Opinion

Pemex, el mayor robo en la historia en México

Verónica Villegas Garza
Sábado, 12 Enero 2019 | 01:08

La noticia es tan escandalosa que es de lo único de lo que se habla desde inicios de la semana, el robo de combustible en las tuberías de Pemex y tomas clandestinas por todo el país, y no sólo hablamos de pequeños orificios en la tubería, los datos que arroja el mismo gobierno sobre tomas clandestinas son implacables: Puebla: 1929, Guanajuato: 1762, Hidalgo: 1860, Jalisco: 1394.
Ante estas cifras, resulta imposible pensar que las autoridades estatales y federales desconocían del problema, el día de ayer se confirmó algo que era un secreto a voces: funcionarios de todos los niveles están en la lista de los investigados como el jefe de escoltas de Enrique Peña Nieto cuando era gobernador del Estado de México y que resultó premiado en la administración anterior con el puesto de titular de servicios de seguridad física de Pemex.
Los grupos políticos y económicos perjudicados con la medida del Gobierno de López Obrador ya están mostrando su resistencia al cambio, desde el lunes vemos una andanada de comentaristas enfurecidos en radio y televisión así como gobernadores de los estados implicados que en lugar de ayudar al problema de abasto,  sólo generan desinformación entre sus gobernados, en conclusión: hablamos de la afectación de una  industria ilegal que involucra muchas personas e intereses en todos los niveles y que  de la noche a la mañana se ve sin los recursos públicos con los cuales se enriquecieron durante los sexenios anteriores.
Los 60 mil millones de pesos anuales que se generaban por el robo de combustible a Pemex son motivo más que suficiente y que obligan al Gobierno de Andrés Manuel López Obrador investigar la ruta del dinero y entregue a las autoridades a los delincuentes involucrados en el mayor saqueo a la nación.
Evidentemente este es sólo el principio de un profundo saneamiento en la industria más importante del país, no puede quedarse sólo en esta acción, un fenómeno delictivo de tal magnitud requiere de más acciones como esta, para todos es claro que se están afectando intereses de grupos muy poderosos que recibían los beneficios de la venta de combustible robado, falta mucho por hacer, nadie puede esperar qué de un día para otro se solucione, fueron muchos sexenios que se permitieron el robo y los gobiernos fueron omisos en su combate.
Aún y con todo el malestar que puede ocasionar en los compradores finales, los que llegan a las gasolineras y tienen que esperar horas para abastecerse del combustible, la medida cuenta con apoyo de la población, a pregunta expresa del periódico El Economista: ¿Estás de acuerdo con la estrategia de seguridad para combatir el “huachicol” implementada por el gobierno federal?  y la pregunta efectuada en redes sociales de José Cárdenas: Cerrar ductos de Pemex para evitar el “huachicoleo” deriva en desabasto de gasolina fue; en la primera pregunta la respuesta fue SI en 55 % y en la segunda fue: doloroso pero necesario en 52%.
Por favor no caigamos en el error de reenviar o creer  noticias falsas y en alarmas inútiles, no fomentemos el desabasto de combustible, no mandemos mensajes con noticias de dudosa procedencia y no efectuemos compras de pánico que lo único que ocasionan aumentar el problema de desabasto, por supuesto que la medida a ocasionado mucha molestia, es un cambio de régimen y queríamos un gobierno que diera muestras de acabar con la corrupción, el malestar hacer fila en la gasolinera es evidente, pero será un buen tiempo invertido para obtener un bien mayor.
@AprendizDeJedi