Opinion

Se juega el PRI su prestigio

.

Javier Realyvázquez

domingo, 19 junio 2022 | 05:00

Estamos a un año para que se efectúen las elecciones en Coahuila y el Estado de México donde se elegirá gobernador, en ambos estados gobierna el PRI y ya muchos vaticinan la desaparición de este partido político. La realidad es otra.

Entre algunos factores no faltan los optimistas que aseguran que el sustituto será Morena, un movimiento que ha venido creciendo y que a la fecha tiene dominio en 22 entidades del país; también se comenta que otra de las causales de esta debacle tricolor es por los señalamientos que ha sido sujeto el dirigente nacional Alejandro Moreno, quien por cierto y pese a las presiones de militantes distinguidos de su partido, sostuvo que no dejará la presidencia del Comité Ejecutivo Nacional.

En estas entidades algunas encuestas aseguran lo contrario, dan muestra que el PRI conservará las gubernaturas. En el caso de Coahuila, donde ya hay nombres de posibles candidatos a gobernador por Morena, ninguno de los posibles alcanzaría al candidato que pusiera el PRI.

Con respecto a las preferencias para candidato a gobernador por Morena, Luis Fernando Salazar acumula un 25.9% de simpatías; Armando Guadiana 27.8%; Ricardo Sóstenes con 18.1% y Javier Guerrero con un 14.8%.

Por el PAN, Guillermo Anaya tiene un 33.6% de preferencias; Marcelo Torres con 17.2% y Jorge Zermeño con un 12.6% en simpatías y que lo quieren como candidato a gobernador.

Por el PRI, el presidente municipal de Saltillo, Manolo Jiménez Salinas, lleva sumados el 46.8% de las preferencias electorales contra un 13.7% de su más cercano competidor, que es José María Frausto; Román Alberto Cepeda, tiene un 9.8% de simpatías.

El PRI como marca conserva la punta en las encuestas con un 36.4%, en tanto Morena se acerca con un 30.8% y el PAN 22.5%, es decir, si hoy fueran las elecciones el PRI ganaría. Aún y cuando fueran en alianza Morena, PT y el verde, ni así ganaría este bloque opositor (41.5% de seguidores). La alianza del PRI con el PAN y PRD suman un 44.3%.

En el Estado de México las diversas casas encuestadoras dan empate técnico, con ligera ventaja para Morena.

Por Morena encabezan los sondeos Delfina Gómez Álvarez con un 34.5%; le sigue el PAN con Enrique Vargas del Villar a la cabeza con un 66.9% mientras que por el PRI Alejandra del Moral tiene 33.4% de simpatías.

Si las elecciones fueran hoy, Morena ganaría el proceso con un 28.2%, contra un 26.1% del PRI. Resulta interesante cuando esta medición se hace por alianzas: Morena, PT y el Verde alcanzan hasta este momento un 39.7% de preferencias mientras que la alianza del PRI-PAN-PRD, obtendrían un 42.4%.

En Coahuila y en el Estado de México, el PRI no perdería la jornada electoral independientemente de lo que señalen los analistas y las encuestadoras, que en números generales más o menos coinciden, ya que se harán valer los factores de poder que controlan en ese partido.

En Coahuila los Moreira no permitirán ni se darán el lujo de perder porque en ello están en juego sus varios años de trabajo político-electoral, pero también porque necesitan las posiciones posibles para jugar en las elecciones del año 2024, sumado a que representan un bastión fuerte para mantener vivo al PRI.

El caso del Estado de México sucede algo similar: el grupo Atlacomulco no soltará un bastión tan importante como lo es su fuerza de poder cuya representación política, electoral y económica es de suma importancia para sus integrantes.

La declaración de César Camacho Quiroz, en entrevista para el Excélsior, da cuentas generales de ello. “El PRI y sus aliados van a ganar el Edomex y Coahuila; están en condiciones no sólo numéricas, sino porque tiene trabajo de base”.

“El partido no será obsequioso, no será entreguista”. Además rechazó que Alejandro Moreno sea el único priista que garantice que en el partido no se entregará a Morena. https://www.excelsior.com.mx/nacional/el-pri-no-entregara-el-edomex-entrevista-con-cesar-camacho-quiroz/1521144

Alejandro Moreno Cárdenas, no soltará la dirigencia, menos si tiene también el control de la fracción del PRI en la Cámara de Diputados. Lo más probable es que buscará ser senador y controlar desde ahí a su grupo parlamentario.

Estamos exactamente a un año de las elecciones y a dos de elegir presidente de la República, así como para renovar las cámaras legislativas. Del PRI-PAN-PRD dependerá otra vez que en el país conserve el contra peso, por eso resulta interesante lo que va a pasar en los estados de Coahuila y México; los resultados marcarán lo que sigue para el país en los próximos seis, doce y hasta 18 años.