Opinion

Reencontremonos con La Revolución

.

Arturo Limón D.

domingo, 20 noviembre 2022 | 05:00

EFEMERIDE

Hace justamente 10 años publiqué este artículo bajo el título; ¿ Era que se nos fue la Revolución? que reedito hoy, para hacer memoria de cómo vamos haciendo nuestra historia.

 

La vida de los pueblos es tan sensible a sus hombres que los advierte y asume sus rostros, esos rostros que marcan una época así vimos y vivimos el afrancesamiento como nación del México prerrevolucionario en donde enseñorearon a la par de las huestes porfirianas que gobernaban desde su central óptica en un país en el que aún se recuerda la frase que se oía de que “después de México todo era Cuautitlán” porque todo lo que pasaba, sucedía sólo según ellos, en la Ciudad de México.

Esa generación encabezada por Porfirio Díaz con Los Científicos, grupo asesor que dirigió el “progreso” nacional orientado por el secretario de Hacienda Yves Limantour a la cabeza fue el que modelo ese México afrancesado, Es de desatacar la similitud desde siempre de un hombre afín a los intereses de fuera, es decir no propios de la ciudadanía a la que el grupo en el poder dice gobernar, que en ese tiempo era más de acuerdo a los intereses de otros países así fuera Francia, Inglaterra ayer y Estados Unidos hoy supuestamente dirigidos por los neoliberales que han mal gobernado los últimos 30 años desde el binomio PRI- PAN que en breve retorna al PRI pero con las mismas expectativas de retroceso y para muestra ahí está la contra Reforma Laboral y la inminente entrega de PEMEX a las trasnacionales.

Así hemos visto y volveremos a ver en este cada vez más agringado México postrevolucionario este péndulo que se dio a principios del siglo XX y se da en los inicios de este siglo XXI, empero entre estos dos espacios de tiempo hay una historia que siempre merecerá ser contada, donde aun dentro de esos grupos como el de los Científicos nombres como los del campechano Justo Sierra Méndez y el yucateco Joaquín Baranda precursores del modelo educativo que continuarían Vasconcelos y Narciso Bassols y buscaría coronar Jaime Torres Bodet y el chihuahuense Martín Luis Guzmán.

Hombres todos estos de probada ideología nacionalista y verdaderos liberales del pensamiento que bien podrían junto con Benito Juárez contradecir la argumentación que esta semana se le ha escuchado a Vicente Fox en una entrevista frente a la periodista Adela Micha al decir que; “eso de la ideología es asunto del siglo XX”

Claro que no señor Fox, la ideología entre la gente pensante es asunto más permanente, porque lo decía y muy bien el Benemérito de las Américas cuando expresó; "Los hombres no son nada, los principios lo son todo”

A propósito de ideas y hombres

En justicia he tomado a la personas de Justo Sierra,  porque el hecho de que le haya tocado vivir el Porfiriato no le exime de la lucidez que siempre tuvo su pensamiento y aquí una muestra de él expresada en un fragmento cuya vigencia es clara; “Es cierto que la historia que, en nuestro tiempo, aspira a ser científica, debe vedarse la emoción y concentrarse en la fijación de los hechos, en su análisis y en la coordinación de sus caracteres dominantes, para verificar la síntesis; pero abundan los periodos de nuestra historia en que las repeticiones de los mismos errores, de las mismas culpas, con su lúgubre monotonía, comprimen el corazón de amargura y de pena. ¡Cuánta energía desperdiciada, cuánta fuerza derramada en la sangre de perennes contiendas, cuánto hogar pobre apagado, cuánta, cuán infinita cantidad de vejaciones individuales, preparando la definitiva humillación de la patria! […] El periodo que de la guerra francesa viene

a la guerra norteamericana es uno de los más espantables de nuestra trágica historia. Se reprodujo después, más una claridad apuntaba en el horizonte; pero antes, no: en la noche.”

La noche paso, la revolución llegó

La lucha revolucionaria de 1910 hay comenzado con Cruz Chávez en Tomochic, Toribio Ortega en Cuchillo Parado, o los hermanos Serdán en Puebla, trajo el amanecer de la esperanza a México de las gestas se comenta mucho en estas fechas quiero hablar del espíritu de esos hombres y mujeres que hicieron y reflexionaron en la Revolución.

En 1950 Octavio Paz cuestiona y propone un análisis de lo que significa la Revolución en el marco de la interrogación sobre la mexicanidad, y así participa de su mitificación al considerarla como la etapa histórica que reconcilia al mexicano consigo mismo

Por la Revolución, el mexicano rescata su origen y su pasado, actualizándolos en su presente. Con la Revolución, El pueblo mexicano se vuelve sobre sí mismo y se contempla exigente en su propia intimidad. Dice Paz.

Por la Revolución el pueblo mexicano se adentra en sí mismo, en su pasado y en su sustancia, para extraer de su intimidad, de su entraña, su filiación reitera.

El mexicano se descubre más allá de la tienda de raya , la mina y el barzón que se rompe, el mexicanos se sabe parte de un todo más allá de la injusticia inmediata y busca construir el país que siente merece, ese es su ideal libertario que grita « La tierra es de quien la trabaja al sur » es e n 1992, cuando e recién fallecido Carlos Fuentes reafirma en su ensayo historiográfico El espejo enterrado ese valor insistiendo en el ensanchamiento que supusieron los trastornos revolucionarios en la visión de cada uno y en la comunión con el otro mexicano :

Así el mexicano se descubre en «un país separado de sí mismo, desde la aurora del tiempo, por las barreras geográficas de la montaña, el desierto y la barranca, con grupos humanos separados entre sí, se reunió al fin consigo mismo en las tremendas cabalgatas de los hombres y mujeres de Pancho Villa desde el norte, en su marcha hacia el abrazo con los hombres y mujeres de Emiliano Zapata desde el sur. En este abrazo revolucionario, los mexicanos finalmente supieron cómo hablaban, cantaban, comían y bebían, soñaban y amaban, lloraban y luchaban, los demás mexicanos»

Los sueños realizados /los sueños perdidos

Baste citar tres factores que modifico radicalmente la Revolución Mexicana.

1. La esperanza de vida promedio en México no excedía de 40 años, más allá que Limantour haya muerto en Paris a los 80 o Porfirio Díaz a los 85 en el mismo lugar.

2. Solo el 10 % de los mexicanos leían y escribían en 1910, en 1810 eran solo el 5% actualmente el 87%.

3. La jornada laboral era de más de diez horas antes de la Revolución sin reclamos algunos de prestaciones la Revolución la hizo de ocho horas y la contrarreforma la modifico a causa el desempleo informal y a outsorcing o subcontratación sin prestaciones de ley.

El desafío

El pueblo ¿actor o convidado de piedra?

Con el movimiento del calendario cívico conmemoraremos el descanso del día 20 maña lunes 19 pero hay algo Mas no podemos seguir siendo espectadores de aniversarios oficiales cuando es evidente que el motivo de la celebración se nos está yendo reitero lo expresado hace un año en este espacio;

El pueblo de México tiene que ser, parecer y actuar como un protagonista de su historia, no basta la memoria y la conmemoración de la fecha, es tiempo de dejar de ser convidado de piedra en nuestro propio país, permitiendo que algunos, los pocos, así sean de dentro partidos y facciones y/o de fuera naciones y lo peor corporaciones, marquen nuestro rumbo de vida.

Es hora de decidir y hacer que la democracia ya no sea la acción del voto una sola vez cada jornada, sino la decisión de cómo manejar nuestras escuelas, nuestras empresas sociales los servicios que los que los ciudadanos tenemos derecho.

En síntesis es hora de actuar.

Vaya por la fecha del 20 de noviembre un exhorto: hagamos de México el hogar de todos, hagamos de nuestro país el espacio donde los niños y viejos puedan tener seguridad, alimentación, donde los jóvenes puedan tener educación, que no los alienen para el trabajo, sino los liberen y sobre todo seamos capaces de elegir como lo hicieron los hombres de la Reforma con Juárez con ideas emanadas de nuestro ser interior la estatura del país que queremos darnos.

Dejemos de lado a esos gobernantes alfombra como llamo a quienes solo se prestan a abrir el país o su estado para que sea vaciado por extranjeros en la minería, en la extracción del petróleo, en la aviación quebrando a los de casa para que lleguen los de fuera, en la educación que nunca será una mercancía sino un derecho.

De alguna manera recordemos esa escena en la obra de fuentes cuando «las tropas de Emiliano Zapata entraron a la ciudad de México en 1914, ocuparon los palacetes de la aristocracia porfiriana fugitiva y se vieron, por primera vez, reflejados de cuerpo entero en los grandes espejos»

Este descubrimiento y reconocimiento de sí mismo se lee igualmente en la novela Gringo viejo del mismo Carlos Fuentes cuando la tropa de Tomás Arroyo entra en el lujoso salón de baile de la hacienda Miranda y se ve de cuerpo entero en los espejos; Los hombres y mujeres de la tropa de Arroyo se miraban a sí mismos. Paralizados por sus propias imágenes, por el reflejo corpóreo de su ser, por la integridad de sus cuerpos. Giraron lentamente como para cerciorarse de que ésta no era una ilusión más. […] Uno de los soldados de Arroyo adelantó un brazo hacia el espejo.

— Mira, eres tú.

Y el compañero señaló hacia el reflejo del otro.

— Soy yo.

Así es necesario que este 2012 antes que se nos vaya el sueño de la Revolución nos veamos SOMOS NOSOTROS y hemos de recuperar el espíritu que le animó a esa nuestra Revolución antes de que se nos vaya.

Ójala todos nos demos esa oportunidad

COROLARIO

Han pasado 10 años del artículo 112 del inicio de la Revolución, y los mexicanos seguimos marchando unos acompañando hace un domingo a Fox que sigue tan perdido como siempre y otro aprestándose para marchar en una sean con el presidente López Obrador   que sigue buscando dar rumba  un México dejado a la  deriva, por ese Peña Nieto que hizo posible la traición a México de entregar su petróleo a corporativos nacionales y extranjeros.

ASI QUE HOY 20 DE NOVIEMBRE DEL 2022  ¡QUE  VIVA LA  REVOLUCION!  SI PERO LA    QUE HAGAMOS POSIBLE, NO A GRITOS Y MARCHAS SIN RUMBO Y DESTINO, SINO CON ACCIONES TRANFORMADORAS, CON EL COMPROMISO DE TODOS.