Opinion

Sabandijas

La sabandija es un reptil o insecto pequeño; figuradamente, es una persona despreciable.

Sergio Alberto Campos Chacón

domingo, 17 marzo 2019 | 01:56

El miércoles 13, reunida con mujeres de Morena, su dirigente nacional Yeidckol Polevnsky dijo que en ese partido político se han infiltrado “de manera mezquina y perversa” tanto sabandijas como chapulines, para apoderarse del partido en épocas electorales.

Añadió: “… en épocas electorales, los demonios andan sueltos, todo mundo quiere meter mano, todo mundo quiere decidir, aunque no le toque”.

En política se llama “chapulines” a las personas que pasan de un partido político a otro para lograr candidaturas a elección popular, desdeñando ideologías, ética y principios, como también a quienes, sin importar el nivel jerárquico, van de un cargo administrativo a otro, traicionando lealtad, amistad; avasallan antigüedades laborales o merecimientos de otros.

A la líder morenista sólo faltó nombrar al senador con licencia por Morena, por el estado de Puebla, Alejandro Armenta, quien pretende ser candidato a la gubernatura de ese estado. También expresó: “Ahorita está poniendo en duda nuestras encuestas, pues que se decida. Las reglas son las de nuestros estatutos, esas son las reglas. ¿Quieren jugar? Es con esas. Y si no, que se vayan a otro partido.”

En la elección poblana para gobernador en 2018, ganó el PAN con Martha Érika Alonso, contra Miguel Barbosa de Morena. Ella, recordemos, falleció en accidente aéreo el 24 de diciembre de 2018 con su esposo ex gobernador y senador por Puebla Rafael Moreno Valle.

Por ello se van a celebrar nuevas elecciones en 2019.

Barbosa y Armenta contienden internamente en Morena por ser el candidato. Armenta, entrevistado por Pascal Beltrán del Río en Imagen radio, señaló que fue priista, y que hace dos años fue invitado por Andrés Manuel López Obrador para sumarse a su proyecto; aceptó y ahora es senador por Puebla, con licencia.

Armenta no quiso confrontar a la dirigente nacional de Morena, de quien dijo respetar su opinión, que, desde luego, no comparte, pero que tiene la simpatía y apoyo de la base militante de ese partido en Puebla, y confía obtendrá la nominación por sobre Barbosa.

Añadió que hace uso de sus derechos civiles como ciudadano, y no confía tanto en la metodología de la encuesta que aplica Morena para seleccionar candidatos, pero reitera su confianza en los morenistas en su estado.

 Ese es el origen de esa confronta, generada por la legítima disputa interna entre Alejandro Armenta y Miguel Barbosa, éste último, todo hace suponer, es el elegido por López Obrador como resultado de la encuesta a cargo de la dirigencia nacional.

Seguro que el calificativo de la señora Polevnsky fue desafortunado, crispó y alertó a no pocos militantes de Morena llegados de otros partidos o corrientes políticas, como a simpatizantes de la sociedad civil, que en los años recientes observó cómo López Obrador fue incorporando a Morena a priistas, panistas, petistas y perredistas tradicionales afectos a la “mafia del poder”.

La expresión de la señora Polevnsky dio pie a memes sin fin: que cuando se refirió a sabandijas y chapulines, debía estar frente a un espejo; otros, que escupió hacia arriba; que no vio el camión de basura conducido por López Obrador en su campaña recibiendo los desechos de otros partidos, y así…

Ocioso repetir, pero, necesario, que senadores, diputados federales y locales, venidos de las raíces de Morena o de otros partidos, ganaron por el liderazgo y compromisos de campaña de López Obrador, por la votación en línea: Morena.

Mayoría en el Congreso de la Unión, y elevada presencia en los Congresos estatales, es evidente la fuerza actuante de López Obrador, actualizada con las reformas constitucionales tan conocidas como bases estructurales para la Cuarta Transformación que, hemos anotado, el rostro aún no se dibuja bien a bien, pues pugnar contra la corrupción y la impunidad es un deber legal aplicable a todo servidor público.

A contra punto del apoyo popular, la sociedad civil y simpatizantes de López Obrador analizan los graves daños a niños y mujeres víctimas de violencia, retomando el asunto de las Estancias Infantiles y Refugios para mujeres violentadas.

Estas son lesiones masivas, ahí están, como igual, laceran los despidos masivos de empleados federales, recorte a los programas de cultura e investigación científica, descalificación a la prensa crítica, a organizaciones de la sociedad civil que, algunas simuladoras y de las irregularidades, muchas oxigenan los trabajos y cumplimiento de los órganos del Estado por sus señalamientos de buena fe.

Pendiente de fijar el sexenio en que el PRI abandonó los principios del nacionalismo revolucionario, en lo cuestionable que éste sea, 70 años de dominio y control, enseña el ejercicio e imposición de la disciplina de partido, para muchos, abyección, lo entiendo, pero mostró cómo se ejercía la dirección.

Los excluidos del poder o inconformes con su desvío ideológico, abandonaron el PRI y crearon grupos liberales o de izquierda que aglutinaron para parir el PRD, tan tribal, inmanejable, hasta resultar la negación de su origen, de sus propósitos, hoy en estado vegetativo.

El malestar social, bien diagnosticado por López Obrador, apoyó la creación de Morena, simpatizó con el proyecto depurador de su líder, sus promesas y elegirle presidente de la República.

Morena se articuló con personajes de ex militantes de otros partidos; ideologías disímiles, útiles para la captura de votos, casi surrealista, tan simple como focalizar la corrupción como enemiga del pueblo.

No hay oposición.  Y no la hay, porque no se han lastimado aún intereses del poder económico real, a pesar de las alertas de las calificadoras extranjeras sobre las perspectivas negativas de crecimiento económico.

Entretanto se afinan y equilibran los sectores empresariales con el nuevo gobierno, Morena conservará su presencia política, con proyecciones difíciles siquiera de alcanzar por los partidos de oposición y, por tanto, avanzará en la fortaleza del poder.

Por su origen y composición, la personalidad de Morena es multi polar; coexisten posiciones filosóficas y políticas contradictorias, irreductibles que, de no armonizarlas con buen y tolerante juicio, es probable se tensen, conflictúen y sobrevengan fracturas que la debiliten.

La táctica dominante y agresiva para regular una personalidad tan compleja, acentúa las diferencias, aleja lealtades y aparecen las verdaderas concepciones ideológicas que no se tuvo la capacidad de conciliar.

Pronto, uno de los temas de investigación social será la reciprocidad probada entre sociedad civil, sus vastas identidades y necesidades, con las identidades actuantes satisfactorias de Morena y el presidente.

La administración federal apenas inicia; estamos a nivel descriptivo de sus actos, no a nivel explicativo. Aunque muchos analistas ya exponen proyecciones económicas poco alentadoras.

scampch_@hotmail.com

Te Puede Interesar