Opinion

Periodistas no somos moneda de cambio

.

Nicolás Juárez Caraveo

domingo, 24 abril 2022 | 05:00

Ni moneda de cambio ni limosneros, eso debe quedar en claro a todos los integrantes del Congreso del Estado que de pronto se acordaron de las condiciones en las que viven y laboran cientos de periodistas de Chihuahua, a quienes siempre buscan cuando quieren lucirse, pero nunca para apoyarlos.

Los discursos y arengas que desplegaron casi todas las diputadas y diputados el jueves pasado dejó muy en claro que sólo fue una estrategia de enfrentamiento político, y en ningún momento se ha tenido la intención de escuchar al gremio, a los reporteros que día a día salen a buscar la noticia, para rematar con el despectivo “Sigan viviendo pues en casitas de cartón” del diputado local Gustavo de la Rosa.

Si el motivo de la discusión eran las y los periodistas, ¿por qué ninguno de los colegas que cubre la fuente del Congreso fue invitado a que subiera a la máxima tribuna de la entidad a expresar su sentir o dar a conocer su punto de vista?

Es cierto, no es ninguna novedad de que políticos de todas las corrientes y colores nunca se acuerdan del periodista a menos que quieran a dar a conocer una declaración, plantarse en una rueda de prensa y hasta mandar mensajes a través de las columnas políticas, pero en contadas ocasiones han decidido implementar políticas públicas que en realidad den impulso a esta profesión tan golpeada en los últimos años.

Luego del incremento de actos violentos en contra de periodistas en México, que llevó a organismos internacionales a condenarlos, como el Parlamento Europeo y la misma Organización de las Naciones Unidas pareciera que a los políticos se les ocurrió que deben apoyar a los comunicadores.

Sobre la sesión del pasado jueves, el cascabel lo puso el diputado Cuauhtémoc Estrada, coordinador de la fracción de Morena, quien solicitó crear un Fondo Estatal de Vivienda a Periodistas, supuestamente para complementar el programa estatal con el nuevo Programa Federal de Seguridad Social y Pensión a Comunicadores, sin embargo, los diputados de PAN, PRI y Movimiento Ciudadano difirieron de la mecánica de la propuesta de Morena.

Claro que se escuchaba muy bonito para los periodistas que no cuentan con una vivienda propia,  pero a los diputados de Morena al parecer con ello tratan de tapar el “bodrio” con el que salió el presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador en días pasados.

Esa ocurrencia presidencial según el mismo presidente, busca combatir la precariedad laboral y apoyar a los periodistas independientes, para lo cual se pretende destinar una parte del presupuesto destinado a la publicidad oficial para que sean inscritos a los servicios del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS).

Imagínense, inyectar dinero fresco al barril sin fondo que es el IMSS, donde se perderá en las miles de necesidades que tiene el organismo y nunca llegará en realidad a los periodistas, eso sí, tendrán un servicio médico deficiente y la promesa de entregarles medicinas en semanas o meses, eso sin contar que seguirán sin la posibilidad de tener un fondo de retiro. 

Garantizar la seguridad social a periodistas destinando una parte del presupuesto de publicidad que tiene el gobierno, según el mismo mandatario federal “ya no es mucho, ya no es como antes, pero aquí nos puede alcanzar para pagar una especie de prima, una especie de cuota”, hasta ahí el esfuerzo federal, que los diputados de Morena en Chihuahua no cuestionan, sino que tratan de exigir en la entidad otras condiciones.

Por cierto, a pesar de que ya han pasado varios días y semanas del anuncio, aún ninguna autoridad, ya sea de la Presidencia de la República o del mismo Seguro Social han dado a conocer cómo funcionará este “súper apoyo” al gremio.

Y como se dijo al inicio de esta colaboración, ninguna diputada o diputado han tenido la intención real de legislar por mejorar las condiciones de los periodistas, porque aunque digan que quieren revisar la famosa Ley Protección para Personas Defensoras de Derechos Humanos y Periodistas

Ni en la presentación, ni en los documentos que circularon al momento de presentar con bombo y platillo la reforma constitucional para el estado de Chihuahua, no hubo una línea o al menos sugerencia de que pudiera existir alguna intención de implementar políticas públicas en beneficio del gremio periodístico.

Mientras los diputados se desgarran las vestiduras por las y los comunicadores, la presión y ataque sigue; la propia Secretaría de Gobernación reconoce que aunque la mayoría de las agresiones a periodistas se atribuyen a la delincuencia, el 61.3% de los que han solicitado y conseguido resguardo oficial para conservar su vida y la de sus familias se dedica a la cobertura de información política y no a la nota roja.

Hay que repetirlo hasta el cansancio, ¿Cómo queremos como sociedad un mejor periodismo si no hay las condiciones mínimas para que ejerzan su labor?

Así que diputados, si en realidad quieren ayudar al gremio tienen mucho por hacer.