Opinion

Si tuvieran un poquito de vergüenza

“Mi total solidaridad para el respetable señor Don Elías Humberto Pérez Mendoza y familia, por el ascenso a la eternidad de su dilecto hijo: Elías Humberto Pérez Holguín”

Isaías Orozco Gómez
lunes, 02 diciembre 2019 | 05:00

¡Cómo que ahora muy dignos! ¡Cómo que quieren estar al tú por tú con el Presidente Constitucional de EUM, Andrés Manuel López Obrador! Cuando desde 1988 hasta el 2018: Carlos Salinas de Gortari (PRI), Ernesto Zedillo Ponce de León (PRI), Vicente Fox Quezada (PAN), Felipe de Jesús Calderón Hinojosa (PAN) y Enrique Peña Nieto (PRI), llevaron al país, al pueblo de México, a los niveles de pobreza y de miseria más desastrosos bajo sus respectivos sexenios, lo cual se demuestra por los siguientes hechos:

El 6 de julio de 1988 llega a la presidencia Carlos Salinas de Gortari mediante fraude electoral solapado por el PAN.

En mayo de 1989, los diputados del PRI y del PAN aprobaron el Plan Nacional de Desarrollo de Carlos Salinas, que estableció la venta de 250 empresas públicas al sector privado, como Telmex, Mexicana de Aviación, Televisión Azteca, Siderúrgica Lázaro Cárdenas y Altos Hornos de México.

El 27 de junio de 1990 legisladores del PRIAN modificaron el Artículo 28 Constitucional para privatizar el servicio público de banca y crédito. Eliminando el párrafo que reservaba al Estado la prestación del servicio público de banca y crédito. Entregando Carlos Salinas a sus amigos y socios 18 bancos propiedad de la Nación, mismos que hoy son de los hombres más ricos del mundo.

El 6 de enero de 1992 aprobaron reformas al Artículo 27 Constitucional para permitir la venta de tierras ejidales y comunales y el abandono a los campesinos. Así mismo, modificaron la Ley Minera para concesionar la minería a particulares nacionales y extranjeros hasta por 50 años; además derogaron el impuesto a la extracción de minerales y privatizaron minas estatales. Entregado Carlos Salinas 6 millones 600 mil hectáreas de reservas nacionales a Peñoles, Grupo México y Carso. Hoy las mineras poseen 25 millones 386 mil 611 hectáreas, 13 por ciento del territorio nacional.

El 22 de diciembre de 1992, PRI y PAN reformaron la ley respectiva para permitir a empresas privadas nacionales y extranjeras generar electricidad. Hoy venden a la CFE casi 50 por ciento de la luz que consumen todos los mexicanos. Las plantas de la CFE están paradas o subutilizadas y estas empresas recibían 80 mil millones de pesos del presupuesto federal. 

El 5 de marzo de 1993 el PRI y el PAN aprobaron la reforma al Artículo 3º Constitucional para limitar la gratuidad de la educación pública sólo a nivel de primaria y secundaria, y se dejó al mercado, como si fuese una mercancía, la educación media superior y superior. La matrícula en escuelas privadas creció de 16 al 37 por ciento. De tal manera, la educación en el país se está privatizando y sólo podrá estudiar quien tenga los suficientes recursos económicos.

Los del PRIAN aprueban el 22 de noviembre de 1993 el TLCAN, que trajo como consecuencia que miles de campesinos emigren a los USA y muchos de los que permanecen en territorio nacional están desempleados y el 50 por ciento del campo está abandonado y desmantelado.

El 17 de marzo de 1995 el PRI aprobó el aumento al IVA del 10 al 15 por ciento. Mientras que el PAN simulaba estar en contra. 

El 12 de mayo de 1995 los del PRIAN reformaron la respectiva ley para vender Ferrocarriles Nacionales de México a empresas nacionales y extranjeras. Descaradamente al término de su sexenio, Zedillo fue contratado como asesor del Consejo de Administración de Union Pacific Corp., a la que entregó parte de la infraestructura ferroviaria de la Nación.

El 23 de mayo de 1996, modificaron el sistema de ahorro para el retiro y entregaron las pensiones de millones de trabajadores a financieras privadas que administran turbiamente, con comisiones muy altas y nula rentabilidad (ganancia) para los trabajadores. En ese tenor, el 12 de diciembre de  1998 PRI y PAN aprobaron el Fobaproa y convirtieron las deudas de empresarios y banqueros en deuda pública, que hoy asciende a un billón 300 mil millones de pesos. En quince años hemos pagado más de 600 mil millones de pesos tan sólo en intereses.

El 8 de diciembre de 2005 modificaron la Ley del Impuesto Sobre la Renta para permitir a las grandes corporaciones el diferir el pago de impuestos hasta 100 por ciento.

Nuevamente el 6 de julio de 2006 se comete otro fraude electoral, ahora en contra de AMLO, en este caso el PRI fue quien solapó ese fraude electoral.

El 22 de marzo de 2007, reformaron la Ley del Issste y entregaron las pensiones de los trabajadores del Estado a los banqueros. Los trabajadores pagarán más por sus pensiones y al final recibirán menos.

El 24 de octubre de 2008 los del PRIAN aprobaron la Ley de Petróleos Mexicanos que permite otorgar contratos inconstitucionales a empresas nacionales y extranjeras, para explotar petróleo y entregarles áreas del territorio patrio en exclusiva hasta por 25 años.

Tras un acuerdo entre Calderón y Peña Nieto, el 20 de octubre de 2009, el PRIAN aprobó la Ley de Ingresos donde se aumenta el IVA de 15 al 16 por ciento; y se incrementó el impuesto sobre la renta de 28 a 30 por ciento; y se autorizaron aumentos mensuales a las gasolinas, el diésel, el gas y la luz.

El 2 de julio de 2012, nuevamente se comete otro fraude electoral y por segunda vez contra AMLO. Mínimamente, compraron 5 millones de votos.

El “Pacto por México” fue firmado el 2 de diciembre de 2012 por: Enrique Peña Nieto (PRI), Gustavo Madero Muñoz (PAN), Cristina Díaz Salazar (PRI), Jesús Zambrano Grijalva (PRD) y por el Partido Verde Ecologista. Pacto que más bien puede considerarse como una conjura ya que acordaron aprobar 11 reformas nocivas para todos los mexicanos, principalmente contra los trabajadores de la ciudad y del campo: Reforma laboral. Reforma educativa. Reforma fiscal y hacendaria. Reforma en telecomunicaciones. Reforma al sector salud. Ley General de Aguas. 

El 11 de diciembre del 2013 el PRI, PAN, PVEM y Panal aprobaron la Reforma energética que no es otra cosa que la entrega de las ganancias del petróleo a empresarios privados.

Y por si faltara algo, el 4 de marzo de 2015 el PRI, PAN y PVEM aprobaron la Ley General de Aguas, que no es otra cosa que la entrega de nuestros recursos hídricos al capital “nacional” y extranjero.

Todo lo anterior, no es más que una pequeña muestra del carácter delincuencial de la partidocracia neoliberal conservadora, al servicio de la burguesía y la oligarquía del país y transnacional.

Así es que, si los señalados expresidentes de México, tuviesen un poquito de vergüenza, pedirían perdón a todos los mexicanos por las atrocidades antipatria mexicana que cometieron durante sus sendos sexenios; y por muchos años guardarían discreción, como tal parece lo hace Ernesto Zedillo.