Opinion

Se declara abierto el proceso electoral 2021

.

Martín Chaparro Payán

viernes, 11 septiembre 2020 | 05:00

El pasado 7 de septiembre el Instituto Nacional Electoral (INE) declaró abierto el proceso electoral del año próximo, en el que se estima que se elegirán más de 21 mil cargos de elección popular en todo el país y en el cual podrán participar más de 95 millones de mexicanas y mexicanos (El Universal, 2020).

Ahora bien, desde hace unos meses el ambiente social en nuestro estado ha sido tenso y debemos prepararnos porque a partir de este momento, todo movimiento que los actores políticos realicen tendrá una doble intención. 

Por un lado, hay quienes aprovechando el momento, llevan agua a su molino montándose en demandas populares, y por el otro, están los que movidos por una ambición vulgar  hacen gala de su frivolidad ante un pueblo harto de las simulaciones.

En ese panorama es que hace unos días ocurrió en la capital de nuestro estado una junta más, de las muchas que le gusta organizar al gobernador Javier Corral. La mayoría de esas reuniones son vanas, y sirven más bien para alimentar su ego. Las y los chihuahuenses las pagamos de nuestro bolsillo, mientras vemos cero resultados positivos para la entidad.

Esta vez convocó a 10 ejecutivos estatales miembros de la Comisión Nacional de Gobernadores (CONAGO) para que manifestaran su deseo de romper con esa asociación. Le pagamos los viáticos a los gobernadores de Durango, Jalisco, Michoacán, Tamaulipas, Colima, Coahuila, Nuevo León,  Guanajuato, y por supuesto el montaje del espectáculo al anfitrión de Chihuahua, Javier Corral.

Fundada en 2001 por los gobernadores del PRI y del PRD (El Financiero, 2020), la CONAGO intentó ser una réplica de la National Governors Association (NGA) que fue creada en 1908. Sin embargo, a diferencia de esta última, el objetivo nunca fue organizar políticamente a los gobiernos estatales, sino más bien funcionar como una herramienta de negociación de fondos para las entidades.

En un principio se manejó que dicha organización sería un contrapeso de Vicente Fox (Milenio, 2020), por eso es que los mandatarios del PAN tardaron casi un año en integrarse. Hoy, esos mismos mandatarios se retiran a sabiendas que las reglas del bipartidismo se han agotado. Ya no pueden chantajearse y comprarse voluntades como antaño hacían. ¿Qué caso tiene continuar?

Gastar los recursos de las y los chihuahuenses que con sacrificio realizan el pago de impuestos cada año, en reuniones vanas para que el autócrata satisfaga sus ocurrencias políticas, es una clara muestra de la podredumbre en la que los blanquiazules han hundido a la entidad.

Ante este desolador panorama, con un gobernador del estado convertido en un “showman” que sólo sirve para dar discursos, es imperativo que el pueblo de Chihuahua se organice para buscar el bienestar de nuestras familias y la satisfacción de nuestras necesidades.

P.D. Todavía quedan algunos políticos ávidos en las simulaciones y en las corruptelas del viejo régimen, no prosperarán. En 2021 habremos de recordarles que el pueblo pone y el pueblo quita.

Analista político