Opinion

¿Se recuperará Maru Campos del tropiezo?

.

José Díaz López
sábado, 30 noviembre 2019 | 05:00

El primer plebiscito de la historia de Chihuahua fue todo un éxito. La Democracia Participativa de la sociedad llegó para quedarse. Y aún falta por estrenarse el Referéndum y la Revocación de Mandato, que sin duda alguna son de las más importantes instituciones de esa nueva democracia de participación social. Ojalá muy pronto podamos estrenar esos procedimientos para sacar del poder a gobernantes ineptos y corruptos. 

Una gran actitud democrática es el hecho de que Maru Campos haya admitido la derrota. El aceptar inmediatamente el resultado adverso del domingo, revela una excelente voluntad por la democracia moderna.  Además, reconocer la derrota, por ningún motivo impide que se mejore y modernice el trabajo para tener iluminada a la ciudad. Es momento de aplicar los planes “B” para modernizar y cambiar las lámparas fundidas o defectuosas, por las leds. Y todo se puede hacer con el dinero del DAP.  ¡Sin duda, Chihuahua será mejor iluminada con la imaginación y la experiencia atesorada en este histórico ejercicio democrático! 

El plebiscito también dejó muchas enseñanzas, unas desagradables y otras no para los protagonistas de la lucha por la gubernatura. 

Maru campos perdió legitimación y fuerza; y otros la absorbieron. Perjudicó a Maru, pero fortaleció a otros. 

Sin duda quién más perdió, fue Maru Campos. Fue un pésimo cálculo estratégico embonar su proyecto personal al proyecto de iluminación. En política, asumirse como una “edil valiente”, también puede ser sinónimo de imprudencia. La fortuna se conjuga con la virtud. Peor si lo asumió el proyecto, por “consejo” de otros. Sin duda quienes la fueron empujando a fortalecer su candidatura en la iluminación, fue la decisión más peligrosa para su futuro político. Puso en la orilla del abismo su candidatura. Se veía a simple vista que descansar su candidatura a la iluminación, era una trampa ratonera. Y así fue.  

Nunca hemos entendido por qué el olfato político de Maru Campos, no percibió los peligros que la mayoría de analistas y ciudadanos, advertíamos a leguas. 

El erróneo cálculo de la estrategia de Maru Campos, estaba basado en una premisa falsa: pensar que los electores de su elección y su reelección, iban a salir a votar como una muralla china a favor del proyecto de iluminación. ¡Error de errores!

El pésimo resultado indica que aquella votación que logró en su reelección, puede estarse desmoronando… o ya se desvaneció. Ahora ese “piso” de predisposición electoral rumbo a la gubernatura se volvió muy impredecible. La confianza en Maru desapareció. Ahora la acompaña el fantasma de la derrota y la desconfianza a sus políticas públicas. Y obviamente su proyecto por la candidatura a la gubernatura, está picado de incertidumbre. 

Deja la enseñanza de que la población no pondera ni percibe positivamente los resultados de su administración. Está claro que la población no percibe con buenos ojos al gobierno municipal y a la edil. Algo o mucho está fallando. Se reveló que los sondeos donde Maru es “una de las mejores presidentas del país”, están cuchareadas. Hacer el cálculo de sostener contra viento y marea el proyecto de iluminación, basándose en esos sondeos cuchareados, fue un grave error. No se deben creer las mentiras de esas encuestadoras. El plebiscito desnudó a esas encuestadoras y a la imagen de la presidenta municipal. 

Otra consecuencia es que permitió que “otros” que buscan la candidatura a la grande, pisaron con fuerza en ese espacio. 

Ahora tenemos como seguro candidato a la gubernatura al presidente de Parral, Lozoya, y con muy buenas   posibilidades de competirle, y con viabilidad y fuerte, al PAN y a Morena en la elección. Su discurso pragmático oxigenó la verborrea cansada, rancia del resto de los protagonistas por la gubernatura. Se notó que su ingenio para posicionarse fácil y con gran capacidad para debatir, son complementarios de su estilo personal de solucionar las políticas públicas. Es refrescante. Además el equipo de comunicación del caballo Lozoya, ya se sintió muy potente. 

También creció Madero. Pero parece que a él le interesa mejor ser líder de la fracción del PAN en el Senado, que ser candidato a la gubernatura. Eso es ser realista. Ya que MORENA aventaja en todo al PAN y al PRI en esa competencia. Pero sin haber participado en el debate del “Chihuahua Iluminado”, él fue uno de los beneficiarios de la derrota, relativa, de Maru Campos. No sabemos si dentro del PAN se modificaron las preferencias. El gobernador Corral de facto jugó, en contra de Maru Campos. Lo cual es relevante para empezar a negociar, como lo hizo Chong en su momento, la gubernatura.  

Pérez Cuéllar es otro que se fortaleció. Es el más fuerte en MORENA. Y va delante de todos. Con eso se dice todo.

¿Y el PRI donde está?... 

¿Se recuperará Maru Campos del tropiezo?