Opinion

Presupuesto 2023: seguiremos castigados

.

Nicolás Juárez Caraveo

domingo, 11 septiembre 2022 | 05:00

A pesar de que no hay ninguna sorpresa, no deja de sentirse el agravio por el ultraje  que de nueva cuenta prepara la Cuarta Transformación a nuestro estado, con un presupuesto que no aporta nada más allá de lo que está obligado, y sin ninguna obra que alivie las necesidades de salud, seguridad e infraestructura.

Ya pasamos el cuarto año y no debería sorprendernos que un año más no habrá recursos extraordinarios para Chihuahua, a pesar del nivel de contribución que aportamos frente a las enormes necesidades existentes tanto en las zonas urbanas como rurales, simplemente un año más de castigo.

¿Nuestro pecado será el “aspiracionismo”?, o a poco ¿el problema fue que aquí en Chihuahua se frenó el avance de Morena como en el resto del país?, porque en cualquiera de las dos hipótesis estamos más que orgullosos, pero al igual que el resto del país se requiere de mejorar las condiciones sociales en las que nos encontramos. 

De llamar la atención el aumento que se está contemplando para la Guardia Nacional, y eso que aún no está del modo que busca Andrés Manuel López Obrador, ya que de acuerdo al documento propuesto del gobierno federal a la Cámara de Diputados, se busca incrementar 16% el presupuesto para la operación de la Guardia Nacional en prevención, investigación y persecución de delitos por medio de la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana. 

El Proyecto de Presupuesto de Egresos de la Federación (PPEF) 2023 estipula que el próximo año la Guardia Nacional reciba 34 mil 525 millones 322 mil 208 pesos, cuando este año se le etiquetaron 29 mil 803 millones 368 mil 492 pesos.

Desde luego que nosotros los mal pensados, no entendemos que todos esos recursos se destinarán para las acciones de prevención del delito, combate a las adicciones, rescate de espacios públicos y promoción de proyectos productivos, para lo que se plantea que se destinen para el próximo año 311 mil 89 millones 72 mil 66 pesos… mucho dinero en fortalecer un posible instrumento de represión y ataque a los derechos humanos.

Curiosamente, los programas y proyectos que ya no le generan crisis al Gobierno Federal, pues simplemente son olvidados, un ejemplo drástico es la reducción a más de la mitad en la inversión para la compra de vacunas.

En el presupuesto del Programa de Vacunación se contemplan modificaciones de 30 mil 314 millones de pesos a 14 mil 021 millones de pesos, lo que representa una disminución de 55% en términos reales… así que esperemos que efectivamente ya se haya ido el COVID-19 y no llegue ninguna otra pandemia.

No hay en este proyecto de presupuesto esperanzas de alguna obra de importancia para la entidad, sólo nos resta esperar, eso si, sentados que los funcionarios de la SCT se dignen a invertir un poco en la deteriorada red de carreteras en la entidad. 

Nomás como ejemplo, en días recientes transportistas denunciaron que la Carretera 24, que va de Hidalgo del Parral a Durango se encuentra en el abandono, dadas las condiciones en las que se encuentra, a esto se le suma que la autopista de Chihuahua a Ciudad Juárez se encuentra en deplorables condiciones, lo que termina elevando costos de traslados y pegan en los precios de artículos finales.

El gobierno federal está concentrando el presupuesto en las mega obras prioritarias, como el Tren Maya, más dinero al Aeropuerto y a ver si puede concluir la refinería de Dos Bocas.

Un foco rojo que se observa en el presupuesto, es lo que destinará al pago de pensiones, que el próximo año, López Obrador destinará 1.7 billones de pesos.

Absorber el pago de pensiones del gobierno federal resulta uno de los principales dolores de cabeza, ya que crecen cada año y en 2023 alcanzarán un monto récord de 1.7 billones de pesos, que representan el 20.4% del total del presupuesto contemplado por el gobierno mexicano.

Las diputadas federales Patricia Terrazas, y Daniela Álvarez, ambas del Partido Acción Nacional denunciaron que en el análisis del presupuesto, queda claro que para Chihuahua no se asignó nada que no le corresponda por ley, mientras que el gobierno federal continuará con los programas sociales y a obras impulsadas por el Presidente de la República, ninguna de ellas en la entidad.

Claro, las mismas diputadas no reconocen que simplemente no han podido gestionar nada, que tienen las puertas cerradas y lo único que les queda es denunciar en los medios de comunicación el abandono a la entidad.

El problema de fondo en este presupuesto, es que se espera que el 2023 exista un menor crecimiento económico, menores precios del crudo y la inflación seguirá muy por arriba de los objetivos de Banxico y la tasa de interés, en promedio, será mucho más elevada que la de este año.

Así que tampoco se esperan grandes cambios en la estrategia, en donde el gobierno seguirá apostando por una mayor recaudación, sacando más las garras con el SAT y recortes en áreas que no estén vinculadas a los proyectos prioritarios de la 4T.

Bajo este panorama, pues a apretarnos más el cinturón y ser creativos, tanto en los ingresos como en los gastos.