Opinion
Ya es momento

¡Vacúnate!, ¡cuídate! no es recomendación, es exigencia

.

Kenya C. Durán Valdez

viernes, 14 enero 2022 | 05:00

Recientemente tuve oportunidad de hablar con familiares y conocidos que radican en Estados Unidos de América (algunos de ellos “gringos” y cabe agregar: “republicanos”); me sorprendió de sobremanera como tienen un desdén por las vacunas, el uso del cubrebocas, la sana distancia, el gel antibacterial, las pruebas, etc.; desafortunadamente sus argumentos son: “vivimos en un país libre, nadie puede obligarme a usar cubrebocas”, “Biden no puede decirnos qué hacer”, “es un invento del gobierno”, “siempre ha habido y seguirá habiendo muertos”, “más se mueren en accidentes automovilísticos”, “es obligación del gobierno dar medicinas a los enfermos”, “es un simple resfrío”. Triste, pero cierto.

No sólo en el vecino país hay quienes piensan de esa manera. Aquí en México, hay descuido por parte de mucha gente que no usa el cubrebocas, que continúan haciendo fiestas o reuniones, se rehúsan al gel, no conservan su distancia, etc.

Comprendo las implicaciones -sobre todo en un sentido económico-, al establecerse mayores restricciones, como el cierre de maquiladoras, o de cualquier tipo de comercios, restaurantes, entre otros. Sin embargo, también debemos ser comprensivos con nuestro entorno, responsables en nuestro actuar y solidarios con quienes padecen o padecieron la enfermedad -con o sin secuelas-; y sobre todo, con aquellos que sufrieron la pérdida de sus seres queridos.

No podemos ser ajenos al dolor humano.

Las cifras son muy variables. A diario nos bombardean con tanta información que, la verdad, ya no sabe uno ni qué creer.

De algo habrá de servirnos conocer estos números fríos: 80% de los hospitalizados no tienen su esquema completo de vacunación; en nuestro país, la cifra de fallecimientos ha superado los 300 mil; en México se reportan ya más de 4 millones de contagiados; y, en estos últimos días se presentan más de 30 mil casos diarios de personas con COVID (o sus variantes); de hecho, ha habido cifras récord de arriba de 40 mil en un lapso de 24 horas.

Se afirma incluso, que en estos días, será de tal magnitud la propagación, que la mitad de la población estará o estaremos contagiados de forma simultánea. Puede ser solo una cadena alarmante de desinformación. No lo sostengo como cierto. Solo me atrevo a mencionarlo.

Ya es momento de hacer conciencia.

Tomar medidas de precaución, vacunarse, aislarse en caso necesario, cuidarnos y cuidar a los nuestros, no debe ser opcional. No es solo un llamado o recomendación. Es una exigencia. Es y debe ser una obligación.

Ya todos sabemos cuáles son los principales síntomas y las medidas que debemos tomar. 

A casi dos años de iniciada esta pandemia, aún y cuando han surgido múltiples versiones al respecto, estrategias fallidas, indicaciones encontradas, falta de acuerdo en los colores o tonalidades del semáforo, ambigüedad en las cifras que manejan los diferentes niveles de gobierno, hasta burlas, bromas y memes a los actores principales que manejan el tema, con todo y eso, no podemos y no debemos dejar de lado las recomendaciones. Es indispensable aislarse, al menos por 7 días, si existe:

1. Dolor de garganta, tos, flujo nasal, aumento de temperatura, voz ronca

2. Fiebre alta, persistente por dos días

3. Oxigenación por debajo de 90% (acudir a hospital)

4. Contacto cercano con persona contagiada

Por todos los medios y redes sociales se difunden las fechas, horarios y condiciones para la vacunación; actualmente en la etapa de refuerzo (segunda o tercera dosis -según sea el caso-), así que por favor, estemos atentos a ello y no dejemos de acudir -responsablemente- a cumplir ese deber ciudadano.