Opinion

Paquete económico 2022. Más recursos de participaciones a estados y municipios

.

Serafín Peralta Martínez

miércoles, 15 septiembre 2021 | 05:00

Con referencia al ciclo económico y, particularmente respecto a 2020, cuando cerró la economía con un desplome y contracción en la actividad económica de -8.5%, la recuperación que tendrá en 2021, con una un crecimiento de entre un 5% o 6% en el PIB,  que a pesar de la fuerte presencia de contagios en la población por el Covid, para 2022, se espera que continúe la expansión y recuperación de la economía mexicana.

Con este escenario, los economistas prevén se mantenga en 2022 un ritmo de crecimiento económico superior al 4%, y los ingresos tributarios seguramente mantendrán su ritmo ascendente en la recaudación, que junto a la política fiscal que implementará el SAT en ampliar la base tributaria con el cobro efectivo en grandes contribuyentes, se estima que la Secretaría de Hacienda y Crédito Público recaude más ingresos para destinarlos al presupuesto público.

Por tanto, el dinamismo que mantendrá la economía en 2022, se traducirá en un incremento en el flujo de ingresos tanto del Impuesto Sobre la Renta (ISR) como del Impuesto al Valor Agregado (IVA), estos dos impuestos son los pilares de los ingresos tributarios del Gobierno Federal. Mientras que el IVA tendría un incremento del 23% en los ingresos para 2022, el ISR mostrará un incremento de casi el 9%, respecto a los ingresos captados en 2021 por estos impuestos.

Al estimarse un comportamiento favorable en la recaudación de ingresos tributarios y en los ingresos por hidrocarburos o por la exportación de petróleo con un alza importante, éstos últimos por un ciclo favorable en el precio del petróleo a nivel internacional, la masa repartible o la Recaudación Federal Participable, sería de 3 billones 729 mil millones de pesos, que representan el 53% de los ingresos totales contemplados en la Iniciativa de Ley de Ingresos para el ejercicio fiscal 2022. La RFP, tendría un incremento del 11.2% respecto a la masa repartible de 2021, a todas luces importantísima por la crisis fiscal que enfrentan algunas entidades federativas.

Este análisis que parece meramente técnico, desde el punto de vista económico y fiscal, se realiza en un documento que se conoce como Criterios Generales de Política Económica y que forma parte del Paquete Económico, que ya se entregó a la Cámara de Diputados y recibieron los legisladores para su revisión, análisis y dictamen.

Lo interesante de esta información que respalda y sustenta la votación de los legisladores del Congreso Federal, es que el escenario económico es optimista para el 2022, lo que también pinta de optimismo la hacienda pública estatal y municipal, ya que, para el ejercicio fiscal del año entrante, seguramente la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, dispondrá de más recursos para repartir a los gobiernos locales.

Entonces, haciendo una revisión al comportamiento de los flujos de transferencias federales, se vislumbra un comportamiento positivo en las Participaciones Federales para el ejercicio fiscal de 2022, ya que, de acuerdo con información de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, en 2020, las participaciones se redujeron en un -7.2% respecto a 2019; mientras que para 2021 respecto a 2020,la Ley de Ingresos de la Federación se aprobó con una reducción de -3.5%, aunque se espera que en el último trimestre de este año, las participaciones  registren una tendencia positiva en el flujo de transferencias federales, producto de la recuperación económica que ha mostrado la economía mexicana.

Así pues, para el ejercicio fiscal 2022, se estima que las participaciones se incrementen sustancialmente al pasar de 921 mil millones a 1 billón 19 mil millones de pesos, lo que mostraría un incremento del 16% respecto a las de 2021.

Sin duda, para el caso del nuevo gobierno del estado de Chihuahua, de la gobernadora Maru Campos, este escenario le favorecería en mucho a la hacienda pública y de las finanzas estatales, debido a que en pocas palabras tanto el gobierno del estado como los 67 municipios, recibirán más Participaciones Federales, que al igual que las Aportaciones Federales, vendrá a darle fortaleza a las finanzas públicas.

Si bien es cierto que en 2022 será imposible equilibrar el presupuesto, un mayor flujo de ingresos federales, le permitirá aligerar la carga presupuestal deficitaria y con grave caos financiero. 

En el arranque del ejercicio fiscal 2022, el Gobierno del Estado de Chihuahua, empezará a recibir un 11% más de Participaciones Federales y un 4% más de Aportaciones Federales, con estos recursos adicionales, el Gobierno de Maru Campos, podrá hacer frente al pago del préstamo de 800 millones que ha anunciado contratará para hacer frente a requerimientos financieros urgentes.

El escenario económico que se ha expuesto, sin duda, permiten afirmar que, al menos con el recurso federal, le pinta bien el arranque al nuevo gobierno que encabeza Maru Campos, pero este mismo panorama, deberá de constituir la base para incrementar la recaudación de ingresos propios que, por ineficiencias del gobierno estatal que por fin terminó, los ingresos cayeron considerablemente. El reto es enorme: ¡Suerte al nuevo gobierno!