Opinion

Pretende dejar las cuentas a ojo tapado

.

GPS / Dominical

domingo, 11 julio 2021 | 05:00

Es en el oscuro manejo de los dineros donde se esconde actualmente el trasfondo diabólico, perversidad en grado superlativo, la sinrazón del gobierno corralista, auténtica trampa para descarrilar cualquier éxito en el arribo de la nueva administración de Maru Campos.

Quiere condenar a la gobernadora a dar un salto al vacío, provocando el error de manera mezquina, con el agravante de alevosía y premeditación, que debe escandalizar por supuesto a la sociedad entera que se manifestó el pasado seis de junio en las urnas y aún a aquellos que votaron por otra opción, porque se está rompiendo el orden legal y constitucional. 

De ese tamaño es la inquina desplegada, que no debiera extrañar por los antecedentes inmediatos del capricho glandular del mandatario en turno, pero que a estas alturas abandona el terreno de la consecuencia política y penetra impunemente en la responsabilidad penal.

Se están colocando escollos para obstaculizar el proceso transicional de una administración a otra, pese a lo que ordena la constitución, la ley aplicable y decenas de normatividades que se están violentando flagrantemente y a la vista de todos.

Es más allá de la Ley General de Responsabilidades, auténtico delito de carácter oficial, meter una zancadilla de este nivel, porque va de por medio no solo una gobernadora, por cierto la primera, sino más de tres millones de chihuahuenses, que en carne propia están en riesgo de sufrir las consecuencias de este acto irresponsable.

Se está ocultando información oficial y se está obligando a los subordinados a negarse a colaborar, en franca coalición para perturbar el servicio público y obstaculizar las funciones oficiales de servidores públicos electos.

Hay decenas, cientos, miles de procesos administrativos en marcha, que son mucho más que eso, tienen rostro humano, necesidades imperiosas y vitales, como por ejemplo la prestación de servicios de salud, educación, la seguridad.

Todos estos servicios y más están siendo colocados en alto riesgo de continuidad, ya no se diga la por deficiencia natural con la que son prestados por la actual administración, sino en peligro franco de ejecución.

Las medicinas, por poner un ejemplo, deben seguir llegando a las bodegas de Servicios de Salud, para ser suministradas a los hospitales y ahí, proporcionadas a los pacientes hospitalizados o que acuden a consulta a los centros de salud, donde se atienden quienes menos tienen, menos saben y menos pueden, parafraseando el concepto utilizado por el gobernador Corral, con el cual se le engolaba la voz y se le inflamaba el pecho en su falsa promesa de la atención preferencial por los pobres.

A todos ellos, a más de un millón y medio de personas, está colocando en riesgo de continuidad, sólo por cuidar su ego personal de no transigir hasta el último minuto ni un ápice, con quien se ha defendido en una lucha desigual en tribunales y en las urnas, y que por mandato de los chihuahuenses ocupará la gubernatura el próximo 8 de septiembre.

***

Salió César Jáuregui, junto con Serrato cabeza indudable del comité de transición de la gobernadora electa, a media semana, para evidenciar lo inocultable: la contumaz actitud de la actual administración, en particular, los graves efectos de negar información en materia de finanzas.

Dejó plantados el Secretario de Hacienda no sólo a Jáuregui, Amanda Córdova y otros personajes designados por Maru Campos, ya curtidos en esos desplantes, sino a los testigos sociales Francisco Santini y Jesús José Barrera, representantes del Consejo Coordinador Empresarial y del Colegio de Contadores, respectivamente. Pero el maltrato no es sólo a ellos, sino a todos los chihuahuenses.

Muy político y sin querer echar más sal a la herida, fue diplomático Jáuregui al contestar a los medios. No se va a judicializar este proceso transicional. 

Le debe parecer gracioso a Corral negar la información sustancial, y que se tenga que echar mano de otras fuentes para tener los datos que permitan tomar decisiones, mientras se llegan los tiempos fatales, donde ya no hay saque como vulgarmente se dice, y tendrá que entregar la documentación oficial y actualizada.

Pero no lo es. Ninguna gracia existe en colocar en riesgo la prestación de los servicios públicos, la coordinación con la federación o los municipios, por ejemplo, así como el funcionamiento de decenas de órganos descentralizados y autónomos.

Por eso, contundente focalizó Jáuregui el asunto en cinco interrogantes que son una bomba. 

¿Cuál es el monto de los pasivos totales del gobierno del estado incluyendo los pasivos a corto plazo y organismos descentralizados? ¿Cuáles son los pasivos con proveedores y contratistas de obra pública?

¿Cuál es el monto destinado a inversión este año y cuánto se ejerció al primer semestre? ¿Cómo han evolucionado los recursos para el sector educativo los dos últimos años? Y, ¿cuáles son los pasivos totales de fideicomisos carreteros, monto de ingresos anuales y monto de remanentes por este concepto?

Ya anticipamos las respuestas. Será la información dispersa, desagregada, en cientos de hojas y documentación oficial, mucha de ella publicada en el Periódico Oficial del Estado proveniente de los Estados de resultados.

Justificará el Secretario de Hacienda una deuda a largo plazo de 50 mil millones a pesar de que podría estar en los 60 mil, si no es que más.

Dirá que los préstamos a corto plazo ya se pagaron, y ocultará todo el dineral erogado en intereses y comisiones.

En los montos de obra pública, adeudos con proveedores y contratistas, caerá también en la respuesta evasiva de los conceptos multívocos y el largo etcétera, para no aceptar los miles de millones comprometidos por irresponsabilidad, ausencia de planeación e incluso, muchos de ellos, con tufo a corrupción inocultable, por contratos otorgados de manera directa o mediante licitación pública simulada.

La joya de la corona, obvio, serán los fideicomisos carreteros, en especial los remanentes, cientos de millones de pesos, sino es que miles en estos cinco años, con los cuales se ha hecho chilar y huerto.

El tema educativo será harto sensible, por el tema del retorno a clases pretendido y el alto riesgo de la tercera ola de contagios, con infraestructura abandonada, realmente en condición depauperada por ausencia de mantenimiento.

***

Más allá de dejar sin un centavo la caja, como así va a ocurrir, con múltiples compromisos financieros inmediatos, la intentona vulgar es hacer tropezar cualquier posibilidad de planeación y acciones concretas de Maru y su gente en el arribo de la responsabilidad que implica el ejercicio de gobierno. Ahí está la maldad.

Quiere entregar Corral la administración a ojo tapado, con todo lo que ello significa. Por eso decidió ensuciar el procedimiento al día siguiente del triunfo de la gobernadora, enviándolo primero hasta la resolución de las impugnaciones y luego al plazo fatal de la ley.

Las escaramuzas de la entrega recepción van a cumplir un mes precisamente, tiempo perdido por la abulia de un procedimiento rígido y formal, lento, muy lento, plagado de actos de mala fe, algunos al borde de lo delictivo como la grabación subrepticia de dos de los primeros acercamientos.

Quiere entregar el testarudo e inepto el gobierno como si fuera un coche andando, sin gasolina, sin frenos, de bajada y con una venda en los ojos, para que la nueva administración de pronto se encuentre frente a un acantilado, aún y cuando no sea un coche, sino un vehículo donde van todos los chihuahuenses a bordo. De ese tamaño la estulticia corralista..