Opinion
Álter Ego

Por un Chihuahua del siglo 21

.

Rafael Soto Baylón

miércoles, 29 septiembre 2021 | 05:00

Para la administración actual hay temas prioritarios: seguridad, economía, salud y agua. Pero también lo son la educación, la cultura, la ciencia, la justicia, la tecnología. Es importante hacer de Chihuahua vanguardista en temas controversiales y que enterremos un pasado anacrónico. Y discutir, analizar y en su caso aprobar legislaciones que abran espacios para el aborto, el matrimonio igualitario, la voluntad anticipada y el cambio de identidad de género.

La interrupción legal del embarazo es válido en la Ciudad de México desde el año 2007. También en Oaxaca, Veracruz, Hidalgo y Sonora. Michoacán, Tlaxcala, Colima, Baja California Sur y Yucatán se toman en cuenta al menos seis causales que permiten el aborto no penalizado (violación,  peligro o daños a la mujer, malformaciones genéticas, imprudencial, inseminación artificial no consentida, o por razones económicas, en el caso michoacano). La despenalización del aborto por parte de la SCJN causó furor entre los ultraconservadores. El teólogo Julián Cruzalta declaró que la pena de excomunión no aplica contra los legisladores que aprueban la despenalización porque el canon 1398 se refiere “quien procure el aborto incurre en excomunión latae sententiae […] pero los legisladores no están haciendo un aborto sino aprobando una ley […] el aborto es un asunto de conciencia”. Esa es la tremenda diferencia entre quien estudia a Dios –a través de la teología- y los religiosos que dicen saber lo que él quiere.

El matrimonio igualitario es válido en Coahuila, Nayarit, Campeche, Colima, Michoacán, Morelos, San Luis Potosí, Hidalgo, Baja California Sur, Oaxaca, Puebla, Tlaxcala, Sinaloa y Baja California. También en Chihuahua, Jalisco, Chiapas, Nuevo León y Aguascalientes pero sus Congresos Locales no han reformado el Código Civil. El asunto es simple ¿van a dejar de existir homosexuales porque están prohibidas por la ley de los hombres y de Dios? ¡Claro que no! Es mejor adecuar la Constitución.

La Ley de Voluntad Anticipada  es “La decisión que toma una persona de ser sometida o no a medios, tratamientos o procedimientos médicos que pretendan prolongar su vida cuando se encuentre en etapa terminal y, por razones médicas, sea imposible mantenerla de forma natural, protegiendo en todo momento la dignidad de la persona” (Art. 1 de la Ley de Voluntad Anticipada para la Ciudad de México). Muy lejos está de considerársele asesinato, homicidio, suicidio asistido o eutanasia pasiva o activa. Las entidades que cuentan con esta regulación son la Ciudad de México, Coahuila, Aguascalientes, San Luis Potosí, Michoacán, Hidalgo, Guanajuato, Guerrero, Nayarit, Estado de México, Colima, Oaxaca, Yucatán y Tlaxcala. Es el derecho a una muerte digna. Es la ortotanasia; esto es la actuación correcta ante la muerte por parte de quienes atienden al que sufre una enfermedad incurable o en fase terminal. Tengo derecho a vivir y a morir con decoro. 

El cambio de identidad de género permite que los adolescentes mayores de 12 años soliciten al Registro Civil que se modifique la identidad de género sin necesidad de iniciar un juicio, según un decreto del gobierno de la Ciudad de México. Es suficiente sostener una autopercepción diferente del género asentado en su acta primigenia y con ello obtener nueva acta de nacimiento que concuerde con el género con el cual se identifica.

Deseamos un Chihuahua libre pero para ello debemos adecuar las leyes a los tiempos que estamos viviendo. Podré no estar de acuerdo con una, dos o tres o cuatro de los temas tratados, pero no debo imponer a otros mi sistema moral. A nadie se le obliga a abortar ni a decidir morir dignamente, ni ser homosexual o lo que guste ni cambiarse de género. Pero debemos darle seguridad jurídica a quien sí.

Mi álter ego denuncia que el presidente ya acusó y condenó a los científicos que -según él- cometieron delitos. El fondo es este: los científicos defraudan, luego no debemos darles ningún tipo de apoyo ¿qué podemos pensar de quien porta estampitas, un “detente” para protegerse del Covid19 y que no usa ni usará cubre-bocas? ¡Qué científico!