Opinion

Responsabilidad que da la talla

.

César Jáuregui Robles

lunes, 05 abril 2021 | 05:00

Bien conocida es la máxima de Max Weber que otorga un grado de superioridad a la ética de la Responsabilidad, cuando debe anteponerse a la ética de la convicción personal. Y esa situación es la que acabamos de ver en la actuación objetiva, imparcial y con verdadero profesionalismo que obsequió el juez de Control encargado de dictar la Resolución de vinculación a proceso en algunos de los multipublicados expedientes X.

Sólo quienes desconocen la existencia de requisitos mínimos para iniciar una investigación formal en un procedimiento jurisdiccional pudieron resultar sorprendidos ante una determinación pulcra y apegada a derecho, que de ninguna manera violenta la presunción de inocencia de los imputados y menos aún les condena, pues la vinculación tiene el propósito preclaro de encontrar la verdad de los hechos, a la cual arribaremos seguramente ya en las postrimerías del presente año. 

No sólo a nivel local se presentan controversias que se vuelven apetecibles por involucrar a personajes públicos, sometidos al escrutinio popular y más aún a los sondeos de opinión por ser candidatos a cargos de elección. Lo vemos en la resolución del INE sobre el senador con licencia Félix Salgado Macedonio y otros, que hará ver el tamaño que guardan los integrantes del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación y sobre quienes ya pesan señalamientos de plegarse a intereses ajenos a los principios de independencia y excelencia que debe tener la Institución.

Distinto es el caso de nuestra Entidad, donde día con día se observa el esfuerzo de construir un blindaje de autonomía a la labor de los juzgadores, donde no haya más mandante en el dictado de sus sentencias, que la Constitución y las leyes. 

Es por ello, tan positivo, que quien aspira a gobernar a todos los chihuahuenses, habiendo alcanzado su aprobación en el ejercicio municipal de la Capital, transite por la ruta que da la visibilidad del procedimiento ante juzgadores, donde agotados los alegatos y la confrontación de pruebas se le exima de cualquier tipo de responsabilidad. Así, al abatimiento de sombras o sospechas de ilegalidad, habrá de sumarse el importante componente de Legitimidad que da un fallo absolutorio.

Juan Pablo II en una excepcional encíclica (Veritatis Splendor) señala que la Justicia no puede ser alcanzada si no va acompañada de la exhuberancia de la verdad. Esa verdad, será definitiva sólo en la conclusión del proceso justo, al que aspiramos todos.