Opinion
Periscopio

Programa Bracero: los recuerdos no construyen necesidad

.

Armando Sepúlveda Sáenz

miércoles, 07 abril 2021 | 05:00

En una conferencia mañanera previa a la reunión, vía una plataforma por Internet entre los presidentes Biden y López Obrador, éste manifestó el interés por plantearle al Presidente Estadounidense la recreación un Programa Bracero. Efectuada la reunión bilateral, no tuvimos noticia si este tema se trató y en su caso la respuesta a la propuesta del presidente mexicano. No obstante, ya puesta en medios la idea (más bien ocurrencia), vale la pena atender las condiciones reinantes hoy contra el lapso 1942-1964 en que estuvo en vigor el PB; del mismo modo, si existe la necesidad o pertinencia de un programa similar para regular la migración temporal o definitiva de mano de obra mexicana.

La iniciativa del PB fue del gobierno estadounidense y respondía a sus intereses estratégicos. Intereses que no variaron hasta1952. El apoyo oficial fue por tanto prácticamente absoluto. El grupo empresarial agroindustrial brindó el apoyo político incondicional al PB. No se puede descartar la hipótesis de que la idea haya sido promovida por lobby agroindustrial. Los argumentos base fueron de seguridad nacional y las necesidades creadas por los conflictos internacionales. México se adhirió a la alianza bélica occidental en el primero. 

El esfuerzo estadounidense no se circunscribía al material de guerra y tropas, e incorporaba gran parte de las necesidades alimentarias del Reino Unido y la URSS. Esta circunstancia derivó en una gran demanda de mano de obra para la agricultura y la agroindustrial (desde finales del siglo XIX y el transcurso del XX, los Estados Unidos registraban insuficiencia de mano de obra agrícola y algunos servicios urbanos). Los estados mexicanos del norte fueron significativos proveedores de trabajadores migrantes. Ya con el PB, se sumaron población de otros estados.

Para 1959 comenzaron las presiones políticas para dar por finiquitado el PB, no obstante, sobrevivió hasta 1964. Las condiciones básicas existentes durante el primer tramo de PB habían cambiado radicalmente. La necesidad imperiosa de fuerza de trabajo se había reducido drásticamente, tanto por la conclusión de los conflictos bélicos como por el avance de la tecnología agrícola. En suma, tanto por la reducción de las necesidades de producción agropecuaria como por el incremento de la productividad agroindustrial, las necesidades de personal se redujeron drásticamente. No obstante, la demanda de personal migrante ha seguido existiendo, en particular para los pequeños productores agrícolas; los que combinan alguna actividad pecuaria --avícola con la agrícola-- y la ganadería de carne y leche. La demanda de migrantes no se agota en las actividades agropecuarias y la transformación de sus productos, hay permanentemente necesidades de personal en las actividades extractivas, construcción y servicios, en las que hay reticencia para desempeñarlas por la fuerza de trabajo estadounidense.

Se ha configurado una singular presencia de demandas. Por el lado norte de la frontera, la necesidad de migrantes y por el sur la necesidad de ingreso personal que garantice el desarrollo familiar digno (en algunos casos, se adiciona la seguridad o la libertad). El prevaleciente sistema de visas pone múltiples barreras, tanto por las características formales exigidas a los migrantes como a las empresas demandantes de personal, como por los límites cuantitativos a su expedición. En los hechos la necesidad de personal persiste, dando lugar al factor de atracción para la migración indocumentada, temporal o con propósitos de permanecer en condición irregular. 

El gobierno de Estados Unidos permite la contratación temporal de trabajadores extranjeros sin estudios o habilidades especiales mediante las visas H2-A y H2-B. La visa H-2A habilita para trabajar temporalmente en la agricultura. A diferencia de lo que ocurre con otros tipos de visa de trabajo temporal, para la H-2A no existe un límite máximo de visas que pueden aprobarse por año fiscal. De hecho, es una de las categorías de visa que está experimentando un mayor aumento de demanda. Así, según estadísticas oficiales del año fiscal 2018, un total de 242,762 visas H-2A fueron aprobadas, lo que supone un incremento de 21 por ciento en relación con el año anterior. Por el contrario, la visa H-2B permite trabajar en labores no agrícolas, como hoteles, restaurantes, construcción, bosques, industria carne/pollos, viveros, marisquería, silvicultura y ferias ambulantes, pero limitadas a 66,000 visas en dos períodos.

Para los mexicanos y canadienses se puede migrar temporalmente mediante las visas TN, estipuladas por el T-MEC. Entre los profesionales que son elegibles para admisión como No Inmigrantes T están los contables, ingenieros, abogados, farmacéuticos, científicos y maestros. Debe contarse con el aval de la empresa que le dará empleo. De este tipo de visas la persona destinataria debe satisfacer el requisito de nacionalidades seleccionadas.  Finalmente existe la posibilidad de migrar permanentemente con las visas EB (para profesionales) en sus diversas modalidades. La aprobación de las visas en la mayoría de los casos involucra un sinnúmero de autoridades norteamericanas: seguridad, sanitarias, laborales y políticas.

Lo previamente expuesto nos muestra un problema en extremo complejo sin visos de resolver las necesidades de fuerza de trabajo en los Estados Unidos y sus intereses varios. Por otro lado, en tanto no exista un orden en el sistema migratorio estadounidense, en México y en particular en las ciudades fronterizas donde se continuarán acumulando las poblaciones en tránsito (locales, nacionales y extranjeras) generando diversos problemas de alojamiento, sanitarios, alimentación y de seguridad pública y nacional. Obviamente, no puede ser un acuerdo binacional de alcance bracero (por su limitación al sector agropecuario), en tanto que el problema atañe a todos los sectores económicos estadounidenses y al estancamiento económico, la desocupación y la inseguridad pública prevalecientes en nuestro país.