Opinion

Tunden a Corral y a sus porros

Lunes de nuevo caos en comercio y bancos Regidoras panistas llevan la ventaja Serán ayuntamientos los ogros del cubrebocas

Gps/ Columna

martes, 17 noviembre 2020 | 05:00

• Tunden a Corral y a sus porros

• Lunes de nuevo caos en comercio y bancos

• Regidoras panistas llevan la ventaja

• Serán ayuntamientos los ogros del cubrebocas

Echó a andar Gobierno del Estado de inmediato la aplanadora en contra de Ricardo Salinas Pliego-Tv Azteca por atreverse a cuestionar las medidas adoptadas por el Covid.

 Toda la mañana, hasta pasado el mediodía, la cuenta de tuiter del empresario estuvo que ardía. Lo menos que le dijo fue “llorón” al “gobernadorcillo” Corral.

 Los de siempre, Alfonso “El Hermano” Villalobos, Evangelina Mercado y los de casi nunca, como Rocío Reza, la presidenta Estatal del PAN, metieron su cuchara, tratando de amilanar a Salinas, pero no pudieron.

 La guerra en redes sociales estuvo menos que balanceada. Fue una tunda a Corral y sus pregoneros en la nómina gubernamental, que siempre salen de montón. Lo hacen siempre como estrategia, obviamente.

 El hashtag #gobernadorcillocorral no se convirtió en trending topic, pero levantó ampollas, hasta los minions fueron utilizados para ejemplificar al tirano despreciando a la gente.

 Todo fue por una intervención policial que impidió a personas cobrar su quincena en una sucursal del banco propiedad de Salinas Pliego.

 Lo demás ha sido más que difundido. Lo de menos, que no tiene desperdicio es cuando Corral insiste que en Chihuahua las leyes se respetan.

 “Entonces respete las leyes y a la gente que votó por usted, respete la libertad, y la Constitución Mexicana donde se le otorga a las personas el derecho de libre tránsito”, le espetó Salinas.

 

 

***

 

 

Las largas filas con miles de personas angustiadas, asustadas y encima de todo, necesariamente molestas, son producto de la desorganización de la administración estatal, que en forma caprichosa modifica el semáforo Covid, creando una atmósfera de incredulidad entre la población.

 Lo de ayer fue verdaderamente caótico. No hubo tienda alguna o banco que no estuviera saturada, y con ello, se crearon condiciones idóneas de riesgo de contagio o violencia en perjuicio de las personas que por necesidad rompieron cualquier distancia social. Sobre la calle estuvieron expuestas al sol en condiciones de riesgo incluso por la circulación de vehículos.

 Los negocios tuvieron que adoptar medidas para evitar el desabasto, como restringir la adquisición por número de productos. El efectivo se acabó en los cajeros, que vieron rebasada la demanda habitual.

 El mensaje enviado por Javier Corral el domingo pasado el mediodía, derivado de una reunión con personal de su gabinete, incluida el área de salud, de poco ayudó a evitar las compras de pánico. Su difusión fue escasa. Nadie le cree ya.

 Ni qué decir del Consejo Estatal de Salud, evidente su uso solo para legitimar acciones que salen del ronco pecho del gobernador. Será convocado en las próximas horas solo para validar acuerdos ya adoptados.

 Ahora estaremos en rojo matizado, con limitaciones flexibles, lo que sea que signifique ello, en ese manejo discrecional, muy poco fundamentado incluso en la estadística, que mostró un descenso muy ligero en contagios, pero los hospitalizados no se redujeron, ni los intubados, mucho menos la positividad de contagio, que siguió siendo muy elevada.

 ***

 

 

Extraño, muy extraño, que la Corte no encontrara algún mecanismo que supliera la deficiencia de los decretos mediante los cuales el Congreso del Estado autorizó reformas que generan derechos o tutelan a grupos vulnerables, como indígenas y discapacitados.

 En particular, cuando la misma promovente del recurso, Rosario Piedra Ibarra, lo reconoce expresamente, páginas 36 y 37 del extenso legajo. Dice que “este organismo reconoce el esfuerzo realizado por el legislador local de buscar promover, proteger y respetar los derechos de los pueblos y comunidades originarias, particularmente el acceso a la justicia y a los servicios de salud...”.

 ¿Entonces que ocurrió en los decretos 512, 513, 665 y 666, los dos primeros del 2019 y los últimos del 2020?

 Pudo haber sostenido la SCJN los decretos, en una interpretación progresiva de los derechos humanos, por los beneficios que contienen, y ordenar una inmediata consulta para modificarlos en lo conducente, o buscar cualquier otra solución intermedia, si la voluntad existiera.

 Contrario a ello, los tumbó de tajo, privilegiando el derecho a la consulta libre de estos grupos, y dándole la razón absoluta a la acción de inconstitucionalidad interpuesta por la CNDH, que se anota un triunfo rotundo, en contra de la débil planeación y ejecución de las reformas legales, que salieron con un pequeño y grave detalle, la ausencia de consulta, como lamentablemente hace todo el nuevo amanecer.

 No podía ser otro el resultado de acciones adoptadas desde la actitud autoritaria, desplante de verdad absoluta, que aún tomando decisiones benéficas como es el caso, se les caen de manera infantil.

 ***

 

 

Con una facilidad inaudita se traslada a los ayuntamientos la responsabilidad de aplicar la ley que obliga al uso del cubrebocas.

 Deberán emitir en los siguientes días el reglamento respectivo, para establecer las condiciones para la aplicación tanto de la multa como del arresto.

 Es obvio que la administración estatal se lava las manos, de enfrentar la dificultad que implica la aplicación de la medida, en las condiciones en que fue redactada.

 Pero no hay de que preocuparse, si los ayuntamientos son omisos en no generar la reglamentación, igual entrará en vigor, en las condiciones en que se encuentra establecida, aunque con ello se provoque un mayor desorden y los necesarios recursos legales.

 Por lo pronto, como era de esperarse, transcurrieron tres días desde la publicación en el Periódico Oficial del Estado, y no hay anuncio alguno de campaña intensiva que le permita a la población conocer los pormenores de la medida, creando un completo estado de indefensión en la materia.

 Si no se conoce en las grandes ciudades, menos en las pequeñas comunidades.

 ***

 

 

Los regidores punteros en la búsqueda de candidaturas a diputados, al menos por el PAN, son Laura Contreras y Alfredo Chávez, quienes están en la pelea por las posiciones de la capital como gran parte de los integrantes del cabildo.

 A dos semanas de la cascada de solicitudes de licencia y renuncias a cargos públicos, para buscar desde la gubernatura hasta las más humildes regidurías, los ediles de Chihuahua se han separado por la afinidad con sus grupos; de ahí que unos tengan más posibilidades que otros de ser postulados, según el grado de representatividad que tenga cada uno.

 Es sabido en el PAN los grupos son los que se posicionan a su gente y en este caso destaca Laura Contreras por ser parte del equipo del diputado Miguel La Torre, quien busca ser candidato a la Presidencia Municipal y de no lograrlo obviamente habrá de negociar las mejores posiciones.

 Por parte del grupo de “Los Gaudinis” se encuentra Alfredo Chávez, cuya fortaleza reside en que sus integrantes son los mejores negociadores y no se les va una oportunidad; sus posiciones tanto en el gabinete municipal como en el PAN y en el Gobierno del Estado demuestran esa capacidad para expandirse como ninguno.

 Entre los punteros y los aspirantes en general la paridad de género dejará a varios en el camino, es por ello que de los perfiles más seguros por ahora son los de las mujeres, si de regidores se trata, pues deberán asignarle a ellas los distritos más competitivos como son el 15 y el 16.

 En cosa de semanas la batalla se pondrá más intensa, una vez que el cabildo tal como lo conocemos hasta la fecha habrá de cambiar profundamente