Opinion

Prevención

“Las adicciones se han convertido en problema de salud pública, el consumo de estupefacientes ha ido incrementando en grupos de edades que años atrás no estaban contemplados, a esto, se le debe sumar el debate actual por legalización de la mariguana con fines lúdicos y medicinales, lo que ha dividido a la población”.

Teporaca Romero del Hierro

sábado, 23 marzo 2019 | 21:22

En México el consumo de droga inicia entre los 12 y 15 años de edad, datos de expertos señalan que consumir drogas a temprana edad, eleva las posibilidades de desarrollar dependencia, por ello, el desafío de la prevención incluyen ofrecer un entorno social seguro y favorable; escuelas que fomenten procesos sociales, familiares o individuales de promoción y prevención, además de una familia informada y respetuosa de cada uno de los miembros; es importante fortalecer la autoestima y la confianza de los jóvenes en sí mismos; fomentar estilos de vida activos y saludables, promover actividades deportivas, culturales y recreativas. 

El director del Instituto Mexicano para la Prevención y Atención de las Adicciones afirma que el impacto del uso de drogas en el cerebro adolescente, es irreversible, debido que no ha alcanzado su proceso de desarrollo y madurez, las decisiones las toman con mayor frecuencia basadas en las emociones y el placer; en la mayoría de los casos, la dependencia es de por vida. 

Los motivos para consumirlas según estudios en el ramo, son los problemas en casa y/o la escuela; estar triste, preocupado o enojado; sentirse solo o incomprendido; por gusto, por curiosidad o para saber qué se siente, además de querer ser popular e importante o aceptado por un grupo. El problema es que nadie sabe hasta dónde puede parar y hasta dónde puede llegar. 

Hablar de drogas es hablar de muerte física, espiritual, en valores, es hablar de desintegración familiar, abusos sexuales, violencia, deserción escolar, laboral, suicidios. Vivimos tiempos complicados, de falta de valores, con desempleo, falta de oportunidades para nuestros jóvenes, que ven como salida fácil el pertenecer a una banda criminal, nuestro reto no es vender legalmente la droga que a la larga incrementará el número de adictos en el país, es concientizar a nuestros niños, jóvenes, a la población en general sobre los efectos negativos que conlleva, requerimos de una sociedad sana, fuerte, informada y pensante. 

Durante d馗adas, el gobierno mexicano ha justificado que la adicci se da como resultado del tr疣sito de la droga que no llega a Estados Unidos y se queda en el pa﨎, alude que el problema mayor est・con los vecinos del norte. La realidad demuestra que en M騙ico, nis, adolescentes, jenes y adultos, caen diariamente en las redes de la drogadicci, sin encontrar salida. Como ha selado la Organizaci Mundial de la Salud (OMS), la adicci abre las puertas del infierno, destruyen tu mente, tu cuerpo, tu entorno.

レltimos informes revelan que alucinenos, cannabinoides sint騁icos, compuestos de origen vegetal y estimulantes, son las categor僘s de las nuevas drogas que llegan a sus consumidores en peques dosis y por correo postal. El Sistema de Alerta Temprana sobre las Nuevas Sustancias Sicoactivas de la Oficina de Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (ONUDC) que durante los 伃timos 10 as fueron detectadas 178 nuevas sustancias sicoactivas,  en 14 pa﨎es de Am駻ica Latina, incluyendo M騙ico. Alarma que 30 sustancias son originarias de M騙ico.

El diario nacional, El Universal publicó, que estas nuevas sustancias pertenecen a una amplia gama de grupos químicos y de efectos sicoactivos, incluyen varias catinonas sintéticas y piperazinas. En 2017 América Latina superó por primera vez a Europa en la identificación de nuevas sustancias ilícitas; en la primera se encontraron 61 productos novedosos y en la segunda 51.

¿Cuáles son las sustancias y dónde se comercializan? Según el Observatorio Europeo de las Drogas y las Toxicomanías (OEDT), los estimulantes, opiáceos, cannabinoides y disociativos, son algunas de los compuestos que conforman las nuevas drogas en América Latina. Dicho organismo detectó que cada vez es más frecuente la comercialización de estas sustancias en cantidades pequeñas, muchas veces llegan a los consumidores a través del correo postal y la mayoría son más potentes, que incluso la morfina, por lo que causan serios problemas en el organismo, desde la intoxicación hasta la muerte. El nuevo circuito de drogas en Latinoamérica se compone de estimulantes, opiáceos, cannabinoides y disociativos. Reporto 670 nuevas sustancias sólo en 2017.

Ante tal amenaza, sólo Argentina, Chile, Colombia y Uruguay implementaron protocolos contra las drogas, llamados Sistemas de Alerta Temprana.

Por ejemplo, la ketamina, medicamento usado por veterinarios, cada vez es más usado en Chile, Costa Rica, Paraguay, Uruguay y Colombia, donde la llaman "tucibi" o "cocaína rosa", esta droga también se distribuye en México. Además existen compuestos hechos con químicos 25B-NBOMe, 25C-NBOMe y 25I-NBOMe; el éxtasis es una droga disponible enpastillas, polvo o cristalina y cuyo consumo preocupa a las autoridades, debido a que sus principales compradores son estudiantes de secundaria y universidad, así como los exponentes de música electrónica.

Las adicciones se han convertido en problema de salud pública, el consumo de estupefacientes ha ido incrementando en grupos de edades que años atrás no estaban contemplados, a esto, se le debe sumar el debate actual por legalización de la mariguana con fines lúdicos y medicinales, lo que ha dividido a la población.

De acuerdo con la última Encuesta Nacional de Consumo de Drogas, Alcohol y Tabaco, la mariguana y el alcohol encabezan el consumo en la población mexicana de entre los 12 y los 65 años de edad, de los cuales apenas el 20 % acude a recibir algún tratamiento. El mayor consumo de drogas ilegales se encuentra en hombres y mujeres de entre 18 y 34 años de edad, sin embargo, existe el precedente de consumo en personas de entre 12 y 17 años de edad.

El estudio arrojó, además, que cada vez la diferencia en consumo entre hombres y mujeres es menor, pues varía en pocos puntos porcentuales, lo que indica que el consumo de drogas ha superado la barrera de género. La situación que enciende los focos rojos en las estadísticas es que son mujeres de entre 12 y 17 años de edad las que presentan mayor consumo de sustancias ilegales, por encima del siguiente grupo de edad, de 18 a 35.

Estudios señalan que la mariguana sigue siendo la sustancia más popular para el consumo entre los mexicanos, factores como la discusión sobre su despenalización, han influido en el alto índice de consumo. 

Hasta hoy ninguna autoridad, de cualquier orden de gobierno, se ha querido responsabilizar del incremento en las adicciones y narcomenudeo, imágenes, audios y notas informativas señalan la gravedad del problema. A cien días de gobierno, la agenda presidencial no ha tomado una postura seria sobre el tema, que ataque el problema de raíz, que destierre los males de este siglo: desempleo, corrupción, pobreza, marginación, discriminación, salarios indignos, adicciones, feminicidios, trasgresión a los derechos humanos. No se trata de encontrar el hilo negro, la solución es clara y sencilla, derribar la brecha de desigualdad. México, requiere de una sociedad sana, fuerte, informada, pensante, la adicción destruye familias y su entorno, no fomentemos la indolencia gubernamental y ciudadana, Sumemos voces de prevención.