Opinion

Semana para la reflexión y análisis

.

Javier Realyvázquez

domingo, 26 diciembre 2021 | 05:00

Los hechos del 2021 que termina deben motivar a la reflexión, a pensar basados en la realidad para no cometer los mismos errores en este año nuevo que está por comenzar.

Y cómo no hacerlo si la pandemia lleva ya dos años y ha cobrado millones de vidas en el mundo.

En México, el terrible manejo que comenzó con un no hay de qué preocuparse, hay que abrazarse, hay que salir y convivir y en un contexto en el que la falta de medicinas fue la constante, nos hace preguntarnos si en verdad las autoridades no sabían las consecuencias o en contraparte si lo sabían ¿por qué no tomaron medidas?

Esta navidad, seguramente muchos nos quedamos en casa, otros convivimos con cierto miedo y otros muchos más la pasamos con un familiar, amigo o compañero de trabajo enfermo o internado en un hospital.

¿Cómo no pensar en la inseguridad?, que es el otro tema sobre el que hay que reflexionar, cifras alarmantes como no se había visto, con homicidios, robos y ahora hasta secuestro y extorsión, delitos que al menos en Chihuahua ya se habían controlado, pero que ahora con el abrazos no balazos, resurgieron.

La economía igual, siempre a menos, menor poder adquisitivo, los precios de los productos básicos por las nubes y sin apoyos reales para la pequeña y mediana empresa que son los generadores de empleo.

El 2021, dice Maldonado fue un reflejo del 2020, a lo que agregaría que el 2022 será el reflejo del 2020 y del 2021, este último el peor que hemos vivido en al menos ocho décadas.

La pandemia cambió al mundo para siempre, tenemos más inflación, más desigualdad, más inseguridad, más pobreza y más problemas políticos con un populismo que junto con el Covid amenaza al mundo pero sobre todo a América.

¿Cómo explicar las caravanas de migrantes que aumentan cada día y buscan a toda costa llegar a Estados Unidos o a lo más al norte que se pueda para huir de sus países donde no hay trabajo, hay inseguridad, narcotráfico y por cierto gobiernos de izquierda?

La realidad no coincide con el mensaje de reconciliación con motivo de la navidad y fin de año que envió el presidente, porque el hecho es que el país está más dividido y polarizado que nunca, con una mayor concentración del poder y con propuestas de ayuda social, todas con tintes políticos.

El análisis y las fuentes nos dicen que habrá más inflación y afectará más a los pobres, no habrá remesas que alcancen para ayudar a las familias mexicanas.

En lo político, aumentará la división de Morena con los empresarios, con el INE a cuyos consejeros ya quieren enjuiciar, se detendrá y disminuirá la inversión privada por miedo a la forma de gobernar y por los índices de inseguridad.

Seguirán con las reformas que buscan dar más poder al gobierno federal y con acciones para frenar todas las que vengan de la oposición, la contrarreforma eléctrica es un ejemplo claro de ello, la reforma electoral, las elecciones en seis estados polarizarán más las cosas y darán más poder a Morena según las encuestadoras. 

Habrá más cambios en el gabinete federal, estatal y pondrán en puestos claves a los más comprometidos con las causas que favorezcan por un lado a la cuarta transformación y por otro a los líderes políticos y no a la sociedad.

Son muchos los hechos que hay que analizar de este año que termina y mucho sobre qué pensar sobre el que está por comenzar.

Esta última semana del año debe servir para eso, pero sobre todo para hacer nuevos proyectos basados en la realidad. 

Por mi parte y mientras festejamos la llegada del año nuevo, les deseo lo mejor para este 2022, porque aun y cuando la reflexión y el análisis nos dice que será un año igual o más complicado, siempre existe la posibilidad de que las cosas sean mejores.