Opinion

Recrudece disputa Corral-Maru

En la versión de la alcaldesa, la actual presidente del Comité Estatal, Rocío Reza, muy cercana al gobernador Corral, le aconsejó que se acogiera al "criterio de oportunidades" para evitar la caída a la cárcel.

Luis Javier Valero Flores

jueves, 19 noviembre 2020 | 05:30

Destapada por el articulista del Excélsior, Francisco Garfias, la nueva etapa de la disputa por la candidatura a la gubernatura por el PAN, develada por la declaración de la alcaldesa chihuahuense, Maru Campos, que debió recurrir al amparo a fin de obligar al gobierno de Javier Corral a informarle si hay una causa penal en su contra, mostró con toda crudeza el acoso del gobernador de Chihuahua, Javier Corral, en contra de su compañera de partido, la que, acusa, son las maniobras del paseño por imponer, a como de lugar, al senador blanquiazul, Gustavo Madero en tal candidatura.

El objetivo es clarísimo. En la versión de la alcaldesa, la actual presidente del Comité Estatal, Rocío Reza, muy cercana al gobernador Corral, le aconsejó que se acogiera al "criterio de oportunidades" para evitar la caída a la cárcel.

En el mejor de los españoles le sugirió que se retirara de la contienda, que evitara la cárcel, y que, para lograr esto último, actuara como soplona para llevar a otros a la cárcel, los que, supuestamente, estarían en el mismo hipotético caso de haber recibido financiamiento del ex gobernador Duarte para promover sus candidaturas a distintos puestos de elección popular.

Hasta ahí todo era la versión de la alcaldesa, pero hete que el Secretario de Gobierno, Fernando Mesta, que no se caracteriza por tejer "fino", confirmó todo con una sola frase, al afirmar que el asunto del amparo no era competencia de su gobierno, pero que irían hasta "donde tope" en el tema que ha motivado las expresiones de la alcaldesa.

O sea, sí hay la intención del grupo gobernante de proceder, si es necesario, con tal de imponer a quien sea en la candidatura a quien sea, pero la munícipe, no.

La prisa ha hecho presa del gobernador Corral. Esto es así porque el próximo sábado el Consejo Estatal del Partido Acción Nacional se reunirá y tiene como tema central la definición del método de la designación del candidato a la gubernatura para el próximo año.

Son distintas las versiones que señalan la pretensión de que sea el Comité Estatal el que designe al candidato, o candidata, organismo en el que tiene mayoría el gobernador. Cosa contraria a la que pretenden los impulsores de la candidatura de Maru Campos, que buscan se resuelva por medio del Consejo Estatal o en una elección abierta a toda la militancia.

Sin embargo, todo apunta a que de la manera en la que se está desarrollando el conflicto, sea el Comité Nacional, o el Consejo Nacional los que designen al candidato de Chihuahua.

Además, hay en el aire otro aspecto. El de la definición si el blanquiazul de Chihuahua efectúa alianzas con otros partidos; si se concretaran, Corral buscaría -y estaría más cerca de la realidad- que la dirigencia local designará al candidato.

En cambio, ante el recrudecimiento del conflicto, el Comité Nacional podría atraer el caso, lo que, aparentemente, favorecería a la alcaldesa de Chihuahua.

De la manera en que resuelva el Partido Acción Nacional el presente conflicto pareciera determinar las expectativas de este partido para conservar la gubernatura.

No está fácil la resolución del conflicto, si lo hacen mal, le abrirán las puertas a Morena, en virtud de que el partido del presidente López Obrador mantiene niveles competitivos en el estado. Ante una crisis de proporciones mayores en el panismo pudiera alzarse con la victoria, con cualquiera de los aspirantes que hoy la pretenden.