Opinion

Un oficio poco reconocido

.

Javier Realyvázquez

domingo, 11 septiembre 2022 | 05:00

El periodismo es uno de los oficios más apasionantes pero también uno de los más peligrosos y castigados en México y otros países en el mundo.

Decía Ryszard Kapuscinski: “Esta es una profesión muy exigente. Todas lo son, pero la nuestra de manera particular. El motivo es que nosotros convivimos con ella veinticuatro horas al día, no podemos cerrar nuestra oficina a las cuatro de la tarde y ocuparnos de otras actividades. Éste es un trabajo que ocupa toda nuestra vida, no hay otro modo de ejercitarlo”.

El hecho es que esa labor de informar y esa dinámica a la vez apasionada y muy castigada, pocas veces es reconocida.

El pasado ocho de septiembre se celebró el Día Internacional del Periodista, fecha que pasó desapercibida en muchos lugares, sin embargo en Chihuahua, en su contexto local el Foro de Periodistas sí reconoció a los suyos y aprovechó para anunciar la ampliación en la recepción de trabajos periodísticos para el Premio Estatal de Periodismo José Vasconcelos, edición 2022. Se trata de uno de los eventos con mayor distinción en el país en el que se reconoce la labor periodística.

Lamentablemente esta fecha y celebraciones pasan desapercibidas para la autoridad gubernamental, y peor cuando se trata del ascenso de periodistas asesinados y agredidos en el país; tan sólo en lo que va del presente año, ya son 15 victimados.

La cifra podría ser de 19 asesinados si se contara a los compañeros de Mega Radio que fueron víctimas en Ciudad Juárez, del llamado “jueves negro”. Hasta donde se sabe, no han recibido reconocimiento por su trabajo profesional.

En México la cifra asciende a 40 periodistas muertos en lo que va del actual gobierno federal del presidente Andrés Manuel López Obrador.

Este 2022 está definido como el año más violento contra la prensa en México, ya que de enero al mes de agosto, en ocho meses, han asesinado en promedio a 2 comunicadores mensualmente.

México ocupa el puesto 127 de 180 países en la Clasificación Mundial de la Libertad de Prensa 2022, que realiza Reporteros Sin Fronteras (RSF).

Hoy nuestro país es uno de los países más peligrosos para ejercer el periodismo no sólo en la región de América, sino en el mundo.

Según datos de RSF en México, han asesinado más periodistas en lo que va de 2022 que en cualquier otro país del mundo, incluso más que en países como Irán, Palestina, Paquistán, Siria y Ucrania, que se encuentran actualmente en guerra.

Es tan grave la situación que desde el año 2000 a la fecha, en nuestra nación han asesinado a 160 periodistas, de acuerdo con datos de la organización “Artículo 19”.

La escalada de violencia contra los periodistas, si bien inició en el gobierno del expresidente Felipe Calderón Hinojosa, mataron a 48 periodistas; esta tendencia continuó durante el mandato de Enrique Peña Nieto ya que entre diciembre de 2012 a noviembre de 2018 asesinaron a 47 periodistas, sin embargo hoy el problema es más grave.

Con respecto al premio Estatal de Periodismo José Vasconcelos 2022, en su edición número 28, se trata de una oportunidad y un homenaje a todos esos periodistas a quienes les han arrebatado la vida de una manera cobarde.

Desde 1994 el Foro de Periodistas de Chihuahua, como Asociación Civil, tuvo la iniciativa de organizar eventos para periodistas en los que se reconocen los mejores trabajos de los trabajadores de los medios de comunicación en esta entidad, ya sea en los géneros de noticia, reportaje, entrevista, crónica, crónica deportiva y fotografía.

Bien por este gran evento que desde hace 28 años se lleva a cabo, así llueva, truene o relampaguee, los días 12 de octubre de cada año –fecha de fundación de nuestra ciudad–. Sin temor a equivocarme, es la mejor manera de reconocer la labor del periodista en Chihuahua.

Decía Kapuscinski: “Antes, los periodistas eran un grupo muy reducido, se les valoraba”, cosa que ahora pasa, pero también afirmaba que para ejercer el periodismo, ante todo, “hay que ser un buen hombre, o una buena mujer: buenos seres humanos”, por eso bien por el premio que reconoce a esos buenos seres humanos que viven el peligro todos los días y a quienes al menos desde el gobierno cada vez se les reconoce menos.