Opinion

¿Por qué justicia financiera?

.

Juan Carlos Loera de la Rosa

domingo, 08 mayo 2022 | 05:00

Si pudiéramos resumir en dos palabras la intención de expandir el Banco del Bienestar por todo el territorio nacional sería “justicia financiera”.

Es el camino que toma el Gobierno de México para impulsar la inclusión financiera de las familias más pobres -históricamente relegadas del sistema bancario privado-, fuera de las estructuras de poder que sólo benefician a las grandes instituciones, donde ganan o ganan. No hay más.

El Banco del Bienestar no nace solo, nace con miles usuarios beneficiarios de los programas del Gobierno de México y traza la ruta para que, con instrumentos eficaces, la población tenga sus recursos a tiempo, con el menor costo y carga para cada persona.

Los beneficiarios podrán abrir una cuenta para depósitos electrónicos de programas sociales y de terceros, contar con una tarjeta, retirar dinero en un cajero automático, sentir la seguridad de no cargar efectivo, ser atendidos por personal amable y cálido.

Nada que no tenga la banca privada, dirá una gran parte de la población, los menos, los que en la fila de las oportunidades no miran a los que están atrás. Y de eso se trata la justicia financiera, de brindar la mano a un sector de la población que nunca más será discriminado por el sector financiero. 

El Gobierno se ha centrado en contrarrestar la discriminación por el género, edades, el nivel de ingreso, el grado académico y hasta la apariencia. Se ha concentrado en el empoderamiento de las mujeres y de los beneficiarios de los programas sociales y del público en general.

El Banco también apoyará con educación financiera para promover la práctica del ahorro, el manejo de presupuestos sencillos, el uso de la tarjeta de crédito y el consumo inteligente. Habrá disponibilidad para el uso de tarjetas en comercios, sin cobro de comisiones a cargo de los beneficiarios.

El programa de expansión contempla para Chihuahua 67 Bancos de Bienestar, de los cuales ya se han construido 29 y ocho están en completa funcionalidad, que son los de San Juanito, Carichí, Guerrero, Valle de Allende, Nuevo Casas Grandes, San Guillermo, Guachochi y Basaseachi.

Actualmente se encuentran en construcción 11 instituciones en las siguientes ubicaciones: Chihuahua, en la Secretaría de Infraestructura, Comunicaciones y Transportes (SICT); dos en Juárez en la Guardia Nacional y por el Instituto Mexicano de la Radio; Urique, Ascensión, Janos, Maguarichi, Bachíniva y Moris.

El Centro de Coordinador de Obras Prioritarias (CCOP), en este momento tiene en revisión 12 proyectos de bancos para la asignación de recursos, mientras que en ocho entidades municipales más se encuentra en trámite de integración de expediente ya con predio disponible. 

Dentro de los cambios que se aplicaron en la estrategia nacional se incluyeron al proyecto siete municipios donde Morelos, El Largo Maderal y Samachique ya cuentan con predio, mientras que en Juárez (Ex hipodromo), Valle de Zaragoza, Satevó y Creel aún están pendientes de definir el posible terreno para construir el banco. 

Los 29 Bancos que ya concluyó su construcción al cien por ciento son los de San Juanito, Carichí, Guerrero, Valle de Allende, Nuevo Casas Grandes, San Guillermo, Guachochi, Basaseachi, Temosachi, Matachi, Guadalupe y Calvo, Chihuahua, Santa Isabel, Gran Morelos, Soto Máynez, Saucillo, Madera, Tomochi, Ojinaga, Huejotitán, Parral, Guadalupe, San Francisco del Oro, Buenaventura, Ignacio Zaragoza, Ahumada, Aldama, Jiménez y Gómez Farías. 

A través del Centro Coordinador en el que participa la Sedatu, la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena), la Secretaría del Bienestar, el Banco del Bienestar, el Instituto de Administración y Avalúos de Bienes Nacionales (Indaabin), el Registro Agrario Nacional (RAN), la Procuraduría Agraria (PA), y el Instituto Nacional del Suelo Sustentable (Insus), son los encargados de analizar y evaluar cada uno de los terrenos para asegurarse que cumplan con las características necesarias.

Concretamente, Ciudad Juárez contará con una de las instituciones bancarias más grandes del país.

Se trata del edificio de la Guarnición de la Plaza, que se ubica en la avenida Lerdo y 16 de Septiembre de la zona centro, que será demolido para dar espacio al Banco de Bienestar, ícono de la justicia financiera que lleva grabada la Cuarta Transformación junto con el valor al prójimo y la fraternidad universal.