Opinion

¿Que posición tendrá Palacio estatal ante la revocación?

.

José Díaz López

sábado, 08 enero 2022 | 05:00

Se avecinan tiempos de fuerte pelea política de la oposición conservadora con motivo de la revocación de mandato, el cual ya es irreversible su realización. Hasta ahora la relación entre el Presidente y la Gobernadora se ha ceñido perfectamente a los rituales de la urbanidad política entre ambos. Pero, se supone que la revocación de mandato, va a  generar otras circunstancias de gran conflictividad en la lucha por el poder. 

Por ende, la pregunta obvia es ¿qué, cual, cómo va ser la posición que va a tomar la Gobernadora frente al ejercicio de la revocación de mandato al Presidente?. La decisión que se tome, creará escenarios nuevos para la relación con el Presidente, con la dirigencia del PAN-PRI-PRD, para su proyecto político y su relación con los gobernados. 

¿La decisión que se asuma frente a la revocación de mandato al Presidente la enfrentará directamente a él; o planearán los cómos de esquivar el encontronazo?. Como se puede ver, la decisión será tomada sobre un análisis y una planeación sumamente detallada, púes las consecuencias, cualquiera que sea la decisión que se tome, implica entrar a escenarios nuevos y muy complejos en las relaciones y lucha por el poder de todos los protagonistas que tienen como destino el 24. 

Si se decide por la confrontación con el Presidente, a entrarle con toda la fuerzas a  convencer y organizar a los prianistas opositores de AMLO para que voten por la revocación de su mandato,  implica una confrontación de frente, como lo quieren y están haciendo esos dirigentes partidistas. Como sabemos, estos sostienen desde hace tiempo una confrontación hostil y directa con el Presidente. 

¿Pero si hasta ahora, la gobernatura ha sostenido una relación institucional de no confrontación directa con la presidencial, es dable preguntar si ahora va a cambiar esa posición institucional, para cambiar y asumir la línea confrontativa de sus dirigentes partidistas?. 

Como militante del PAN, lógicamente la llevaría a operar para pedir a los ciudadanos a votar por la revocación al Presidente.  ¿O asumirá la neutralidad institucional y dejar que el ciudadano tome su decisión libre y autónoma  durante el ejercicio democrático que es el revocatorio?. 

Y debemos recordar que la revocación de mandato, es un instrumento democrático muy impulsado no solo por AMLO, sino también en otras épocas por el PAN. Pero paradójicamente, ¡ahora, este ejercicio revocatorio, está siendo muy combatido y defenestrado por la élite partidista del PAN!. 

En consecuencia, ¿la posición de plena hostilidad contra el Presidente asumida por la dirigencia panista, pone en problemas, ¿o definirá?, a la Gobernadora en su carácter de gobernante?. 

De ahí que resulta muy interesante, cuanto determinante, la decisión que va a asumir la gobernadora frente al histórico evento democrático de la participación ciudadana. 

En cualquiera de todos los escenarios que generará la decisión, la lucha por el poder que está implícita, echará chispas para todos lados. 

Geopolíticamente los Estados de Chihuahua y Querétaro son las posiciones dónde el conservadurismo espera dar, en su momento, las batallas más importantes rumbo al 24 y tratar de recuperar la Presidencia.  El conservadurismo, se ha venido atrincherando, como es natural en esos Estados. FRENA y la oposición de una parte de las elites económicas poco a poco se ha desinflado. Sin embargo en los Estados gobernados por el conservadurismo poco a poco, los índices de aprobación social al mandato presidencial, han estado subiendo continuamente. Y el movimiento social que se puede concretar por el ejercicio revocatorio, puede acabar por arrollar la legitimidad de esos gobiernos locales.   

Por eso otra pregunta sería: ¿por ser Chihuahua una de las trincheras que tiene el conservadurismo, se van a exponer a una potencial derrota anticipada que debilite la finalidad buscada por esa corriente del 24; o encontrarán “nichos de oportunidades” como dicen en el argot empresarial, para fortalecerse y mínimamente, no salir golpeados por el definitivo ejercicio democrático que viene?. 

Como se puede ver, las implicaciones de la decisión que se tome en palacio estatal, respecto al pro o en contra de la permanencia del Presidente en su encargo; serán definitorias en muchos temas de la lucha por el poder que nunca tiene descanso.

Por ende, en el entorno de la relación de la gubernatura con los gobernados, la decisión deberá ponderar quirúrgicamente el hecho de que en las últimas encuestas los chihuahuenses la han dado un 60% de aprobación al gobierno de López Obrador. Esto adiciona al tema una complejidad mayor, púes la legitimidad del gobierno local se encuentra más vulnerable, ante el ejercicio revocatorio. 

Y por otra parte, como decía Klausewitz,  “la neutralidad siempre, favorece al más fuerte”.