Opinion

Temas pendientes

.

Javier Realyvázquez

domingo, 03 enero 2021 | 05:00

El 2021 presenta retos interesantes para la prensa debido a los cambios en las tecnologías, a las plataformas digitales globales, a la falta de recursos, pero sobre todo porque hasta hoy el tema de los medios no está en la agenda de los políticos aun y cuando es año electoral.

La importancia de generar información confiable, a través de medios periodísticos, que entró en conflicto por la crisis económica podría agravarse porque hay temas relacionados con ejercicio periodístico que no están siendo abordados.

El secreto profesional es uno, si bien es cierto, en el ámbito local desde el año 2006 se cuenta con protección, a través del artículo cuarto constitucional, que hasta la fecha continúa vigente, es necesario impulsar una reforma similar que tutele este importante componente de la actividad periodística del cual se carece a nivel federal, y pudiera impulsarse a través del mismo titular del Ejecutivo o del Poder Legislativo del Estado de Chihuahua.

Otro tema es la protección de la confidencialidad de la fuente informativa y de cualquier otra información en poder de un periodista, la cual debe ser salvaguardada en función de que resulta pilar de la actividad misma.

El agregado respectivo en este tema podría por ejemplo tener lugar dentro del mismo artículo séptimo Constitucional Federal que establece que ninguna ley ni autoridad puede establecer la previa censura, ni coartar la libertad de difusión, que no tiene más límites que los previstos en el primer párrafo del artículo sexto de la Constitución.

Está también lo relacionado con la cláusula de conciencia. Si bien es un hecho que cada medio de comunicación tiene su línea editorial, congruente con sus intereses políticos y económicos, también es una realidad y es natural que existan divergencias de opinión de los periodistas con la casa editora, motivo por el cual se debe proteger dicha divergencia.

El derecho de réplica es otro de los temas ya que en los últimos años se ha visto un incremento en el ejercicio de este Derecho, establecido en el artículo 6 constitucional federal y en una ley especializada en la materia.

Sin embargo, no se ha desplegado ningún esfuerzo institucional por capacitar adecuadamente a los periodistas y a las empresas de comunicación, para atender de manera adecuada el procedimiento de réplica, que en el fondo, no es otra cosa que permitir la mayor discusión de los asuntos públicos.

La ausencia de capacitación ha derivado en la judicialización del procedimiento y multas onerosas para los medios de comunicación, que como ya dijimos, enfrentan una crisis de carácter económico.

Se ha convertido la ley, en un instrumento indirecto de presión en contra de la libre expresión de las ideas, en lugar de convertirse en un mecanismo para su fortalecimiento.

No se ve ningún esfuerzo serio de capacitación desde el Estado, para generar un mejor conocimiento del procedimiento del derecho de réplica por parte de periodistas y empresas de comunicación.

Estas propuestas y otras como los es la atenuación, del daño moral y reparación del daño civil en faltas cometidas en el ejercicio periodístico, la Creación del Sistema Integral Nacional de Protección a la Libre Expresión, la Reforma a la ley de transparencia, Ley de desarrollo social del periodista siguen siendo temas pendientes pero que es necesario legislar.

Es un hecho que hoy en día se vive en el país una agresión constante no sólo directa sino también indirecta contra los periodistas y las empresas periodísticas y que México es el país con más violencia contra la libertad de expresión.

Ojalá que los partidos, los candidatos a puestos de elección a diputaciones locales, federales, alcaldes y gubernatura volteen a ver iniciativas importantes no solo del sector, si no de todos los sectores ya que de no hacerlo no lograran conexión con la sociedad en un contexto de crisis económica, de inseguridad y de elecciones.