Opinion

Tumban árboles como si fueran zacate

Desde Wachochi ST

Gabriel Valencia Juárez

viernes, 01 marzo 2019 | 00:11

El saqueo o atraco de los bosques en la Sierra Tarahumara de Chihuahua sigue en crecimiento, “tumbando pinos como si fuera zacate” como acertadamente resumió Don Chano Chaparro, en los ejidos y de paso destrozando la cultura ancestral de los rarámuri. ¿Y las instituciones del ramo forestal -Semarnat, Profepa, Desarrollo Forestal del Estado-, qué hacen? ¡Nada! Son una inutilidad que tienen recurso$ que se van al caño. La corrupción y la tumbadora de pinos en su apogeo de la mano contra de la humanidad.

Todos los días y a cada hora salen camiones sin placas, algunos, cargados hasta el tope con troncos de madera de los ejidos, algunos de forma legal o ilegal, no se sabe a ciencia cierta por que las autoridades forestales del gobierno –estatal y federal- se hacen de la vista gorda y no hacen ¡Nada! Los dejan pasar como Juan por su casa frente a las casetas “forestales”.

Esta situación está considerada como un “Crimen de lesa forestal/humanidad”, ya que cada pino tumbado ilegalmente o talado irracionalmente, está destrozando vida, pulmones; el aire que respiramos. Los árboles llaman a la lluvia para dar más vida y no muerte. Algunos caciques ejidales chabochis que han convertido a los ejidos en su “empresas particulares” viven con lujos y hacen y deshacen en los ejidos forestales en perjuicio de los indígenas.

El desastre es en grande. Ni la Semarnat, ni Profepa menos y Desarrollo Forestal del Gobierno del estado, no hacen nada para pararlo. La corrupción es en grande con la tumbadera de pinos como si fuera zacate en la Sierra Tarahumara de Chihuahua, región en la cual el gobernador Javier Corral no se ha parado como es la denuncia de ciudadanos que se expresan en Facebook/Gabriel Valencia-Norawa, que al momento de escribir este texto van 3 mil 993 compartimientos; 310 Me Gusta y 88 comentarios (05:43 p.m.) en favor de que las autoridades forestales de los tres niveles de gobierno tomen cartas en el asunto, o en el futuro nos quedaremos con montes y cerros pelones y desérticos. Hay que luchar.  

El panorama es desolador y a futuro estará peor si no actúa la ciudadanía o el pueblo, exigiendo a las autoridades actúen ya que se están destruyendo los bosques por la tala indiscriminada o irracional. En unos 10 años se verán desiertos que provocarán más sequias y desastres ecológicos que ya los sufrimos. Así será el futuro de nuestra Madre Naturaleza, si no hacemos nada contra la tumbadera de pinos, tascaste y encinos por unos cuantos caciques que han convertido a los ejidos en sus "empresas particulares" y que viven con lujos, dejando a la mayoría de los ejidatarios, en su mayoría indígenas en la pobreza.

A continuación compartíamos algunos comentarios de Internautas de Facebook: Juan Juárez: “Los caciques ejidales tumban pinos como si fuera zacate, dejando un tiradero de ramas los bosque de la Sierra Tarahumara son el pulmón que dan aire al norte de México y al sur de Estados Unidos. Aquí nacen los ríos que van al océano pacífico -río Fuerte y a la frontera -río Conchos”.

Narciso Carpio Aguirre: “¿Y el ratero de Corral que hace? nada más que engordar sus cuenta bancarias de todo lo que roba”. “Todos los días y a cada hora salen camiones sin placas cargados hasta el tope con troncos de madera de los ejidos, algunos de forma legal o ilegal. ¿Y las autoridades que hacen?”. Socorro Edmundo Amaya Urquidi: “Que desperdicio de madera, está pasando lo mismo que cuando talaba los bosques la Empresa tan Ladrona “Bosques de Chihuahua”. Debe hacerse una investigación de cómo están estas gentes desperdiciando y dejando la región sin la vegetación, que por centurias venia protegiendo la flora y la fauna. Donde está la famosa forestal, que protegía estos latrocinios. En mi pueblo acabaron con los Robles y nadie supo nadie sabe. Es injusto lo que están haciendo, por unos cuantos pesos unos cuantos Cabrones sin conciencia”. Roció Aldecua: “Que manden al Ejército a agarrarlos y meterlos a la cárcel”.

Angélica Santana Campos: “Es cuestión ecológica, si no hay árboles pues la sequía nunca terminará”. Pilar Terrazas: “Esto sí es una desgracia, donde están las instituciones encargadas para detener esto!”.  Luis Villegas: “Si el Gobierno no hace nada no va quedar nada, ¿no hay autoridades o qué?” Etelvina Pompa: “Los gritos de auxilio de los indígenas no se escuchan. El bosque se acaba, la pobreza aumenta y las autoridades?”. Lilia Graciela: “Alerta México y Estados Unidos que todos sufriremos las consecuencias”.

Eloísa González: “Se están acabando la vida de los Tarahumaras y a ellos la tripa no se les llena acabando con los bosques. Se llenan los bolsillos de dinero sin trabajar abusando de la necesidad y el trabajo arduo que ellos hacen y les dan cualquier centavo. Es gente aprovechada sin sentimiento, llenos de avaricia y se los come la envidia, por eso ya no tienen cerebro para pensar que los árboles son vida y no los debemos cortar”.

Alba Loera: “Muy triste realidad y los dueños no pueden hacer nada porque los desaparecen y las autoridades bien Gracias no ven no escuchan”. Javier Flores Amaro: “No mas talan y no reforestan los ratas”. Lupita Cera Glez: “Es posible que tengan alguna nueva estrategia con los nuevos gobiernos que están encargados hoy en día?

Cartones De Mahoma Mahoma: “Les vale madre”. Jorge Palma: “Que poca madre. Ojala y López Obrador haga algo al respecto, gracias por compartir algo tan serio e importante”. Alejandro Romero Ruiz: “Conafor aporta dinero que se va al caño y Semarnat es un elefante blanco que ya no tiene razón de ser. La Profepa sirve para dos cosas: para nada y para nada”. Jorga Pando: “¿Habrán interpuesto alguna acción legal? La avaricia de unos cuantos, está acabando con ecosistemas y provoca el desalojo y muerte de hermanos, además de acelerar el cambio climático”.

Trevi Claus: “¡Depredadores sin freno!¡ Funcionarios del gobierno de ambos. Paren este genocidio por favor”.”Etelvina Pompa: “Y dígame dónde están las autoridades, que sólo están atendiendo los incendios”. Ignacio González: “Y el gobernador no saben nada ni le interesa”. Angélica Santana Campos: “Es cuestión ecológica, si no hay árboles pues la sequía nunca terminará”. Ignacio González: “Y el gobernador no sabe nada ni le interesa”. Leticia Santisteban: Terrible Gabriel Valencia Juárez, carajo... excelente reportaje”