Opinion
Sin anestesia

Se extraña a los delegados federales…

.

Elisama Núñez García

viernes, 01 octubre 2021 | 05:00

En diciembre de 2018 al iniciar la era de Andrés Manuel López Obrador, se realizaron cambios en la estructura del gobierno federal, hoy nos corresponde hablar de uno de esos cambios, me refiero a que ya no se cuenta en las entidades federativas con la presencia de delegados federales de cada una de las secretarias que conforman el Gobierno Federal.

Hay un conocido refrán: “Nadie sabe lo que tiene, hasta que lo ve perdido”, y es así como a casi 3 años de que no contemos con la presencia de delegados federales, nos damos cuenta de la importancia de dichas figuras, si bien los nombramientos de estos funcionarios eran espacios para los allegados al gobernador en turno, o bien al tener un gobierno de oposición eran operadores políticos, a fin de cuentas, representaban a cada una de las áreas al Gobierno Federal.

En Chihuahua, era una constante la visita de secretarios federales para la inauguración de obras, entrega de apoyos, etc., y desde luego estas actividades se convertían en la presencia del Presidente de la Republica en Chihuahua, desde el inicio de la administración de López Obrador es por demás notorio la falta de interés de reforzar la presencia de la figura presidencial, al menos en nuestro estado es una constante.

Y es que la estrategia de desaparecer la figura de los delegados fue con la intención de disminuir el costo de la burocracia, sin embargo, es un cambio de título de delegados federales pasaron a encargados de oficina, ¿me pregunto si el cambio también fue en el salario? Y de las funciones definitivamente desaparecieron pues hemos visto macro conflictos como el del agua en el que nunca vimos a un delegado y/o encargado de oficina de la Conagua, para atender dicha situación, o bien el reciente problema de los migrantes en el que hasta el día de hoy no vimos una respuesta por parte de Instituto Nacional de Migración o de la Delegación de la Secretaria de Relaciones Exteriores, por mencionar ejemplos recientes.

El que ahora todo se concentre en un Supera Delegado, (el cual no cuenta con empatía de la sociedad chihuahuense), nos deja en un claro estado de falta de comunicación y acceso a los diversos programas sociales, por citar un caso es la situación que vivieron los agricultores  del municipio de San Francisco de Borja, a quienes se les hizo el compromiso de entregar un apoyo de cinco mil pesos recibido en especie, siendo semilla de avena, de manera incongruente y por demás abusiva los servidores de la nación informaron a los agricultores que para recibir dicho apoyo tuvieron que realizar el pago de $1,200.00 en efectivo sin entregarle un recibo a cambio, y la avena entregada al momento de su siembra no dio el rendimiento esperado, hasta el día de hoy los agricultores no tuvieron una instancia a dónde acudir para reclamar y denunciar, pues la SADER no cuenta con presencia de un delegado o encargado de oficina.

Como este ejemplo podemos seguir comentando, como los “siervos de la nación” que tramitan la entrega de la beca Jóvenes Construyendo el futuro, y que al momento de otorgarse se les retiene la mitad… ¿y qué me dicen del encargado de la oficina de la Secretaría de Gobernación Omar Holguín? que es más conocido por su actuación en la video canción de amor paraíso terrenal de la cantante Ximena López.

Desconozco si en otros estados de la Republica se viva la misma situación, pero en Chihuahua podemos afirmar que sufrimos por la nula presencia de las delegaciones federales, y hemos sido doblemente castigados con un súper Delegado, que a pesar de no ganar como gobernador se le confirió de nuevo el cargo, cuando solo ha aportado división incluso hacia el interior del partido político en el que milita.

Con esa clase de funcionarios que no realizan su trabajo, como es posible que quieran ver fortalecida la imagen del Presidente Andrés Manuel en Chihuahua, la intención de desaparecer dicha figura fue buena, pero ahora se resume en el centralismo que caracteriza a la Cuarta Transformación, un gobierno que no escucha y se resiste a entender que cada estado debe tener un trato acorde a su naturaleza.

Sin delegados federales se vive una orfandad en los 67 municipios que conforman el estado de Chihuahua, pues también eran una puerta para acceder a todos los programas sin necesidad de desplazarse hasta la Ciudad de México y reitero al concentrar todo en una sola persona que solo atiende a los municipios de su “contentillo” y que antepone la “víscera” antes que el compromiso de servir a Chihuahua.

Nos queda la esperanza con las y los diputados federales, así como quienes nos representan en el Senado de la República, esperemos que realmente se preocupen por las necesidades de las y los chihuahuenses, y sean verdaderos intermediarios ante el Gobierno Federal.

Mientras eso sucede los chihuahuenses seguiremos trabajando, sufriendo los embates de una administración federal indolente, que pretende a convencer a la ciudadanía de una transformación, que no es más que lo que hemos vivido con los gobiernos anteriores, deseando que se cumpla con  la Ley Orgánica de la Administración Pública, misma que señala que los coordinadores estatales estarán encargados de la coordinación e implementación de planes, programas y acciones para el desarrollo integral, así como de atención ciudadana, supervisión de servicios y los programas a cargo de las secretarías.

Recuerde:

"El socialismo fracasa cuando se les acaba el dinero... de los demás". 

Mtra. Administración Pública.