Opinion

Suicidios, política, medios

.

Jaime Rodríguez Chacón

domingo, 03 febrero 2019 | 04:33

Chihuahua ocupa el nada honroso primer lugar nacional en suicidios, según datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía, (INEGI). En la tasa de suicidios por entidad federativa 2016, Chihuahua aparece a la cabeza con  11.4 suicidios por cada 100,000 habitantes, seguido por Yucatán con 10.2, y Aguascalientes con 9.6; los Estados con menor incidencia son Veracruz y Guerrero con 2.5 y 2.1 respectivamente.

Tristemente, aparecemos  en primer lugar en este complejo trastorno emocional   y, deberíamos preguntarnos ¿por qué? Seguramente el  crecimiento de la pandemia emocional, es el resultado más que elocuente, de una total ausencia del Estado en el combate y control de drogas, aplicación de políticas de salud pública, y escasa o nula  inversión en medicinas,  centros de atención psicológica y personal calificado.

De acuerdo con Healthline, no hay motivo aparente para que alguien decida quitarse la vida, pero algunos factores podrían incidir en ello, por ejemplo: si hay un desorden mental; cerca del 90% de las personas que cometen suicidio padecen una enfermedad mental; la depresión es un factor de alto riesgo, pero, hay otros desordenes mentales que lo inducen  como: el desorden bipolar y la esquizofrenia.

Los factores sociales como orfandad, abuso sexual, sustancias tóxicas, ser socialmente rechazado o victima de bullying, así como, una grave enfermedad como cáncer o VIH.

Es importante reconocer los focos rojos para que Ud. Pueda ayudar a algún familiar o amigo, estos son: Dicen no tener esperanza, se sienten atrapados, solos, sienten ansiedad o agitación, que no tienen razón para vivir, ven al suicidio como una salida, consumen alcohol o drogas.

“ Los síntomas de una persona que está intentando suicidarse son: Hacer un testamento o regalar pertenencias, adquieren los medios para infringirse daño  como la compra de una pistola, comen mucho o muy poco, duermen mucho o poco, comportamiento temerario, evitan las relaciones sociales, expresan coraje o intensiones de buscar venganza, muestran signos de ansiedad o agitación”.  

Además, los organismos gubernamentales y actores políticos, son responsables en gran medida, de la pérdida  de la esperanza en la sociedad y, lo más grave, es que son los mismos políticos quienes polarizan a la sociedad, buscan a quien culpar de ciertos males sociales que ellos mismos generan como: Falta de estrategia en la lucha contra el crimen; nula aplicación de exámenes de confianza y psicométricos a personal de seguridad pública; falta de personal, equipo médico y medicinas en hospitales; a pesar de eso,  Corral, gasta millones en construir una imagen de bondad falsa. Emulando a Donald Trump, Javier Corral, continúa buscando culpables,  usando una fiscalía a modo, para  llevar a juicio a muchos copartícipes del periodo Duartista, para desviar la atención de una total falta de resultados y opacidad en su gobierno, pero, ya no son los tiempos  de antes, ahora con las redes sociales, se juzga, analiza y evalúa los resultados de un gobierno, y no importa  qué tanto poder económico disponga indebidamente  para fraguar una mentira, o imagen ficticia, las redes sociales desenmascaran  y castigan  y, si ese actor político  persiste con su tiranía pretendiendo engañar al pueblo, el resultado  podría ser que toda esa frustración de  la sociedad se convierta en un caldo de cultivo para un estallido social, si se dieran ciertos factores.

“Durante décadas, el enfoque constante del periodismo en los problemas y patologías sociales aparentemente incurables, estaba preparando el terreno que permitiría que Donald  Trump ganara en las elecciones, a través de: Semillas de descontento y desesperación (…) Una consecuencia de eso, es que muchos estadounidenses, hoy en día tienen dificultad para imaginar, valorar o incluso creer en la promesa de un cambio gradual en el sistema, lo que  conlleva a un mayor apetito social por un cambio revolucionario y aplastante”.

El mismo fenómeno que sucedió con Donald Trump, se replicó en el asalto al poder del ahora presidente de México Andrés Manuel López Obrador: La sociedad  harta de un sistema político que se batió en el cieno de la corrupción, se lanzó a votar en lo que algunos llamaron suicidio colectivo. El presidente, no cambió mucho su retórica de cuando era candidato, polariza a la sociedad dividiéndola, olvidando que es presidente  no sólo de su base social, sino de todos los mexicanos y, no hay una autocrítica dentro de Morena, apoyándose ellos, en que tienen una base social muy grande, beneficiaria de los programas sociales y que va a ir creciendo; pero,  ¿y los demás que no sobrevivirían del presupuesto o no comparten las ideas socialistas? También cuentan y si se organizan, pueden ser el fiel que incline la balanza política para 2024.

¿Qué papel juegan los medios en la sociedad? El articulista debe formar opinión, plantearle alternativas al lector y no sólo presentar un panorama gris que conlleve a la frustración. Puesto que, son algunos malos políticos los que acaban con la esperanza de la población, contribuyendo al suicido, ¿qué es lo conducente? Se necesita una sociedad más participativa; ya se logró una reducción significativa en la revalidación vehicular, para vehículos viejos, por la participación de la sociedad. Sí se puede, sí hay esperanza. La alcaldesa Marú Campos es responsable, y está cumpliendo muy bien con sus funciones, mientras el Gober al parecer, seguirá en campaña lo que le resta, poniéndose a las patadas con King Kong.

“Mientras las cosas malas no hayan desaparecido de la faz de la tierra, siempre habrá suficientes incidentes para llenar las noticias, especialmente cuando  millones de teléfonos inteligentes convierten a la mayoría de la población mundial en reporteros del crimen y corresponsales de guerra”.

Es probable que la naturaleza de las noticias distorsione la visi de la gente sobre el mundo debido a un error mental que los psicogos Amos Tversky y Daniel Kahneman denominaron heur﨎tica de disponibilidad: El cual, es un atajo mental que se basa en ejemplos inmediatos que llegan a la mente de una persona determinada al evaluar un tema, concepto, m騁odo o decisi espec凬icos. Al paso del tiempo, el cerebro humano ha optimizado el trabajo mental requerido para tomar una decisi evitando que gastemos tiempo y esfuerzo para llegar a conclusiones m疽 o menos correctas, sobre todo en asuntos cr咜icos, de supervivencia. La heur﨎tica de disponibilidad opera sobre la noción  que, si algo se puede recordar, debe ser importante, o al menos más importante que los sucesos alternativos que no se recuerdan tan fácilmente. Posteriormente, bajo la heurística de disponibilidad, las personas tienden a ponderar fuertemente sus juicios con la información más reciente, haciendo que las nuevas opiniones estén sesgadas hacia las últimas noticias”.

“Un ejemplo de heurística de disponibilidad es: Si acabamos de ver la noticia de un asalto en cierta calle y recordamos que un amigo fue asaltado en la misma tiempo atrás, pensaremos que esa calle es peligrosa basándonos en estos antecedentes, aunque se trate de casos aislados o no haya gran proximidad temporal entre uno y otro evento”.

No hay que mirar todo gris y catastrófico!, sí hay esperanza! Y la mejor forma de tener esperanza es creer en Dios; “si Dios no existiera habría que inventarlo” La gente debe saber, que aún en medio de todas los eventos más terribles, Dios está en control. Jesús dijo: Venid a mí, todos los que estáis trabajados y cargados que yo os haré descansar.

Fuente: https://es.wikipedia.org

https://www.healthline.com