Opinion

Violencia y Covid, los retos aún indescifrables

.

Nicolás Juárez Caraveo

domingo, 26 septiembre 2021 | 05:00

Ya pasó la euforia de los primeros días al frente de la responsabilidad que les confirieron, y si bien es cierto es muy poco el tiempo para ofrecer resultados, hay dos áreas; las de Seguridad y Salud que simplemente no dan “color” de que puedan con el paquete, o al menos hacer algo “diferente” que pueda solucionar el grave problema en que nos encontramos.

Es correcto que apenas han pasado poco más de dos semanas desde que la gobernadora Maru Campos tomó el control del gobierno del estado, pero ambos lastres sociales son sin duda los mayores retos a los que se enfrenta y al menos se espera una luz de por dónde será el camino a seguir.

Sin duda en el tema de seguridad el reto es enorme ante la promesa de la misma Gobernadora de recuperar la paz en el estado, y si bien es cierto de inmediato ella misma regresó a la mesa de seguridad para mejorar la coordinación de esfuerzos con los mandos municipales y federales, no hay cambios determinantes que puedan definir un nuevo rumbo.

Los números son muy dramáticos; la administración de Javier Corral cerró con más de 12 mil asesinatos y el estado en el nada honroso sexto lugar a nivel nacional en feminicidios, de acuerdo a la información del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública. 

A pesar de la detención de Jesús Omar, alias “La Changa” en Ciudad Cuauhtémoc por parte de la Fiscalía del Estado, nada frena la violencia en todo el occidente del estado, y claro que los habitantes de esta región imploran ya acciones que regresen la tranquilidad en la zona. 

No es un secreto que los grupos delincuenciales han mantenido su presencia a sangre y fuego, hoy no hay ningún rincón del estado que no tenga esos problemas, y tanto la Fiscalía General del Estado como la Secretaría de Seguridad Pública han optado por mantener las mismas estrategias y personas al frente, por lo que se antoja difícil que cambien sus formas de operar.

Desde luego que no somos expertos en materia de seguridad para proponer cómo actuar, pero sí podemos analizar lo que se hizo en el pasado y que simplemente no funcionó, por lo que es necesario que los titulares de estos organismos ya den visos de que se actuará.

Según la información del SESNSP, en los meses de octubre, noviembre y diciembre del 2016 se registraron 468 homicidios de alto impacto; en el 2017 hubo 2 mil 012 homicidios; en el 2018 la cifra llegó 2 mil 255; en el 2019 se registraron 2 mil 585 casos; en el 2020 fueron 2 mil 715 casos, hasta el mes agosto del 2021 se llevaban registrados 2 mil homicidios. La impunidad es del 97 por ciento. 

Por otra parte en el tema de feminicidios, la Comisión Nacional de Derechos Humanos –CNDH- y que se sustenta en cifras oficiales del SESNSP, señala que Chihuahua se ubica en el sexto lugar nacional, sólo superado por el Estado de México, Jalisco, Veracruz, Ciudad de México y Chiapas. superando la media nacional de 0.75 delitos contra mujeres por razones de género.

En este tema hay que recordar que el gobierno de Javier Corral pateó hasta el final el declarar la alerta de género en la entidad, respaldado por varios grupos feministas que se encontraban cómodamente en la nómina estatal.

El lastre de los asesinatos en contra de mujeres es una enorme carga que no han podido quitarse en 3 décadas sobre todo en Ciudad Juárez que vuelve a convertirse en el epicentro de la violencia de género en el país.

Por otra parte en materia de Salud, en su toma de protesta María Eugenia Campos Galván, aseguró que su gobierno será humanista, donde la salud será prioridad a través de la cobertura y acceso médico, con el impulso en el abastecimiento de medicamentos, así como de atención oportuna y de calidad para la población. 

Desde luego que la principal preocupación se centra en el tema de la pandemia del Covid-19, donde el estado, al menos el de Javier Corral, demostró que no estaba y nunca quiso atender de manera adecuada la contingencia… y aquí en este punto todo se ve igual, no se observan nuevas políticas o acciones que traten de mitigar el problema.

Como ejemplo de la política del “a ver qué pasa” que estuvo en los últimos cinco años, es que al momento no se ha pronunciado desde la esfera de salud ninguna opinión, cambio de estrategia o al menos ratificación de lo que se está haciendo con el regreso a clases, y a tres semanas de que los niños están en las aulas, Chihuahua es el estado con el mayor porcentaje en casos de menores de edad positivos de Covid-19  en todo el país, según la Secretaría de Salud Federal.

Según estos datos, el porcentaje del grupo de edad de 0 a 17 años es del 19.87 por ciento, el mayor a nivel nacional, donde la incidencia es mayor que en la Ciudad de México que arroja el 17.08 por ciento; Sonora con el 13.80 por ciento; Guanajuato con el 13.41 y Guerrero con el 13.32 por ciento.

Y lo contradictorio es que mientras los niños de jardín de niños, primarias y secundarias van a sus clases, en los Colegios de Bachilleres, centros de bachilleratos tecnológicos y las universidades públicas siguen en la comodidad de las clases virtuales.

Insistimos, tanto en el tema de seguridad como en el de salud no se puede esperar a que pase más tiempo, no se trata de ir perfilando las acciones e informes de los primeros 100 días de gobierno, sino una necesidad urgente de que se atiendan estos dos graves problemas que enfrenta la sociedad chihuahuense.