Opinion

¿Quién es el responsable del batidero en todo Chihuahua?

.

José Díaz López

sábado, 06 febrero 2021 | 05:00

¿Será que la Fiscalía ha estado engañando al gobernador todos estos 4 años, en la integración de las carpetas de la Operación Justicia para Chihuahua, que incluye las más de 100 carpetas penales de los beneficiarios en la Nómina Secreta de César Duarte? Cada uno tiene su respuesta. 

Lo cierto es que la Operación Justicia para Chihuahua, en su capítulo la “Nómina Secreta de César Duarte”, debido a la siembra de pruebas documentales en los medios y por la negación rotunda del Notario Público de haber certificado dichos documentos, será muy atacada legalmente en los juzgados de control, aduciendo la violación de la presunción de inocencia. 

Por lo pronto, políticamente tiene posicionada a Maru Campos como víctima de una persecución. 

La gran pregunta es que ¿si toda esta litigación mediática le está sirviendo para aumentar o bajar apoyo a su candidatura en la predisposición electoral. ¿Cómo percibe el elector su imagen, con estos escándalos? 

Y por supuesto que también le están dando oxígeno a la defensa legal de César Duarte en Miami ante la Juez de su extradición, la cual no se cansa de aceptar más y más pruebas todos los días surgidos en estos escándalos que lo benefician indirectamente; los fiscales se están viendo obligados a ofrecer más pruebas, ante la llegada a la Corte de más testimonios por los escándalos de aquí, que ponen en riesgo la extradición. 

Hasta nuevo aviso, o nuevo amparo, ya existe nueva fecha para la audiencia ante el Juez de Control, por lo que estos escándalos, la grabación telefónica de Jaime Herrera, la siembra de recibos en los medios y la declaración mediática del Notario Público, serán las pruebas estelares en la audiencia de vinculación, que, repetimos, “dicen” que ya está nuevamente fijada, púes “al parecer”, la Fiscalía ya dio cumplimiento a la orden del Juez de Control de entregar copias certificadas de todo. 

Muchos anticipan que el daño al valor legal del material probatorio en esas carpetas está seriamente dañado. Pero si los escándalos mediáticos afectaron el valor jurídico del material probatorio existente en las aproximadamente 100 acusaciones de la Nómina Secreta de César Duarte, sólo los jueces lo dirán.

En múltiples ocasiones los escándalos políticos no alcanzan a tener consecuencias legales, se desvanecen como surgieron. Sin embargo, los surgidos estos días, inevitablemente sí deben tener consecuencias penales y administrativas. Lograron posicionar como los buenos y/o malos, según se quiera ver, al Notario y el misterioso sembrador de pruebas en los medios, pero esa finalidad  duró muy poco. Ahora la opinión pública tiene los ojos puestos en la nueva fecha de la audiencia.

La Fiscalía está obligada a investigar quién y cuál fue la finalidad que se buscaba al entregar los recibos, que ahora afirma el Notario, es falso que los haya certificado. 

Evidentemente del conjunto de estos escándalos se pueden concretar varios delitos, tanto para el que llevó o mandó los recibos, que por lo demás deberían estar en las carpetas y no en los medios; como para el que falsificó los sellos y firmas del Notario; o para el Notario Público, si se prueba que miente en su negativa de haberlos certificado. 

Respecto a establecer quiénes son los beneficiarios de todos estos escándalos, está de más decirlo. 

Sin duda que vuela en el ambiente la suposición de que el titiritero de este asunto, de los escándalos mediáticos, esté en Palacio. Sospecha que adquiere cierto peso, si se percibe que en todas estas maniobras de siembra de pruebas, está el de darle una salida “socialmente aceptable” de olvidarse de todas las acusaciones y seguir la vida normal. 

En ocasiones, dicen los psicólogos políticos, con la saturación de escándalos se busca “lavar el cerebro” de la gente, esto es,  para que abandonen el espíritu crítico y por ende prefieran refugiarse en la conformidad silenciosa del grupo. Y así se está sintiendo el humor social de hastío en el asunto de la Nómina Secreta de Duarte.  

Una cosa es cierta, sea cual sea el resultado de la audiencia de lectura de la acusación que supuestamente ya tiene fecha, la Fiscalía debe iniciar una investigación para establecer quién, como, por qué y para qué entregó los recibos, falsamente certificados, que muy posiblemente pondrá en la cuerda floja, las carpetas de investigación de la nómina secreta de César Duarte.