Opinion

¡Soberanía energética ya!

.

Martín Chaparro Payán

viernes, 19 febrero 2021 | 05:00

En los recientes días ha sido evidente que la soberanía energética es tan urgente como necesaria. El presidente Andrés Manuel López Obrador nos lo ha dicho por años, desde que era candidato, hoy vemos que siempre ha tenido razón.

Junto con el último frente frío en el norte de México, vinieron los cortes de energía, de agua y de gas. En este último rubro, es que ha sido obvia nuestra dependencia de las gaseras extranjeras. Por si no fuera suficiente, ante el propio desabasto en su estado, el gobernador de Texas emitió una orden para prohibir la venta de este valioso recurso a México. 

El hilo se rompe por lo más débil. Nada menos en Texas hace algunos años, era premiado el expresidente Enrique Peña Nieto, el motivo de dicho reconocimiento era su apoyo e impulso a la mal llamada “Reforma energética”, que no fue otra cosa más que reglar los recursos nacionales.

Mientras que en el otrora régimen corrupto se premiaba y reconocía a nuestros gobernantes por vender a la patria; en el actual régimen, que combate a la corrupción; se critica al presidente por abolir la red de corruptelas y buscar el bien de la nación.

“Compañeros, este viejo es mi padre. Ha venido a ofrecerme el indulto en nombre de los españoles. Siempre he respetado a mi padre, pero... ¡LA PATRIA ES PRIMERO!”. Dictaba el caudillo insurgente Vicente Guerrero ante sus correligionarios hace casi 200 años. La máxima ha adornado los edificios públicos como el Congreso de la Unión y las sedes de los poderes.

Para nuestra desgracia esa Patria no la conocieron los gobiernos priístas y panistas. Para ellos la Patria no es otra que la de sus cuentas bancarias en paraísos fiscales. 

Ocurre que a costa de los cargos públicos, funcionarios de Fox, Calderón y Peña Nieto, se convirtieron en accionistas o asesores de grandes firmas proveedoras de energías a nivel internacional. Las misma firmas que hoy nos tienen limitados bajo contratos leoninos.

Pues bien, hoy padecemos las consecuencias de su falta de ética y de su ausencia de amor por México. Con sus acciones, los panistas y priistas comprometieron nuestro presente y embargaron nuestro futuro.

De acuerdo con una investigación, realizada por el periodista Guillermo Cruz del portal “Quinto Poder", se encontró recientemente una red de “gasoductos privados" que se creó entre empresarios extranjeros y funcionarios de los gobiernos mencionados.

Existen 24 contratos, que de acuerdo al mismo portal, ascienden a $846 mil millones de pesos, por lo que la CFE está hipotecada para cubrir esos recursos hasta el año 2043. Para darnos una idea de la dimensión del robo, el dinero que adeuda la paraestatal, alcanzaría para construir cuatro veces el aeropuerto que se construiría en Texcoco.

¿Hasta qué punto permitimos que robaran a la nación? Basta con recordar el fraude del FOBAPROA, el que aún seguimos pagando. Tan sólo hasta diciembre de 2016, la deuda de ese supuesto "rescate bancario" ascendía a $900 mil millones de pesos. 

Con la excusa de rescatar los ahorros, los prianistas cometieron un fraude en detrimento de las finanzas públicas, décadas después, con el argumento de bajar los precios de los combustibles, modificaron la ley para endeudarnos aún más.

Hoy más que nunca, se hace necesario apoyar al presidente, para que los proyectos que nos garantizarán la soberanía energética no se detengan. Hay muchos intereses oscuros detrás de las críticas al presidente. Defendámoslo.

Es nuestro llamado como mexicanas y mexicanos el respaldarle en el Congreso para que se concluyan los grandes proyectos de generación de energías propias.

P.D. Morena está viva en los barrios de clase rica, media y humilde. Con la ayuda de la gente venceremos a aquellos que vendieron a la Patria.

Analista político