Opinion

Tiempos de análisis y reflexión

.

Alejandro Núñez

viernes, 07 enero 2022 | 23:03

“La vejez y el paso del tiempo enseñan todas las cosas”.

 Sófocles

Ciudad Juárez.- El tiempo no se detiene por nada ni por nadie, incluso hay quien asegura que es la mejor unidad de medida. A todos nos habría gustado poder detener el tiempo alguna vez en la vida, para poder disfrutar más de un día, de nuestros seres queridos o simplemente un momento de esos que solo se viven una vez.

Nos encontramos a escasos días de haber iniciado este año 2022 y con él vemos que vienen nuevos retos en diferentes aspectos como lo es en la salud, economía y seguridad.

Es importante realizar un análisis profundo y reflexión sobre los aciertos y desaciertos de nuestros gobernantes y la situación actual que estamos viviendo. Ante tiempos difíciles y adversos, se requiere de  grandes propuestas, pero sobre todo de resultados.

A casi cuatro años de la mal llamada “cuarta transformación” nuestro país se encuentra en un profundo bache del cual necesitamos salir de manera urgente. El paso del tiempo enseña todas las cosas, así como la historia nos muestra acontecimientos para no volver a repetirlos.

La curva de “aprendizaje” para el Gobierno federal ya pasó desde hace mucho y solo vemos que las cosas van empeorando en todos los aspectos.

Nos encontramos ante la peor inflación de los últimos 21 años, lo cual agudizará peor la cuesta de enero; el impacto en los bolsillos de los mexicanos se extenderá por los menos hasta marzo de 2022, ya que Banxico (Banco de México) estima que la inflación promedie 6.7 por ciento en ese período, es decir, el doble de su objetivo.

En campaña el presidente López prometió un crecimiento económico del cuatro por ciento anual, así como acabar con la pobreza y que no habría gasolinazos que tanto crítico a los gobiernos anteriores. Hoy en día, a un poco más de la mitad de su sexenio, nos encontramos ante un freno en la economía, con mayor número de personas en pobreza extrema y con aumento en el precio de las gasolinas y productos de la canasta básica.

De acuerdo con estadísticas del Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval) en el período de 2018 a 2020, el porcentaje de personas en situación de pobreza aumento dos puntos porcentuales al pasar de 41.9 por ciento a 43.9 por ciento, es decir, de 51.9 millones de personas en esta situación a 55.7 millones.

En el ámbito de salud, también tenemos estadísticas que debemos analizar y reflexionar; la falta de medicamentos y el colapso del sistema de salud en varios frentes no puede taparse con discursos presidenciales y pedir explicaciones al pasado. La realidad es que tenemos un gobierno desordenado y altamente ineficiente.

Nuestro país se encuentra en estado permanente de crisis; llámese sanitaria, económica y de seguridad.

En Ciudad Juárez, tal parece que las autoridades municipales y representantes del Gobierno federal han hecho caso omiso ante el incremento de contagios por Covid-19.

Si bien en cierto, el alcalde Cruz Pérez Cuéllar canceló actividades que conllevaban actos masivos con la ciudadanía, pero tal parece que a la dirección de salud municipal le ha quedado muy grande la tarea de cumplir con su objetivo “Brindar a la comunidad en general los medios para obtener una mejor calidad de vida en el aspecto de salud con la prevención, manejo y rehabilitación por el efecto de enfermedades, coordinando los recursos propios del municipio y la relación que se da con las tres esferas de gobierno en el área de salud”. ¿Dónde quedó la prevención ante el brote de contagios que existe actualmente al interior del municipio?

Como ciudadanos debemos de exigir buenos gobiernos y funcionarios, no podemos estar soportando las “curvas de aprendizaje” del gobierno en turno y mucho menos de funcionarios reciclados de administraciones anteriores.