Opinion

Propuesta de avanzada para candidatos

.

Javier Realyvázquez

domingo, 25 abril 2021 | 05:00

En reunión de La Sociedad Interamericana de Prensa (SIP) celebrada de forma virtual del 20 al 23 de abril, donde se abordaron asuntos sobre la estigmatización, las agresiones contra periodistas y medios, y el acoso judicial y legal, México destacó como uno de los países donde más se ataca la labor periodística.

Ya sea desde las conferencias mañaneras, donde AMLO “permanentemente ataca, con un discurso lleno de descalificativos  a medios de comunicación y periodistas”, o bien desde cuentas anónimas en internet donde se busca inhibir la labor de informar y todos los días sucede.

Con un pronunciamiento en contra del hostigamiento del que son sujetos cientos de  periodistas de América Latina por parte de los gobiernos, México quedó junto con  Argentina, Brasil y El Salvador como los países donde más casos de hostigamiento se registran.

Dentro de las conclusiones de la reunión de medio año,  se resaltó lo que sucede “en Bolivia, Venezuela, Cuba, El Salvador y Nicaragua, donde los gobiernos utilizan todos los medios gubernamentales y las redes sociales para desacreditar a los periodistas”.

La pandemia mundial por el Covid-19, provocó que esta importante reunión nuevamente se realizara de manera virtual, desde se condenó otra vez el asesinato periodistas, cuatro en México y uno en cada uno de los países de Colombia, Ecuador, Guatemala y Honduras.

 “Otras agresiones durante la cobertura de protestas sociales se dieron en Argentina, Bolivia, Brasil, Chile, Guatemala, Haití, Honduras, Nicaragua, Panamá, Perú, Venezuela y Cuba, en cuyo caso se reportó la detención por horas de 19 periodistas independientes, y se registró arresto domiciliario de al menos siete comunicadores sin que se cumplieran requisitos legales”.

 Se alertó sobre los riesgos que enfrentan las mujeres periodistas, condenándose los constantes ataques relacionados con estereotipos y roles; se habló del problema de las agresiones y amenazas a periodistas en redes sociales y en foros publicados en internet, en Cuba, Ecuador, El Salvador, Guatemala y Bolivia y sobre cómo todas ellas en su mayoría suelen provenir de cuentas anónimas y de manera orquestada, como parte de claras estrategias para que los periodistas se inhiban y autocensuren.

 El caso más grave es en Venezuela, donde el gobierno cerró al menos ocho emisoras de radio y varios medios escritos tuvieron que emigrar al espectro digital, con todo tipo de restricciones legales y financieras.

 Destacó el caso más reciente del diario El Nacional, el cual fue sentenciado por el Tribunal Supremo de Justicia de Venezuela, a pagar una indemnización de 13,2 millones de dólares a Diosdado Cabello por supuesta difamación.

 El deterioro de instituciones democráticas y la absoluta injerencia del poder político sobre el Poder Judicial se manifiestan prácticamente en todos los países y de manera aún más preocupante porque se hace bajo el pretexto de reducir la difusión de informaciones falsas.

 En Honduras el nuevo código penal incluye sanciones, en Panamá igual se busca sancionar, en Argentina ya se habla de conspiración del concepto de “lawfare”, contracción gramatical de law (ley) y warfare (guerra), que refiere a una “guerra judicial” o “guerra jurídica”.

 Los mandatarios Nayib Bukele, de El Salvador; Jair Bolsonaro, de Brasil; Andrés Manuel López Obrador, de México, y Alberto Fernández, de Argentina, son quienes más hostigan al periodismo y donde más se utilizan los medios gubernamentales para desacreditar a los periodistas.

 En las conclusiones, destacó el constante esfuerzo de periodistas y medios de comunicación de todo el hemisferio donde en un año de una pandemia que no da tregua y en condiciones sanitarias y económicas difíciles, se sigue haciendo periodismo.

 Hay casos de éxito como el de Colombia, donde los medios de comunicación han trabajado junto con la sociedad y el Estado para promover una cláusula en la ley de presupuesto que permitirá al gobierno asistir a los medios de comunicación en el proceso de transformación digital, como una de las formas posibles que tomará la recuperación económica post pandemia de la cual los medios no quedaron fuera. 

 De hecho se espera que el Congreso apruebe una norma que dé facilidades económicas a los medios y estímulos tributarios para los anunciantes, además auxilios económicos e incentivos para la contratación de periodistas hasta el año 2025.

 En Chihuahua hay una propuesta que destaca y que ya ha sido presentada a los candidatos para tratar de aminorar las consecuencias y ataques del gobierno, pero sobre todo para tratar de ayudar en algo a los periodistas ante la situación de pandemia y crisis económica de la cual no se quedó exento. 

 La propuesta es presentada por el Foro de Periodistas de Chihuahua A.C. para la creación de un fideicomiso para la protección, salvaguarda y desarrollo del ejercicio periodístico en el estado de Chihuahua, es de avanzada.

 Abarca aspectos como: Apoyo económico a familias afectada por el homicidio del periodista,; Gastos Funerarios en caso de muerte derivada de su actividad profesional; Apoyo para gastos funerarios por defunción (sea cual sea la causa); Apoyo para gastos médicos en caso de agresión contra periodista; Financiamiento de programas y/o proyectos de capacitación en materia de defensa de la libertad de expresión; Defensoría jurídica del periodista; Apoyo a micro y pequeñas empresas (por concurso de proyectos ) y Becas académicas para desarrollo profesional del periodista.

Esta propuesta ejemplo a nivel nacional, debe ser revisada y analizada por los candidatos a gobernador, a alcaldías, pero sobre los que buscan ser diputados locales o federales, ya que serán ellos quienes al final de cuentas tendrán que defender en primera línea los embates que día a día, como señala la SIP, sufre la libertad de expresión.