Opinion

Una clase política en tinieblas

.

Jaime Rodríguez Chacón.
viernes, 29 noviembre 2019 | 05:00

Si los políticos entendiesen que la aplicación de la ley y la justicia es lo medular o trascendente, entonces su vida y sistema de gobierno alumbraría como el mediodía, más que cientos de millares de lámparas. Tristemente, la justicia no se aparece en las bien alumbradas y cómodas oficinas burocráticas, con expedientes en el polvo del olvido, como el de Miroslava Breach Velducea, y las miríadas de víctimas de la violencia, porque la única luz que hay en sus corazones, son densas tinieblas que, son: La insensibilidad, falta de empatía y respeto para con las víctimas y deudos, como el gran dolor que atraviesa la familia LeBarón, y decenas de millares más, en este bárbaro desierto de impunidad.

China, específicamente la ciudad de Chengdu, tiene planeado construir su propia luna artificial y lanzarla en 2020, con el propósito de permanecer en el cielo y alumbrar sobre la provincia de Sichuan, lo que evitaría una gran huella de carbono y sería amigable con el medio ambiente. Por el vertiginoso avance en tecnologías, no resulta extraña la negativa a una propuesta de aparente desarrollo para iluminar Chihuahua, con un compromiso a 15 años  ¿Es eso lo que la gente demanda? Ojalá, que en vez de ejecutar consultas ya digeridas por los propios autores, preguntasen a la población ¿qué es lo que necesitan? 

Entendemos que el proyecto propuesto por la alcaldesa María Eugenia Campos, y sometido a plebiscito “Iluminemos Chihuahua” haya sido por motivos de seguridad, pero los altos índices de impunidad han fomentado los secuestros, robos y violaciones, aun en pleno día, lo que nos dice que, las dichosas lámparas, no frenan los actos delictivos, ni detienen a nadie. El que esto escribe, colocó una luminaria en el techo de la casa por razones de seguridad. Un vecino dijo, que la luz estaba muy bien para la seguridad de los rateros, que éstos no se fueran a caer, pues si se nos muere un delincuente dentro de nuestra propiedad, Dios nos libre de las consecuencias legales.  

El gran proyecto “iluminemos Chihuahua”, de haberse concretado, sería como el muro de Trump: Un simbolismo que sirve a su popularidad, y una gran inversión que no detiene delincuentes. La luz no detiene las extorsiones, ni los asaltos, pero un ojo vigilante si los inhibe. Si propusieran la instalación de cámaras de vigilancia en las colonias, principalmente las más conflictivas y, enlazadas éstas, a los centros de mando policiacos, otro gallo nos cantaría, y la respuesta positiva de la población sería apabullante. 

¿Por qué son los políticos de visión tan corta? Creo, por su protagonismo, ahí tienen al presidente Andrés Manuel, en sus “mañaneras” “haciendo que hace y no hace nada” Si al despuntar el alba lo primero que hiciese fuese pedir a Dios su consejo, México no iría por espinoso camino del comunismo al lado de farsantes como Maduro y Evo Morales.

El resultado de este plebiscito es un “pago por ver” para los políticos o un  globo sonda, por cierto, un experimento demasiado caro con cargo al erario, en el cual, las voces ciudadanas -porque el silencio también habla- casi revientan los tímpanos de los burócratas que a gritos dicen, que, si bien, el alumbrado es necesario, no es lo más importante y, que lo que importa es abatir la impunidad para que haya  justicia, elementos imprescindibles para el desarrollo y que tiempo ha, brillan por su ausencia en el Estado Grande y en todo el país.

¿Qué arrojó de bueno la consulta? Que en un Estado democrático, no siempre se ganan las consultas o plebiscitos, contrario a AMLO, que las ha ganado todas, ya que han sido hechas a modo. Por lo tanto, hay que reconocerle a la alcaldesa María Eugenia Campos, el valor civil de aceptar que se equivocó y retiró la propuesta. ¿Ven ustedes la gran diferencia  de las encuestas amañadas de AMLO?