Opinion
De política y cosas peores

‘¡Viento en proa!’

.

Catón

viernes, 11 noviembre 2022 | 05:00

Ciudad de México.- Hay muchas respuestas a la pregunta: "¿Cómo estás?". Se puede contestar, por ejemplo: "Bien y mal, para saber de todo". O decir como aquél señor a quien le preguntaban eso: cómo estaba. Respondía: "En los bienes mal, y en los males bien". Quería significar que en cosas de dinero o propiedades no medraba, pero que a cambio de eso tenía buena salud. (No era como aquel hombre cínico que postulaba: "Lo importante en la vida es el dinero. La salud como quiera va y viene"). A la pregunta: "¿Cómo está usted?", don Abundio acostumbra responder: "Como el Niño de San Antonio: riéndome, pero con la estaca atrás". Alude a la imagen de ese santo, que tiene en los brazos a un sonriente Niño Jesús cuya figura el imaginero clavaba en una pequeña estaca para que no se desprendiera de su sitio. A un cierto amigo mío le preguntan: "¿Cómo va tu negocio?". Y él replica con acento grandílocuo y gesto mayestático: "¡Viento en proa!". Así, viento en proa, vamos ahora los mexicanos, agobiados por problemas de todo orden y desorden. Nos joden desde adentro del Gobierno, y desde afuera nos joden también. Nuevos impuestos y alzas de precios continuadas son agobio lo mismo para los ricos que para los pobres. ¡Y aun así se dice que la recesión de Estados Unidos nos hará lo que un aire suave de pausados giros le haría al Benemérito de las Américas! Mientras el mundo tiembla nosotros cerramos ojos, oídos y todo lo demás a la realidad, y nos creemos al amparo de toda contingencia, como si un enorme paraguas cubriera todo el territorio nacional, incluyendo El Moquetito, Tamaulipas. No soy arúspice de males, zahorí de calamidades ni oscuro agorero de catástrofes, pero aconsejo a quienes conducen la nave del país que no la dejen al garete en este proceloso mar cuyos oleajes nos llegan ya del norte. Si algo sucede que dé al traste con la aparente estabilidad económica de que presume el régimen, no digan que no se los advertí oportunamente.... Con lo anterior he cumplido el deber que yo mismo me he impuesto, de orientar a la República. Satisfecha esa modesta misión paso ahora a contar algunos chascarrillos que aligeren la pesadumbre que de seguro mis palabras deben haber causado a la Nación... Sorprendieron en París a una viejita robándose las cintas de las ofrendas fúnebres que se depositaban cada día ante la tumba del Soldado Desconocido. "-¿Por qué hace usted eso?" -le pregunta un draconiano juez- "-Antes tenía dinero -explica ella- y me acostumbré a usar ropa interior con pasamanería de seda. Ahora que no la puedo comprar uso esas cintas para adornar mis prendas íntimas". "-A ver -ordena el juzgador- Revísela a ver si es cierto lo que dice". Proceden unas mujeres policías a revisar a la ancianita. En efecto, en la prenda que cubría el busto había una cinta que decía: "Caído en el cumplimiento de su deber". Y en la otra prenda había otra cinta con la inscripción: "Al héroe de mil batallas"... La nueva criadita de la casa hacía la limpieza de la alcoba, y dio con un condón desenrollado. "-¿Qué es esto, siñora?" -pregunta con recelo a su patrona tomando aquella cosa con la punta de los dedos. La señora, entre apenada y divertida, le responde: "-Pero, Eglogia, ¿qué en tu pueblo no hacen el amor?". "-Sí lo hacemos -responde la muchacha-. Pero no hasta despellejarnos"...  FIN. 

MIRADOR

                   Por Armando FUENTES AGUIRRE. 

         Al-Mutamid se prendó de la bella esclava Ismar. La llevó a su riquísimo palacio y la rodeó de lujos: no había capricho de la amada que él no obsequiara. Cuando ella le dijo que añoraba los días en que amasaba el barro con los pies desnudos, Al-Mutamid llamó a sus siervos y los hizo llenar la piscina del jardín con miel y polvos de canela. 

         -El barro está dispuesto, -dijo a Ismar. 

         Otro día la hermosa sollozaba al recordar las nieves que cubrían los montes de su lejana tierra. Pero ¿cómo hacer que cayera nieve ahí, en Sevilla? Al-Mutamid mandó plantar cien mil almendros en las colinas. Cuando florecieron, su perfecta blancura semejaba la nieve que cubre las montañas. 

         -Me hacen sentir frío -dijo ella con un mohín de disgusto-. Y Al-Mutamid hizo talar los árboles. 

         Sus amigos le reprochaban tal entrega, y le decían que era esclavo de la belleza de Ismar. Y respondía él con una sonrisa vaga: 

         -Dejadme ser así. ¡Dura tan poco tiempo la belleza, y se acaba tan pronto la fuerza que se necesita para rendirse a ella!

         ¡Hasta mañana!...

MANGANITAS

                            Por AFA.   

         ".. La mujer tiene poca influencia en el gobierno de las naciones...". 

                            En política, dirán,

                            ese dato es acertado. 

                            Porque en la casa ha mandado

                            desde los tiempos de Adán.