Opinion

Salgamos a votar

.

Teporaca Romero del Hierro

domingo, 06 junio 2021 | 05:00

“El voto es preciado. Es la herramienta sin violencia más poderosa que tenemos en una sociedad democrática y debemos usarla”.

John Lewis

Hoy nuestro voto, libre y secreto, escribirá un nuevo capítulo en la historia del país, en juego 21 mil 368 cargos, se renueva la Cámara de Diputados (500 escaños); 15 gubernaturas en Baja California, Baja California Sur, Campeche, Chihuahua, Colima, Guerrero, Michoacán, Nayarit, Nuevo León, Querétaro, San Luis Potosí, Sinaloa, Sonora, Tlaxcala y Zacatecas; 30 congresos locales; y mil 900 ayuntamientos y juntas municipales. Por primera vez, se celebran elecciones concurrentes en las 32 entidades federativas. 

Las entidades donde se elegirán únicamente congresos locales y alcaldías son: CdMex, Chiapas, EdoMex, Guanajuato, Jalisco, Morelos, Oaxaca, Puebla, Tabasco, Veracruz y Yucatán; y donde se votará únicamente por ayuntamientos son Coahuila, Quintan Roo y Tamaulipas. En Aguascalientes, Durango e Hidalgo sólo se renovarán los congresos locales. En 30 de las 32 entidades federativas habrá elecciones concurrentes, es decir, se eligen cargos federales y locales, Baja California y Nayarit tendrán solo elección federal. Por primera vez, entra la figura de la reelección.

Un proceso electoral que ha enfrentado desafíos mayúsculos, Covid, pobreza, desempleo e inseguridad galopante, feminicidios, violencia política contra candidatos y candidatas contrarios al gobierno en turno, ataques sistemáticos contra medios de comunicación e instituciones autónomas como el INE, que como árbitro general de la contienda, busca elecciones justas, ciudadanas, sin intromisión oficial. Todo esto, bajo un clima de polarización, motivado desde las cúpulas. 

El contexto de violencia, empañó el desarrollado de las campañas, asesinatos, agresiones, levantones, amenazas, violencia de género, persecución política a candidatos y candidatas, líderes y activistas de partidos políticos.

En Chihuahua y otras entidades, liderazgos despojándose de siglas partidistas, gremios empresariales, políticos, sindicales, académicos, religiosos y sociales, convergieron en una gran alianza ciudadana para enfrentar al partido en el poder, bajo el esquema del voto útil. 

México, herido de muerte, sangra sin piedad, el proyectil certero del centralismo exacerbó la pobreza, la marginación, el desempleo, los salarios pírricos, la inflación en productos y servicios, hoy fuera del alcance de la gran mayoría, como nunca antes, se registran 70 millones de mexicanos que viven en la pobreza, el clientelismo electoral, auspiciado desde hace dos años, incrementó casi 10 millones de pobres más. El manejo irresponsable de la pandemia, desnudó la crisis sanitaria del país, además de la deserción escolar, la devaluación del peso, una guerra diplomática con nuestro vecino del norte, adicciones, narcotráfico, falta de valores, inseguridad y violencia desmedida, acompañado de la indolencia gubernamental, corrupción, abusos de autoridad, violación a los derechos humanos e impunidad. 

Durante el proceso electoral, por ejemplo desde la Coparmex se motivaron diversas acciones para promover el voto informado y que la participación ciudadana marcará el rumbo de las elecciones del 2021, a través del voto informado o inteligente. Impulsaron debates, foros ciudadanos, propuestas y la transparencia en los candidatos sumándonos a la plataforma #3de3; como acción ciudadana lograron inscribir a más de mil 600 observadores electorales que vigilarán la jornada de votación en distintos estados del país. 

Dicha confederación llamó a la ciudadanía a confiar en el Instituto Nacional Electoral (INE), quien como árbitro supremo de la elección, ha dado claros ejemplos del NO sometimiento al poder público. A pesar, del insistente señalamiento público y amenaza latente de su desaparición. Confían en que la jornada de votación y el conteo se desarrollará en orden y con estricto apego a la ley. 

Hoy, ante un contexto complicado, se desarrollan las elecciones más importantes en la historia moderna en México, salgamos a votar con la razón, informados de las propuestas de cada uno de las y los candidatos, con la libertad de elegir la opción que consideremos más adecuada, nos estamos jugando el futuro económico, político y social del país, el futuro de nuestros hijos e hijas, salgamos a votar sin amenazas, sin fobias, o decidimos ver hacia delante y votamos con la razón, o seguimos estancados en el rencor y salimos a votar con el hígado, esto lo hemos vivido, y desafortunadamente, hemos retrocedido, el voto de odio ha ganado elecciones con promesas sin sustento, sin resultados positivos para la ciudadanía a la hora de gobernar. 

Más allá de los dimes y diretes, de confrontaciones estériles y descalificaciones entre candidatos y candidatas, hoy tenemos la enorme responsabilidad cívica de cruzar las boletas de acuerdo al proyecto de país, caso particular, Chihuahua, hoy nos preocupa y nos ocupa la construcción de un mejor futuro para nuestras familias, defendiendo desde todas las trincheras nuestro patrimonio, lo que por años hemos construido y nos pertenece. 

Desterrar la inseguridad, la violencia, la corrupción, la impunidad, la administración de justicia a conveniencia, los feminicidios, la misoginia institucional, los crímenes de periodistas. Urge una agenda ambiental, respeto a los grupos vulnerables.

Estudios revelan que quien sale a votar, revisa la percepción que tiene de líderes y candidat@s, de buen@s o mal@s funcionari@s, observa su entorno, su calle, su trabajo, el transporte público, el medio ambiente, su patrimonio, los servicios públicos y su economía doméstica, se pregunta a sí mismo si se siente seguro, satisfecho, estable y si puede confiar en las autoridades, las leyes o las instituciones.

Hoy, 93 millones 528 mil 473 ciudadanas y ciudadanos integran la Lista Nominal de Electores en el país; 32 mil 303 integran la Lista Nominal de Electores Residentes en el Extranjero; 949 ciudadanas y ciudadanos integran la Lista Nominal de Electores en Prisión Preventiva. Este universo de votantes, tiene la oportunidad de salir a las urnas, de marcar la boleta, de favorecer, de castigar o dar su voto útil a quien consideren la mejor opción, insisto la balanza está en nuestras manos.

Seguramente será una votación copiosa, como sociedad madura debemos respetar el resultado, sin invocar a la anarquía debido a que los resultados fueron adversos, la democracia así es, se gana o se pierde, el país requiere de serenidad, compromiso, juicio y conocimiento para salir adelante. Como dijimos en líneas anteriores, son muchos los desafíos que enfrenta la nación como para seguir en el calvario del conformiso, avivando el rencor social, que a la larga solo beneficia a intereses personales o de grupos. Quien llama al conflicto, al desconocimiento de las instituciones, no ama a México. Salgamos a votar, como dijo John Lewis, activista estadounidense, defensor de los derechos civiles, miembro del Congreso Nacional de Representantes de Georgia: “El voto es preciado. Es la herramienta sin violencia más poderosa que tenemos en una sociedad democrática y debemos usarla”. 

Sumemos voces.