11 mil 500 defunciones y por desgracia, la cuenta parece no tener fin. El poder, sin importan nivel de gobierno ni tinte partidario, polariza políticamente todos los temas de la agenda pública, particularmente la aplicación de vacunas y el uso de programas sociales, aprovechando el hartazgo ciudadano la gestión se convierte en herramienta electoral, el target: ganar a como dé lugar la elección de junio próximo. 

Ante la compra y distribución centralizada de las vacunas, desde finales del año pasado, los gobernadores opositores a Morena exigen hacer compras por su cuenta. Analistas sostienen que la capitalización política de la vacuna para la peor crisis sanitaria era demasiado previsible, donde todos los partidos políticos van tomando posiciones y manejo de estrategias en el tablero de ajedrez.

Recordemos, el año pasado, según medios informativos, unas horas antes de la llegada del cargamento de Pfizer, el PRI, PAN y PRD hacían oficial su insólita alianza “Va por México” y dejaban claro que la gestión de la pandemia sería uno de sus temas contra el presidente, debido al uso indiscriminado que ha hecho del tema a favor de sus alfiles políticos y su colchón electoral. 

Durante los primeros meses de la crisis, los gobernadores de Jalisco, Michoacán, Chihuahua y Quintana Roo aprovecharon para confrontar la estrategia sanitaria de Morena imponiendo medidas más drásticas que las de la Administración federal. En ese momento Marko Cortés, presidente del CEN del PAN señaló: “Ahora quieren monopolizar el acceso a la vacuna”. Las críticas a la centralización de las compras con las farmacéuticas que están desarrollando los medicamentos contra el COVID-19 no son nuevas, los ejecutivos locales llevan semanas reclamando que están dispuestos a realizar compras por su cuenta, esta pandemia del juego electoral, también la reclaman los alcaldes a los gobernadores, la arena política es un hexágono de UFC, donde todas las artes marciales son permitidas.  

Hace meses, cuando llegó el primer flete de vacunas, la diputada federal Mónica Almeida López (PRD) afirmó que el Gobierno Federal buscaba tener el monopolio del antígeno “para usarlo como una estrategia electoral en los comicios de 2021. No quiere que las autoridades estatales adquieran la vacuna por su cuenta, a pesar de que cuentan con certificaciones y permisos de la Cofepris para almacenar y refrigerar las dosis”.

Como respuesta el subsecretario de salud Hugo López Gatell declaró que la posición del Gobierno es que, en una primera fase, se necesita la gestión centralizada por una cuestión de eficiencia y solidaridad, dijo: “Desde la ética, el sentido común y la ley querer aspirar a hacer compras fragmentadas pues no lleva a buen puerto a los ciudadanos ni a cada Estado y entidad federativa”. 

Otro argumento que ocupo el gobierno federal es la firma de acuerdos con organismos multilaterales como el Covax, con sede en Ginebra y auspiciado por la OMS, para adquirir la vacuna, “Los mecanismos supranacionales de coordinación llevan a compras integradas, consolidadas, equilibradas, distribuciones justas en países que tienen condiciones económicas y sociales muy diversas”. 

Por ello, expertos revelan que la batalla por las vacunas se inscribe dentro del polémico cambio del sistema de compra y distribución de medicamentos que durante años llevaban a cabo el IMSS y las empresas farmacéuticas. Desde mediados del año pasado, todas las compras las centraliza la Secretaría de Hacienda y una empresa pública lleva a cabo la distribución. La reforma ha sido criticada por parte de la patronal farmacéutica y algunos analistas, que apuntaban a la falta de experiencia de Hacienda en un mercado tan especializado y técnico como el de los medicamentos.

Como cápsula informativa, desde entonces, el desabasto de medicamentos es la constate, por ejemplo, el acceso a los medicamentos oncológicos ha sufrido graves carencias desde finales del 2018, provocando protestas de familiares de pacientes y despertando las alertas por parte de los especialistas. En 2019 se rompió la cadena de suministro en medicinas para el VIH y algunos pacientes que recibían tratamientos hace muchos años tuvieron que cambiar de medicinas hasta seis veces en tres meses. El sarampión, otro virus que llevaba décadas prácticamente erradicado en México, apareció con mayor fuerza, entre otras enfermedades más.

Hace días llegó un lote de 2 millones de vacunas de CanSino y Sinovac, como espectadores veremos realmente cuál será la operatividad de entrega, hasta ahora los adultos mayores, grupo sumamente vulnerable, tiene que inscribirse en la página oficial, que por cierto es complicadísimo entrar, debido a que regularmente está caída la web. Las brigadas de vacunación debieran recorrer por segmentos de edad, de mayor a menor, visitando colonias y rancherías poco accesibles. 

Ante un mal presagio según los videntes electorales, ven con buenos ojos la intervención del Instituto Nacional Electoral (INE), de supervisar la entrega de programas sociales, incluidas las vacunas. Durante la charla “Desafíos jurídicos del proceso electoral 2021”, el consejero presidente Lorenzo Córdova, resaltó que los programas sociales no deberán suspenderse durante los procesos electorales; sin embargo, deberán operar bajo ciertas reglas que garanticen que no serán utilizados con fines clientelares, incluida la campaña de vacunación. “La pandemia nos impone a todos los actores que vivimos en una sociedad democrática actuar con una enorme responsabilidad”, expresó.

En enero pasado, el presidente informó que para la aplicación de la vacuna contra el Covid-19 se conformarían 10 mil brigadas integradas por los llamados Siervos de la Nación, personal encargado de los censos del Bienestar y la entrega directa de programas sociales, lo que desató las críticas de la oposición por considerar que se le daría uso electoral a la vacuna y se desaprovechaba el personal médico de las entidades.

Antes de ocupar dicho puesto, la mayor parte de este personal integró el equipo de campaña del mandatario para el llamado al voto, por ello, el INE verificará y acompañará la entrega de los programas sociales para que cumplan su finalidad sin alterar la contienda electoral, para lo cual resulta fundamental que se conozcan con claridad las reglas de operación que tienen.

No se requiere ser alquimista para suponer que la época crítica electoral está por comenzar, campañas negras, persecución judicial contra adversarios políticos, clientelismo de programas sociales y de vacunas, engañando vilmente a la población más desprotegida sea por su edad, afecciones de salud y/o por condición económica, todo por un voto, lo peor está por venir. La gestión electorera frena el camino democrático. Aplaudimos la posición del INE, que debe ser replicada por las autoridades electorales en las entidades. Como dijo Abraham Lincoln “Hay momentos en la vida de todo político en que lo mejor que puede hacerse es no despegar los labios”.  Sumemos Voces.