Opinion

Solución ya al cobro de aire en los recibos de agua

.

Omar Bazán Flores

sábado, 23 julio 2022 | 05:00

Estudios técnicos han establecido como en el consumo de agua de los hogares se presentan incrementos causados por lecturas erróneas, provocadas por flujos de aire presentes en las tuberías. 

Esto ocurre porque el aire provoca volteretas en los medidores domiciliarios, y esto sucede más frecuentemente de lo que pensamos. 

El cobro por aire, ocurre debido a los cortes constantes en el suministro, ello conlleva la formación de bolsas de aire en la red pública, lo que termina en que al volver a suministrar el líquido, se tenga un importante flujo de aire.

Este problema viola la accesibilidad económica y la proporcionalidad tributaria en la prestación de este servicio público.

En una iniciativa reciente propuse que se evite que en las facturas se incluya el cobro, pretendiendo aliviar un poco la carga económica que sufren los hogares chihuahuenses. 

Una solución sería la instalación de válvulas ya comercializadas en el mercado que cumplan con la función de evacuar grandes volúmenes de aire durante el llenado de las tuberías. 

Estas permiten la admisión de aire para proteger las tuberías en caso de roturas y evitar presiones negativas por el vaciado de las mismas. 

Además trabajan purgando pequeños volúmenes de aire cuando las tuberías están presurizadas, desgasificación permanente.

Una característica de estas válvulas combinadas de aire, es que evitan la acumulación de aire en puntos altos dentro de un sistema, dejando escapar de éste grandes volúmenes de aire conforme se produce el llenado de la línea, y liberando bolsas acumuladas mientras el sistema está operacional y bajo presión.

Las válvulas combinadas de aire evitan también la formación de vacíos potencialmente destructores al admitir aire en el sistema durante fallas en el suministro eléctrico, separación de la columna de agua o ruptura repentina de la tubería. 

Hoy en día todos los medidores en el estado de Chihuahua instalados por las Junta Central de Agua y Saneamiento y las Juntas Municipales de Agua y Saneamiento no cumplen con esta especificación y registran volúmenes de aire que son cobrados conforme a la tarifa del agua, violando la accesibilidad económica y la proporcionalidad tributaria en la prestación de este servicio público.

El nuevo decreto pretende establecer que en la tarifa por el cobro de agua deberá contemplar la garantía de no registrar el flujo de aire en las tomas domiciliarias conforme los elementos técnicos o bien mediante el descuento tarifario respectivo.

Atribuyendo como responsabilidad de la Junta Central de Aguas, crear un Sistema de Cuotas y Tarifas que considere los distintos usos del agua; promueva el uso eficiente del recurso; racionalice los patrones de consumo; desaliente las actividades que impliquen demandas excesivas y propicie el uso de agua residual tratada en aquellas actividades donde no se requiera agua potable, además de que sea justa, equitativa y proporcional, garantizando que en el registro del flujo de agua consumida no se contemple el flujo de aire por cortes sistemáticos del servicio o vacíos de la red pública.

El Artículo 13 BIS, facultaría al Consejo de Administración de la Junta Central las siguientes facultades:

Aprobar los ingresos y egresos, los estados financieros, así como los derechos de cobro, las tarifas o, en su caso, sus modificaciones, correspondientes a las juntas operadoras, debiendo contemplar el factor del registro de aire en las tomas domiciliarias, para aplicar la bonificación respectiva.

Lo mismo que determinar la política financiera que deba prevalecer en el cobro de los derechos, cuotas o tarifas, así como en los lineamientos de bonificaciones que deban implementar las juntas operadoras, que deberán bonificar el registro de aire en las tomas domiciliarias, cuando no cuenten con los equipos técnicos para su expulsión tanto en la red pública como en las propias tomas domiciliarias.

Todo lo anterior se fundamenta en el cumplimiento a Nuestra Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, en el artículo 4º, párrafo sexto, reconoce el derecho al acceso, disposición y saneamiento del agua para consumo personal o doméstico, y exhorta a los estados y las organizaciones internacionales a que proporcionen recursos financieros, a fin de intensificar los esfuerzos por proporcionar a toda la población un acceso económico al agua potable y el saneamiento.