Opinion

Va “herido de muerte”… pero planea hacer otro fraude a Maru Campos

.

José Díaz López

sábado, 27 junio 2020 | 05:00

El poder absoluto que había logrado usar sin ningún límite el gobernador Corral, sufrió la derrota el jueves a manos de Maru Campos. Lo dejó políticamente herido de muerte y dentro del mismo PAN.  Ahí ya no tiene poder para hacer alianzas, pero sí sus tranzas.  

Pero la lucha por la candidatura continúa con todo lo que hay. Él derrotado y a la defensiva; y Maru Campos victoriosa y a la ofensiva. Pero ya en pleno regreso a la vida privada, como pasa con los generales cuyos ejércitos derrotados, huyen aterrorizados poniendo  obstáculos, incendios, sabotajes, quema de pueblos para evitar su muerte.   

Maru Campos le ganó, ¡a la buena!, la batalla a por la candidatura a gobernador. La designación formal de ella en el PAN como candidata a gobernadora, debería ser mero trámite, si hubiera en el gobernador una pizca de convicciones políticas y morales.   Y debería empezar a empacar sus tiliches para volver a la vida privada en paz, a vivir las circunstancias que le espera a los gobernantes que si tienen honor para dejar el poder.  

Pero como a éste, que además quiere perpetuarse en el poder, ni en sus partidos lo quieren ya.   Además la rendición de cuentas que le espera para “entretenerse” en su muy próxima vuelta a la vida privada, va a ser muy dura, como la negativa que tiene de dejar el poder, que no es de su propiedad. 

Como gobernador tuvo durante 4 años en su puño la fuerza principal y activa, con la cual se manda y decide todo dentro del PAN. Pero ese poder, esa fuerza moral y política, la perdió definitivamente el jueves al votar 5 diputados panistas en contra, franca, expresa, abierta públicamente contra su poder. ¡Y los 5 diputados rebelados representan el 85% de la militancia panista, que ya no quieren, ni permitirán, que el gobernador siga dándole de cuchilladas a su unidad interna, como un vulgar déspota. 

¡De ese tamaño es la derrota que le propinó Maru Campos al gobernador el jueves pasado! Como dijimos antes: con esa derrota ya no se va limpio a la vida privada. 

En palabras pobres, como decía el Profesor Ferro Gay: Maru Campos manda en el PAN; Corral se acabó. 

Pero Corral aún tiene cierto poder “burocrático”. Aún es el “jefe” de la administración estatal, con todo el poder económico y de movilización electoral que implica la burocracia.  En el PAN ya no tiene nada que hacer, perdió la dignidad el honor y ¡hasta la camisa! 

Ahora que va herido de muerte a la vida privada, es más peligroso. Pese a su derrota en la batalla en el Congreso, aún va a intentar una, no la última, contraofensiva contra el 85 % de panistas que apoyan a Maru Campos: planea imponer por la fuerza y/o con mapacherías a Madero. 

En ese marco de la derrota, Corral y Madero anunciaron que la próxima batalla contra Maru Campos, será “en una elección interna” dentro del PAN. 

Pero ¡mucho ojo!: esa elección interna del PAN será… ¡EN TODO EL ESTADO! 

Es muy fácil advertir que el ejército de burócratas estatales, es la mapachería de Corral y andarán como ratones locos por todo el estado para llevar a votar por Madero… ¡hasta a los muertos!

Y según nosotros, para lograr ese desesperado y deshonroso propósito del gobernador derrotado, tiene que maniobrar para inflar el padrón de panistas, 

¿Cómo inflarían Corral y Madero el padrón de panistas en todo el Estado? ¿Es fácil o difícil?... Depende del CEN del PAN. 

Recordemos que al inicio del gobierno, Corral creó una especie de “CNOP” en una “asamblea de empleados panistas del gobierno estatal”. En esa “Asamblea de burócratas panistas”,   Corral les dijo textualmente: “si trabajan en este gobierno, tienen que ser del PAN”. De seguro con ellos están y van a inflar el padrón de militantes panistas.  

¡Esa nueva CNOP de Corral es el motor, de la movilización del fraude que planean! 

Están planeando que esa CNOP creada por él, la acepten e inscriban en el padrón del PAN. Y se movilice, opere y vote en la próxima asamblea del PAN para designar al candidato. 

Este es el Plan B de Corral para imponer a Madero. 

Tiene la misma lógica atascada de fraudes y marrullerías, a los planeaba con la desechada reforma electoral. 

Y por supuesto que tiene el Plan C,  que ya sería para entregar la gubernatura a como dé lugar a un candidato distinto a Maru Campos. Para huir a la vida privada, esperando a sus traidores.