Opinion
Jaque Mate

Para que aprendan

.

Sergio Sarmiento

jueves, 02 septiembre 2021 | 05:00

"La historia es maestra de la vida".

Cicerón

Ciudad de México.- En un informe de gobierno extremadamente triunfalista, el presidente López Obrador presumió ayer récords históricos en remesas, inversión extranjera, incremento al salario mínimo, no devaluación del peso, índice de la Bolsa de Valores y reservas del Banco de México. No pudo evitar seguir siendo divisivo y burlón: "Es como para decir a los tecnócratas neoliberales: ¡Tengan para que aprendan!"

No deja de ser paradójico que un presidente presuma las remesas. Estas son una confesión de un fracaso fundamental del Estado mexicano para generar empleos suficientes en nuestro país, una falta que no empieza en este gobierno, pero que continúa. Pese a todo, las remesas son hoy festejadas como un logro del gobierno, al alcanzar en julio cuatro mil 540 millones.

Quizá es cierto, como apuntó ayer el primer mandatario, que los compromisos de inversión extranjera ante la Secretaría de Economía aumentaron 2.6 por ciento en el primer semestre de 2021 para alcanzar 18 mil 433 millones de dólares. Es un récord y es una buena noticia, pero no se debe olvidar que los registros ante Economía son promesas y no flujos, los cuales registra posteriormente el Banco de México. También omitió decir que la inversión extranjera es una parte relativamente pequeña de la inversión total. En realidad, esta representó solo 19.4 por ciento del PIB en el primer trimestre de 2021 contra 21.6 por ciento de 2018, muy lejos del 25 por ciento necesario para crecer a un cuatro por ciento anual o más. No es solo la inversión privada la que ha bajado, también la pública, que se encuentra en 2.4 por ciento del PIB, una cifra históricamente baja (México Cómo Vamos).

El presidente ha tomado medidas que afectan de manera directa la inversión. Presumió ayer, como lo ha hecho tantas veces, que en su gobierno no se ha otorgado una sola concesión minera, lo cual impide nuevas inversiones en este campo crucial para la economía, uno de los que mejores remuneraciones ofrece a los trabajadores. También presentó la prohibición de la subcontratación como un gran logro, sin considerar las enormes dificultades que las empresas han tenido para cumplir con la engorrosa burocracia que se ha establecido para ofrecer servicios especializados. Anunció, de igual forma, que presentará una iniciativa para derogar la reforma energética. Se prohibiría así o se restringiría la inversión privada en energía en un momento en que el sector público no tiene los recursos para invertir los montos que necesita el sector.

Es verdad que el manejo de las finanzas públicas ha sido sensato, por lo cual la inflación no se ha disparado y el peso se ha mantenido estable, pero el equilibrio financiero es una virtud que buscan siempre los gobiernos conservadores sin entender que la estabilidad no sirve de nada si no hay crecimiento ni creación de nuevos empleos.

El presidente volvió a utilizar ayer su tribuna privilegiada de Palacio Nacional para promover el libro que acaba de publicar, A mitad del camino, y se enorgulleció de haber "cumplido la gran mayoría", 98 de 100, de los compromisos que asumió al tomar posesión. Según él, las únicas asignaturas pendientes son descentralizar el gobierno federal y conocer lo que sucedió con los jóvenes de Ayotzinapa que desaparecieron en Igual en 2014. No todo el mundo está de acuerdo.

"Podría dejar ahora mismo la Presidencia sin sentirme mal con mi conciencia", declaró. "Falta lo que diga la naturaleza, la ciencia y el creador. No dejaremos ningún pendiente. ¡Misión cumplida! Me voy a Palenque, les dejo mi corazón".

Scherer

Un día antes del informe trascendió la renuncia del poderoso consejero jurídico de la Presidencia, Julio Scherer Ibarra, quien, sin embargo, estuvo ayer presente en Palacio. La información de la renuncia es "en calidad de rumores", dijo ayer Jesús Cuevas, coordinador de comunicación de la Presidencia.

Twitter: @SergioSarmiento