Opinion

Un acierto histórico de la Municipal en Juárez

.

Antonio Salas Martínez

jueves, 30 septiembre 2021 | 05:00

Ciudad Juárez.- De acuerdo al artículo segundo de la Ley General para la Prevención Social de la Violencia y la Delincuencia, ésta se define como el conjunto de políticas públicas, programas y acciones orientadas a reducir factores de riesgo que favorezcan la generación de violencia y delincuencia, así como a combatir las distintas causas y factores que la generan.

De igual forma el artículo tercero establece que por conducto de las instituciones de seguridad pública se deben planear, implementar y evaluar programas y acciones que contribuyan a cumplir los lineamientos establecidos para el logro de objetivos observando entre otros principios el desarrollo de políticas públicas integrales eficaces para la prevención de la violencia y la delincuencia, con la participación ciudadana y comunitaria articulando esfuerzos con los distintos órganos de gobierno con atención particular a las comunidades, las familias, las niñas y niños, las mujeres, así como las y los jóvenes en situación de riesgo. 

Lo anterior involucra esfuerzos de los diferentes sectores y grupos de la sociedad civil, organizada y no organizada, así como de la comunidad académica de manera solidaria, para que contribuyan a la prevención social de la violencia y la delincuencia y al mejoramiento de la calidad de vida de la sociedad. 

Esta situación nos permite dimensionar que de acuerdo a las necesidades específicas y problemáticas particulares de cada municipio deben existir estrategias claras, coherentes y sustentables para inhibir la comisión del delito dependiendo de los generadores de violencia que se identifiquen en cada ciudad, con un irrestricto apego al respeto de los derechos humanos y la promoción de la cultura de la paz. 

En el caso particular de Ciudad Juárez, dentro de la Secretaría de Seguridad Pública Municipal, en la Dirección de Prevención Social, existen grupos altamente especializados en atender de manera estratégica esta demanda prioritaria de blindar a la sociedad ante los embates de la violencia en sus diversas manifestaciones, estableciendo una cultura de prevención  y participación ciudadana. 

Uno de los grupos especializados es Grupo 16, un agrupamiento integrado por elementos policiales perfilados para trabajar en el sistema educativo de la ciudad, impartiendo pláticas, talleres, conferencias y actividades lúdicas sobre temas preventivos dirigidos a niños de educación básica, estudiantes de  educación media superior y superior así como a padres de familia y personal docente con el objetivo de brindar un programa amplio para la prevención de distintos delitos.

Se enfocan en reforzar los valores morales, civiles, familiares, autoestima y confianza con la finalidad de combatir los factores de riesgo que inducen a la delincuencia o al consumo de sustancias tóxicas, así como medidas de seguridad para evitar sean parte de algún incidente, trabajando en coordinación con escuelas, instituciones privadas y comunidad en general.

El pasado 20 de septiembre, observando todas las medidas de seguridad para prevenir contagios de Covid-19, de nueva cuenta iniciaron los trabajos de manera presencial en instituciones educativas y comedores comunitarios que se encuentran funcionando dentro del esquema híbrido, poniendo a disposición de las autoridades educativas y directores de planteles escolares temas como la prevención de abuso sexual, prevención del acoso escolar, camino seguro a casa, cultura de la legalidad, derechos y deberes de los niños y niñas, drogadicción, pandillerismo, peligros del internet, prevención de violencia familiar y detección de violencia en el noviazgo. 

Otro de los grupos estratégicos es la Policía Comunitaria, cuya titánica labor se centra en generar el modelo de proximidad que requiere la corporación para sumar el esfuerzo ciudadano  en las tareas de prevención social. Esta área de la corporación trabaja con comités vecinales, consejos de adultos mayores, centros comunitarios, y el sector productivo de la localidad para que de manera colectiva se prevengan actos delictivos mediante la concientización y la colaboración ciudadana. 

Su estrategia es la implementación de acciones como la de vecino vigilante, la designación de vocales de seguridad en los diversos grupos de participación, la creación de redes para la difusión de los teléfonos comunitarios para atender emergencias por sectores, el patrullaje preventivo, la participación en reuniones convocadas por los actores sociales, fomentar la cultura de la denuncia, además de la impartición de pláticas y talleres organizados por el mismo grupo. 

Ambos grupos especializados realizan además las actividades preventivas designadas por los mandos de la Secretaría de Seguridad Pública de Ciudad Juárez. 

Como estrategia de gestión policial la corporación se encuentra reforzando el esquema de Policía de Proximidad con ambos grupos especializados, donde a través de la participación ciudadana, dentro de un Estado de Derecho y observando y difundiendo la cultura de la legalidad, se está identificando y clasificando la problemática común. 

Sumado a lo anterior y atendiendo la convocatoria del presidente municipal Cruz Pérez Cuéllar, se integran estos grupos pertenecientes a la Dirección de Prevención social de la Secretaría de Seguridad Pública al Consejo Municipal de Desarrollo Social y Participación Ciudadana para que a través del trabajo colegiado con las dependencias y organismos descentralizados del municipio, y la sociedad civil organizada se desarrollen programas y acciones para garantizar el desarrollo social y humano de nuestra ciudad. 

El esfuerzo de Grupo 16 y Policía Comunitaria reflejan el compromiso de la Secretaría de seguridad Pública de servir a la comunidad, inhibir la delincuencia y prevenir de manera estratégica  la comisión de delitos.