Opinion

Sr. Gobernador: ¡ya no es un niño para andar soplándole al hormiguero!

.

José Díaz López

sábado, 26 septiembre 2020 | 05:00

Le informamos gobernador Corral, usted está rotundamente equivocado, ¡la Guardia Nacional SÍ TIENE LA OBLIGACION LEGAL de cuidar la Presa de La Boquilla! 

Leamos todos por favor, el Artículo 9 de la Ley de la Guardia Nacional, para que Corral no siga cometiendo “infracciones”  a la Ley: 

“                                                             CAPÍTULO II

                                ATRIBUCIONES DE LA GUARDIA NACIONAL

ART. 9.- La Guardia Nacional tendrá las ATRIBUCIONES Y OBLIGACIONES siguientes;

… II. SALVAGUARDAR la integridad de las personas y de su patrimonio, garantizar, mantener y restablecer  el orden y la paz social, así como prevenir la comisión de delitos en: …

SALVAGUARDAR… C). LOS PARQUES NACIONALES, LAS INSTALACIONES HIDRAULICAS Y VASOS DE LAS PRESAS, LOS EMBALSES DE LOS LAGOS Y LOS CAUCES DE LOS RIOS,…”

¿¡ASÍ O MÁS CLARO!?

Como todos los estimados lectores de El Diario pueden ver, de la lectura a dicho Artículo 9, es clarísimo que usted gobernador Corral, está ¡muy equivocado! al afirmar que “no entiende por qué ahora la Guardia Nacional quiere vigilar la presa de La Boquilla”. Pues la respuesta es muy clara: ¡porqué la Ley SÍ OBLIGA a la Guardia Nacional a cuidar La Boquilla! ¡Punto! “Lex est dura, per est lex” (la ley es dura, pero es la ley). 

También, ya es mucho muy claro, y muy peligroso para todo Chihuahua, tener al gobernador que un día sí ¡y otro también!, está provocando problemas donde no los había, como el de La Boquilla, poniendo en grave riesgo la relación con Estados Unidos; y por ende, a la economía de todo México, con el avieso oculto objetivo, inicialmente, de generar ese problema para sacar de la candidatura a Maru Campos. Y ahora adicionó otros objetivos, como de construirse la imagen del “opositor” más agresivo a López Obrador y que le vaya abriendo el camino al CEN del PAN y de ahí, ¡asaltar la candidatura presidencial! Como decía Héctor Suarez: ¡qué le pasa al gobernador Corral!

No sólo el estado de Chihuahua, sino todo México, está en grave peligro debido a la avaricia de poder del gobernador. Todo indica que el gobernador no conoce lo que decían los romanos: “la avaricia tiene un costo”. 

¡La justicia tarda, pero llega! Las consecuencias legales de la costumbre de “tirar la piedra y esconder la mano”, que practica desde diciembre, están por llegar a Palacio.  

¡MÁS DE 14 CARPETAS PENALES! se están integrando contra los presuntos delincuentes-políticos que han ocasionado, en su carácter de autores materiales e intelectuales por los delitos que han venido cometiendo desde diciembre, marzo,  junio-julio y septiembre… ¡y los que se acumulen!, debido al agua de La Boquilla, CREADO ARTIFICIALMENTE por la gente del gobernador. Podrá tratar de engañar a la opinión pública por medio de demagógicas conferencias arregladas, guerras sucias y de odio distribuidas por los bots   y empleados de gobierno estatal, pagadas con el erario público, pero a la Ley no la podrá engañar ni le tapará los ojos. 

¡Y menos!, siguiendo la cultura mal empleada del programa para niños de Chabelo de buscar subliminalmente, “catapitsear” las más de 14 carpetas de investigación penal que abarcan cientos de millones de pesos en daños materiales, que están integrándose en contra de sus correligionarios más radicales y destructivos; a cambio de “recuperar la paz por el agua de La Boquilla”.  

El propósito del análisis político es descifrar lo que se está ocultando en las acciones del gobernador. Develar, encontrar lo que oculta en su peligroso enfrentamiento con el Presidente de la República. Es evidente que el Gobernador nos metió a Chihuahua, y a todo México, y con la complicidad de las cámaras empresariales y del Legislativo local, a un enfrentamiento inútil y sumamente peligroso, en aras de saciar intereses, ambiciones personales. 

¡Cómo se pone a crear un problema que no debía existir; ¡cómo permitimos!, que diga que se pelea con el Presidente “a nombre de todos los chihuahuenses”; si de sobra conocemos el poder administrativo, militar, policiaco, económico y social que tiene el poder presidencial! 

¡Ya no es un niño para andar chiflándole al hormiguero! 

¡Alto Gobernador!: el Estado de Chihuahua está perdiendo, ¡y mucho!, por las peleas personales de usted, con la investidura presidencial!