Opinion

Si eliminaron las bolsas, por qué no a diputados desechables

.

Nicolás Juárez Caraveo
domingo, 08 septiembre 2019 | 05:00

Sin duda uno de los decretos que menos pensaron nuestros diputados y que mayor efecto y rechazo social ha generado, es el dictamen donde se prohíbe el uso de bolsas de plástico, que de ser una idea de alto impacto se ha convertido en el comentario generalizado de una sociedad que repudia a los legisladores.

Se llega al extremo de pensar ¿qué es más dañino, el plástico o las ocurrencias de los diputados?, ya que en su intento de ganar reflectores no piensan en el daño social que generan, a pesar de las grandes carencias sociales.

Y el problema de fondo no se resuelve, no existen políticas públicas que ayuden a mejorar el entorno ecológico, es más ¿cuándo ha visto autoridad preocupada por el medio ambiente?

Desde luego que no se puede negar del gran impacto ecológico que generamos con las miles de toneladas de basura, una gran cantidad de ella provocada por empaques y productos desechables que inundan los rellenos sanitarios, pero también los ríos, lagunas, arroyos, colinas, campos, etc, todo por donde pasa el hombre.

Sobre el decreto que entró en vigor hace una semana, de la Adición de la Fracción IX al Artículo 21 de la Ley para la Prevención y Gestión Integral de Residuos del Estado de Chihuahua, en realidad no existe ningún problema, se habla de que se debe utilizar únicamente materiales biodegradables en las bolsas plásticas que se distribuyan al consumidor final para transportación, carga o traslado de mercancías en establecimientos comerciales.

Y aquí empieza el primer problema, nadie se ha encargado de aclarar esta disposición, ni las autoridades ya sea federal, estatal o municipal, mucho menos nuestros diputados, que si les preguntamos cuáles son los materiales biodegradables es probable que desatinen en su respuesta.

¿Sabía usted que la mayoría de las grandes cadenas comerciales desde hace tiempo utilizan este tipo de materiales en sus bolsas?, un material que con la exposición al sol o al agua y desde luego con la acción de microorganismos son destruidos, en otras palabras, no tendría por qué dejar de entregarlas a sus clientes.

En los últimos días ha sido la locura para quienes acuden a las diferentes tiendas por sus productos, algunos, los afortunados pues descargan su mercancía directamente al carro, otros con mayor suerte a lo mejor encuentran una caja de cartón para cargar su “mandado”, pero una gran mayoría, la de a pie ha tenido que pagar un alto costo por esta ocurrencia.

Los comerciantes vieron en este decreto su mina de oro, para qué seguir gastando en bolsas de plástico cada vez más caras por las disposiciones ecológicas si se puede vender unas “ecológicas” que de ecológicas no tienen nada ya que se siguen utilizando plásticos y resinas que duran años en descomponerse.

En más de esta famosa prohibición, los legisladores consideraron que era necesario combatir el uso desmedido de bolsas plásticas en Chihuahua, donde según ellos cada persona consume 200 bolsas al año… en serio, dejarse ir por modas aleja a los políticos de las verdaderas necesidades sociales.

Y no fue una ocurrencia de nuestros diputados de Chihuahua, no, ya son varios estados los que se subieron a la ola ecológica, si en verdad quisieran hacer algo prudente con el medio ambiente hay mucho por hacer, de entrada reformar y apoyar las políticas públicas existentes al respecto.

El ejemplo más sencillo es en la recolección y destino de los residuos, de la basura en pocas palabras, esa que se genera por toneladas cada día.

Ni las grandes ciudades como la capital, Juárez, Cuauhtémoc, Delicias o Parral tienen adecuados procesos para la recolección, traslado, reciclaje o reúso, y disposición final de los residuos, si bien nos va, a través de cuadrillas con camiones altamente contaminantes vacían todo en rellenos sanitarios que de sanidad es poco lo que aportan y a ver cómo le hacen las autoridades en cinco o diez años.


¿Nuestros diputados se han preocupado por ejemplo de las condiciones insalubres en las que trabajan miles de personas que se dedican a la recolección y traslado de basura?.. claro que no.

Porque ellos también empezarán a sufrir la falta de bolsas de basura, en los hogares ya no tendrán esa manera de disponer de sus residuos y seguramente tendrán que optar por pesados tambos de basura que complicarán su labor.

Dentro del mismo decreto que aprobaron los legisladores, también se asienta que se deben establecer programas para la separación de residuos sólidos urbanos, los cuales obligarán a los productores, distribuidores y ciudadanía a la separación secundaria de los mismos.

En serio, no cabe duda que no tienen ni idea de la cultura ecológica que tienen los chihuahuenses, la gran mayoría, desde los niños de preescolar y primaria, hasta los adultos mayores principalmente aquellos que provienen de zonas rurales tienen una mayor conciencia ecológica de lo que imaginan.

Los temas de separación de basura y reciclaje no son ajenos, pero de qué sirve que en la casa separen la basura en desechos orgánicos, inorgánicos y desechables como plásticos y metal, si llega el camión de la basura y mezcla de nuevo todos los residuos, que de la misma manera llegan todos a un “hoyo” donde por años seguirán mezclándose.

Los diputados debieran exigir a todas las autoridades que cumplan con su deber; que dispongan de manera adecuada de todos los residuos, que vigilen que hacen con la basura, que cuenten con recursos y programas suficientes para mitigar la grave contaminación en que vivimos tanto del agua, el suelo y el aire.

En fin, que los diputados dejen de lado esas iniciativas “desechables”, que lo único que están generando es mayor contaminación, que la polución que generan nuestros políticos es mucho más dañina que una bolsa de plástico.