Opinion

Ver al exterior de Chihuahua

.

José Díaz López

sábado, 25 septiembre 2021 | 05:00

Se ha creado un ambiente para tratar de hacer ver como “acciones de gobierno” las reuniones con ex y presidentes prianistas, y con diputados federales y locales prianistas. Pero esas reuniones en el fondo tienen un fuerte tufo a “alianzas” entre fuerzas con los mismos objetivos “conflictivos” en el sentido político del término.

Nos queda la “sensación” de que lo que realmente se busca con esas reuniones, es el fortalecimiento de la alianza prianista, cuyo programa está rumbo a la revocación de mandato y ganar las próximas elecciones. 

Ello significaría que no han querido abandonar la lógica del conflicto con la Federación. 

Nos viene a la percepción que el gobierno de Maru Campos, del prian local, está en una situación sumamente complicada: Morena, con López Obrador al frente, pareciera que “asediando” su gobierno y por otro lado los demonios anti AMLO, presionándola para alejarse de él. 

Y para colmo de males sin dinero en las bolsas. 

Como pinzas de acero, los liderazgos del prianismo insisten en amarrarle las manos para comprometerla en sus “guerras de odio” contra AMLO. 

Cierto es que la gubernatura de Maru Campos la ganó, gracias a la intensa campaña publicitaria de miedo a Morena en la lucha electoral. Pero la propaganda de miedo, no genera ni el dinero ni los proyectos de gobierno que ella y el Estado necesitamos para crecer. 

Por lo tanto, de ser correcta nuestra intuición de que esas reuniones en el fondo son para fortalecer el ánimo “guerrero” del Gobierno local en la lucha contra AMLO, entonces, está en camino a quedarse aislado en el contexto y el desarrollo nacional. Y en palabras pobres, hay que pensar que el Gobierno local no va a tener dinero para sobrevivir. No se debe, patear el pesebre. 

Suponemos que la estrategia correcta es trabajar más para lograr alianzas y convenios con los que tiene el dinero y el poder nacional: la federación el empresariado. 

No encerrarnos en alianzas vanas con expresidentes prianistas, que no traen dinero al gobierno, sino que lo quitan. Ver al exterior de Chihuahua. 

¿Será lógico que se prefiera hacer alianzas “de sangre” con el prian, y encerrarse al interior de Chihuahua, para preparar la pelea con López Obrador el año entrante, en lugar de salir al exterior y buscar alianzas ¡sí!, con todo mundo, para traer al Estado inversiones y empleos?.

Percibimos que al final de cuentas las reuniones, también son alianzas políticas con el prian, pero son para seguir el conflicto con AMLO, no para traer inversiones y empleos a Chihuahua. 

Sin embargo, pensamos que continuar con estrategias de guerra política, no van de la mano con el arte de buen gobierno, de ser eficaz y dar resultados. 

Sí, es muy cierto, que el peligro de sentirse aislados, o en callejones sin salida en el contexto nacional, hace que se busque primero refugio al interior, pero encerrados, aislados, no se va a resolver la falta de dinero. De ser ello cierto, estos gobiernos prianistas ni para comer van a tener. 

Por mucho que algunos estrategas del prian digan que “no ven como pueda derrotar en el futuro López Obrador a esta gran alianza del conservadurismo que se está construyendo en Chihuahua”, lo cierto es que no son ese tipo de alianzas de prianistas, lo que le urge al gobierno de Chihuahua. Lo que hace  falta es dinero. No alianzas para los combates políticos del 22.  

La cuestión no es como consolidarse al interior, sino cómo crecer en el exterior, creando alianzas, ¡pero con los que tienen dinero y poder! No con los peores perdedores de la elección pasada a nivel nacional.