Opinion

Que buen reto tienen Cruz y Bonilla

.

Javier Realyvázquez

domingo, 29 agosto 2021 | 05:00

¡Ah Chihuahua cuanto bache! y es que según voy recorriendo calles y avenidas no hay una sola que no tenga una imperfección, así literal.

Menudo problema tiene Marco Bonilla con las calles de chihuahua y desde luego Cruz Pérez Cuellar, porque según pude constatar, las calles en Ciudad Juárez están igual o peor.

Las lluvias de este año seguramente serán referidas como las causa, se argumentará que este año ha llovido como hacia rato no llovía, pero la realidad es que quedó evidenciado que las calles no soportan la mas mínima llovizna.

Es increíble, por ejemplo, como están las avenidas principales, con baches, con irregularidades, con desniveles, cuarteaduras y una infinidad de detalles que invariablemente lo hacen a uno pensar que nadie cumplió su función cuando de obras públicas se trata.

La Tecnológico, la Vallarta, la Colegio Militar, la Vialidad Sacramento, La Nogales, El Fuentes Mares, el Lombardo Toledano, la Niños Héroes, la Ocampo en fin, no hay una sola calle o avenida que no dé muestra de la pésima calidad con la que fueron hechas.

Las colonias no quedan fuera de esta problemática, basta con recorrer calles por ejemplo de la colonia Revolución, donde se usó concreto para pavimentar, de la Villa, o bien de Villa Juárez, de la Mármol, la Dale, la Rosario, no hay una sola calle que se salve.

Pareciera que en todas, absolutamente en todas hubo corrupción, moches, mala calidad de materiales, omisión en la revisión, porque no hay otra manera de entenderlo.

La Vialidad Sacramento representa muy bien el problema, ya que de tres carriles ya sea de sur a norte o de norte a sur, solamente el carril central esta buenas condiciones y los demás no y todos los días hay accidentes.

No se diga la Avenida de las Industrias, la Vialidad CH-P con desniveles, la salida a Cuauhtémoc, el Centro, en fin.

Ya entrados en observar las calles, porque hay que decir lo inevitable, salen a relucir lo mal trazados de los carriles; por ejemplo, en la Juan Escutia y Tecnológico, donde los automovilistas no saben que carril tomar, lo que genera una invasión o cambio de carriles que propagan incidentes viales y desde luego, congestionamientos.

Otro ejemplo es la avenida Homero rumbo al campos de la UACH, pasando por debajo del puente de la Tecnológico, los carriles están pesimamente trazados y sin señalamientos, lo que también genera problemas entre automovilistas.

Por la Avenida Mercurio, pasando el semáforo de las Industrias, lo mismo: carriles que se juntan unos con otros y que obligan por ejemplo a vueltas forzadas al sur o norte por la Avenida Industrias.

Por El Robinson rumbo al Fuentes Mares, rumbo al CERESO, por el R. Almada por la Prieto Luján por todos lados no hay calle que no se salve de un bache, una cuarteadura, abombamiento, desnivel o falta de señalamiento vial.

Este problema será sin duda uno de los más grandes que marcarán la administración tanto de Marco Bonilla en Chihuahua, como de Cruz Pérez Cuellar en Ciudad Juárez, en su búsqueda primero por reelegirse y desde luego en sus anhelos por la gubernatura.

Deberían recorrer las calles los alcaldes en sus autos particulares para que vean la magnitud y dimensión del problema de los pavimentos y sobre todo, para que sientan lo que según he constatado ahora es tema en todo tipo de reunión.

Ahí esta un reto enorme pero también un área de oportunidad, ya sea para mantener y ganar electores, o bien, para acrecentar el numero de votantes pero en contra.

La gobernadora Maru Campos no quedará fuera del reto, por eso resultará por demás interesante ver cómo le van hacer, porque para acabarla, todo indica que de AMLO no bajarán los recursos para programas de este tipo.