Opinion

Se confirma que les cayó “como anillo al dedo”

“No sobrevivirán los más fuertes o más inteligentes sino los que logren adaptarse más rápido al cambio”

Javier Realyvázquez

domingo, 28 junio 2020 | 05:00

Los que ahora están en el gobierno, los que saben y afirman que la pandemia “les cae como anillo al dedo”, porque el confinamiento forzado para evitar los contagios inmovilizó a las personas y por lo tanto a las empresas, no miran que con sus acciones acrecentarán los problemas económicos y de inseguridad en el país.

El actual Gobierno Federal ha dejado a la población desprotegida y ha entrado tarde a atender este grave problema de salud pública; se corre el riesgo de “morir” no sólo por el COVID sino a causa de la parálisis, o a consecuencia de la tremenda recesión económica que se avecina durante la pandemia y posterior a ésta, la cual parece que está cada vez más lejos de poder ser controlada.

Las estimaciones hablan de que se tendrá la mayor contracción en 88 años y de que este 2020 México será la cuarta nación con la mayor caída a nivel global después de España, Italia y Francia.

El pronóstico del Fondo Monetario Internacional (FMI) prevé que el producto interno bruto (PIB) de México se hunda 10.5 por ciento, un retroceso 3.9 puntos porcentuales mayor al pronosticado hace un par de meses por el mismo organismo.

Por esta razón tenemos como ciudadanos que encontrar la manera de “romper” la parálisis, tenemos que encontrar la forma de seguir activos y sobre todo trabajando para salir adelante en bien del país y de nuestras familias, porque a nivel nacional no se ven acciones concretas que den certidumbre a largo plazo. 

De no hacer un cambio en las políticas federales se perderá tiempo vital pues no se sabe cuánto tiempo tardaremos en “volver a la normalidad”, y menos aún cuando el doctor Hugo López Gatell habla de que tendremos que acostumbrarnos a estar así dos o tres años.

Según El Financiero citando a analistas de Banxico, se desconoce la magnitud y la duración de las afectaciones ocasionadas por la pandemia, pero anticipan que estas se profundicen en el segundo trimestre generando fuertes contracciones en el empleo.

De hecho la situación actual ha llevado a diversos bancos a reducir las tasas de interés y a implementar otras medidas extraordinarias para promover el buen funcionamiento de sus sistemas financieros".

Bank of América (BofA) previó una caída “masiva” de empleo formal en México de un millón doscientas mil plazas, la mayor cantidad que en cualquier otra recesión del país tan solo durante la etapa más crítica de la pandemia, que hay que decirlo: ya no sabemos, ni el gobierno sabe, cuál es la etapa más crítica.

Mucha de la preocupación es por el futuro con bajo crecimiento económico en los siguientes años que estriba en que el gobierno no cuenta con los recursos suficientes y que de seguir gastando como lo viene haciendo el presidente, habrá más desatenciones sociales fundamentales como el abasto de medicinas y tratamientos médicos.

De estos problemas no se habla en “las mañaneras” cuando otros presidentes si lo están tratando. De lo que se habla es de elecciones, del 21, de la reunión con Donald Trump, del crimen organizado, de los más de 208 mil casos de COVID pero no de los más de 26 mil muertos.

Parece que se confirma conforme pasa el tiempo, lo que dijo el presidente de que la pandemia les cayó “como anillo al dedo” porque no se ve por ningún lado propuesta o medida alguna que esté implementando para reducir los impactos negativos por el COVID.

Ojalá que en el caso local donde ya se está pensando en elecciones, los candidateables hablen de propuestas y  de cómo le van a hacer para ayudar a la gente a salir adelante.

Por ejemplo, Maru Campos quien aparecía sola en sus redes, ya publica fotos con personas y atendiendo causas sociales. Omar Bazán, coordinador de la fracción del PRI aparece proponiendo reformas; Rafael Espino ya sale a cuadro y hasta con corridos; Cruz Pérez Cuéllar, actual senador muy activo con publicaciones igual atendiendo causas sociales.

Ojalá  que en el corto y mediano plazo empiecen a hablar de sus propuestas para salir adelante de la grave situación por la que atraviesan México y Chihuahua, porque en el orden federal, con Andrés Manuel López Obrador, no se ve nada claro.